Parques y corrales para niños

Yamila Papa · 6 febrero, 2019
Los parques y corrales para niños son ideales cuando los pequeños comienzan a gatear o dar sus primeros pasos. Estarán protegidos y rodeados de juguetes para evitar el aburrimiento y los padres podrán aprovechar para hacer otras actividades.

A partir de cierta edad, los bebés ya no se quedan quietos gran parte del día. Necesitan moverse y explorar todo lo que les rodea. ¡Pero eso puede ser muy peligroso! En este artículo te contaremos sobre los parques y corrales para niños, algo que no puede faltar en casa.

¿Cómo deben ser los parques y corrales para niños?

Cuando los bebés comienzan a gatear y dar sus primeros pasos… ¡No se quedan quietos ni un segundo! Y no siempre podemos estar detrás de ellos cuidándolos de cualquier peligro o accidente hogareño.

Por ello, existen los parques y corrales para niños, un área delimitada de juegos para que los padres se queden más tranquilos y puedan hacer sus actividades o tareas de la casa. Esta zona segura permitirá que el bebé juegue sin ayuda de los demás.

Se trata de un objeto que no puede faltar en casa y, en algunos casos, incluyen el cambiador de pañal o la cuna para la siesta. Incluso, hay modelos que se arman y desarman fácilmente para llevarlos de aquí para allá (ideales cuando vamos de viaje).

Cuentan con una malla transparente alrededor para que los padres puedan ver al niño en todo momento y este no se sienta “excluido” de los demás. También ofrecen un borde acolchado para evitar golpes y son de una altura suficiente para que el pequeño no pueda salir sin la ayuda de un mayor.

Si bien, podemos comprar un corral de cualquier tamaño, se recomienda adquirir aquel que sirva durante varios meses o, en el caso de que tenga hermanos o primos que lo visiten, también puedan jugar en el mismo espacio cómodamente.

Requisitos de los parques y corrales para niños

Si estás a punto de comprar un corral para tu bebé, deberás tener en cuenta algunas cuestiones muy importantes, de esta manera, será un elemento seguro, acorde a sus necesidades y versátil:

1. Compra un modelo “por módulos”

Estos se suelen adquirir antes de la llegada del bebé o cuando el niño acaba de nacer, ya que lo acompañará durante varios meses. Puede contar con un cambiador de pañal, juguetes móviles con música y cuna que durante el día se convierte en corral. Lo malo de estos modelos es que ocupan bastante lugar desde el primer momento.Bebé jugando en el suelo de casa muy sonriente.

2. Elige un corral alto

Esto tiene la ventaja de que, si lo usas también como cambiador, no tendrás que encorvarte demasiado y, por otro lado, pasará mucho tiempo hasta que el cuerpo del niño sobresalga por los bordes.

Calcula bien la altura del parque o corral para que el bebé no pueda salir pero al mismo tiempo no sea muy complicado meterlo o sacarlo de allí.

3. Asegúrate de que cumpla con las normativas de seguridad

Por ejemplo, la red de las paredes no debe tener agujeros demasiado grandes, así el niño no podrá meter los brazos por allí y hacerse daño. Además, asegúrate de que sea un corral robusto, que no se pueda dar la vuelta fácilmente ni tampoco cerrarse ante algún movimiento brusco.

4. Materiales adecuados

Puedes encontrarlos de madera o de plástico, aunque este último es más adecuado, ya que se lava fácilmente y es menos peligroso. Además, los de plástico suelen ser modelos más coloridos y divertidos.

5. Mejor con bordes redondeados

Muchos modelos de parques y corrales para niños tienen bordes acolchonados y redondeados que evitan al máximo los accidentes o los golpes, tanto estando dentro como fuera del parque.

6. Elige uno con suelo blando

Otra cuestión muy importante al momento de elegir un corral es que cuente con un suelo blando y lo suficientemente acolchado para que, si el bebé se cae, no se lastime.

Usar parques y corrales para niños

Ya has conseguido un modelo que cumple con todos los requisitos en cuanto a tamaño, materiales y seguridad. Ahora es momento de sacarle todo el provecho a este accesorio que les acompañará durante varios meses:

1. Colócalo en un sitio adecuado

No lo pongas al lado de una mesa, una ventana o de la calefacción. Procura que en los laterales del corral no haya nada que el niño pueda coger y hacerse daño.Niño jugando su parque o corral en casa.

2. Quédate a su lado al prinicipio

La primera vez que pongas a tu bebé en el interior del parque o corral, probablemente llore, ya que no se sentirá cuidado ni protegido por tus brazos. Una buena manera de evitar esto es quedándote a su lado y que te pueda ver a través de las redes.

3. Ponle varios juguetes

La idea es que el niño se entretenga mientras está dentro del corral y tú puedas hacer otras actividades. Para que se divierta, pon algunos de sus juguetes favoritos. Pero atención, tampoco es cuestión de llenar el lugar de cosas y que el bebé no pueda ni moverse.

Los parques y corrales para niños son un invento excelente porque evitan que estemos continuamente pendientes de ellos y de su seguridad. ¡Perfecto para echarles un vistazo mientras trabajamos en casa o nos ocupamos de los quehaceres domésticos!

  • Cordero, C. P. (2010). La Importancia Del Juego Y Los Juguetes Para El Desarrollo Integral De Los Niños/As De Educación Infantil. Revista de La Educación En Extremadura.