Mejores ciudadanos: El voluntariado familiar

La familia es la fusión perfecta entre padres e hijos gracias a los lazos de afecto que la mantiene unida. Comparten gustos, sentimientos e intereses y proporciona un sentimiento de seguridad a los hijos que lo brindamos los padres, responsables también de inculcarles valores y hacerlos felices.

Que la familia decida formar parte del voluntariado familiar es una manera de inducir a nuestros hijos a ser personas de bien.

Pero, ¿qué es el voluntariado familiar? Hablamos de que los integrantes de la familia compartan activamente en la sociedad un tiempo juntos haciendo una labor social.  Esta actividad para la familia aún no es muy conocida, si bien, cada vez más las organizaciones no gubernamentales (ONG) españolas y en varios países del mundo la están promoviendo.

“Comienza a manifestarse la madurez cuando sentimos que nuestra preocupación es mayor por los demás que por nosotros”.   -Albert Einstein-

Este pensamiento cobra significado para quien decide ser voluntario porque sabe que está llamado a alivianar la carga de sus  semejantes. Y cuando esta labor no la realiza solo un individuo sino todos los miembros del grupo familiar,  sus integrantes resultan beneficiados de muchas formas:

  • El que nuestros hijos nos acompañen a ayudar al prójimo es inculcarles valores y llevarlos por el camino del bien
  • Nuestros hijos serán adultos responsables
  • Participan de forma activa en la sociedad
  • Que sepan que otros niños, adultos o ancianos no tienen los mismos recursos los enseñará a valorar lo que tienen
  • Aprender a colaborar y sobre todo trabajar en grupo
  • Participar en una actividad promueve la comunicación con tus hijos y estrecha la unión familiar
  • Hace que tus hijos sean más sensibles y cultiven la solidaridad
voluntariado-familiar1

Ayudar a discapacitados, ancianos y enfermos

Entre las ONGs que promueven el voluntariado familiar  se encuentra la Fundación Pablo Horstmann que busca ayudar a menores discapacitados con parálisis cerebral. En este programa, voluntarios recogen a un niño con discapacidad y se reúnen con otras familias para realizar actividades recreativas.

Esta iniciativa forma parte de los programas de ayuda familiar para los padres que tienen un hijo con condiciones especiales. Quienes integran este equipo dedican unas horas para hacer sentir a estos pequeños como parte del grupo familiar. Los lazos de amistad, que se establecen entre las familias,  son profundos.

Por otro lado, se busca que nuestros voluntarios rompan barreras sociales  y vean con naturalidad  a los niños con parálisis cerebral, mientras sus familias disfrutan de un tiempo de descanso. Este programa cuenta con 60 familias voluntarias que acuden cada quince días al encuentro con el amigo que los espera.

Esta organización también cuenta con el programa de Voluntariado de Acogida de Niños Derivados de África. Las familias interesadas reciben cursos de iniciación del voluntariado y  carnet para acceder al Hospital. Ahí los niños africanos etíopes son operados y tratados hasta su total recuperación.

Mediante asociaciones como la de Amigos de los Mayores la familia puede ofrecerle amor, tiempo y cuidados a un anciano. Está comprobado que la calidad de vida de las personas mayores aumenta junto a los niños. Si a estos abuelitos los acompaña el voluntariado familiar, los haremos sentir como en casa.

voluntariado-familiar2

Para los que aman a las mascotas y la naturaleza

El voluntariado familiar también se ocupa de los más vulnerables: perros y gatos abandonados. El grupo puede acudir a una sociedad de protección de animales y prodigarles amor y cuidados. También recibirlos en casa mientras el animalito encuentra un hogar definitivo. Organizaciones como Amigos del Perro asumen los gastos del animal, mientras éste vive en casa de una familia de transición.

Padres e hijos también pueden realizar actividades al aire libre para cuidar los espacios naturales y ayudar a la conservación ambiental. Los conservacionistas,  interesados en el estado de ríos y la reforestación, pueden contactar a organizaciones como Amigos de la Tierra.

Los niños son felices realizando actividades al aire libre con sus padres. Muy probablemente, si eliges este camino,  tu hijo será un ecologista en su adultez.

El voluntariado familiar internacional

Viajar fuera de nuestras fronteras para hacer voluntariado enseñará a tus niños otras culturas.  ONG como ProjectsAbroad permite a padres e hijos pasar un período de tiempo trabajando como voluntarios en un país en vías de desarrollo.

Esta organización cuenta con personal capacitado que organizará todo y los guiará durante el viaje. Hay 20 destinos para  ayudar a los menos afortunados, mientras la familia explora nuevos horizontes. Esta propuesta, no cabe duda, es tentadora.

Lo más importante es hacer una actividad que cultive sentimientos e interés de ayudar a los menos afortunados al tiempo que se comparte una actividad en familia. Hay que recordar que ayudar a otros es ayudarnos a nosotros mismos a ser mejores personas.

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar