Maternidad y multitarea: ¿es cosa de cultura?

14 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Aunque la cultura intente decir lo contrario, las mujeres no somos más multitarea que los hombres. Te explicamos por qué.

La maternidad y la multitarea están tan vinculadas en nuestra cultura que puede parecer una superpotencia. Años de titulares de noticias sobre las habilidades multitarea supuestamente superiores de las mujeres han reforzado esto al sugerir que las mujeres son mejores en la multitarea que los hombres.

Pero la ciencia ha demostrado que no somos tan multitarea como la sociedad o la cultura se piensa. No somos más aptas para la multitarea que los hombres, pero la situación mundial actual nos obliga a hacerlo más que nunca.

Una nueva investigación sugiere que las madres en matrimonios heterosexuales ahora están haciendo múltiples tareas hasta el punto de agotarse, y esto podría crear otra crisis mientras ya estamos lidiando con la sanitaria.

No podemos permitir que las mujeres y las madres se quemen solo por no prestar atención a sus necesidades. Tenemos que abordar esto ahora, porque no podemos permitirnos adherirnos a las normas de género obsoletas en esta economía.

Mujer intentando compaginar maternidad y multitarea en casa con su hijo.

Muchas madres también aportan economía a los hogares y hacen todo lo demás. Ya basta de pensar que el trabajo del padre es el más importante; los dos son igual de relevantes y necesarios.

Roles sociales, maternidad y multitarea

Es difícil luchar contra esos roles sociales. Incluso los padres que se consideran feministas pueden dejar ciertas cosas a una madre multitarea debido a normas culturales arraigadas. Aprendemos a cómo alimentar al bebé mientras cocinamos la cena porque los demás hijos tienen hambre. También aprendemos a ducharnos y a entretenemos a un niño pequeño mientras nos mira en el baño.

Sabemos cómo responder correos electrónicos con una mano mientras servimos el desayuno con la otra y, al mismo tiempo, buscamos zapatos perdidos porque no hay otra opción. Y mientras que los padres aprenden a realizar múltiples tareas, la madre promedio hace aproximadamente 10 horas más tareas múltiples por semana que su pareja masculina, y es por eso que los padres son, en general, más felices que las madres.

También sabemos que quieren compartir esa felicidad y ser padres más iguales, pero sienten que las normas de género los están frenando. La situación sanitaria actual está forzando un cambio desafortunado en las familias. Hay un tipo de cambio que podría ser bueno al ayudar a las madres a realizar menos tareas múltiples y darles a los padres el espacio para ser padres completos.

Maternidad y multitarea: cuando los padres se quedan en casa

Es injusto decir que nada ha cambiado para los padres que se quedan en casa, porque están haciendo más que nunca. Cuando las madres no se dedican al trabajo remunerado, a menudo, se espera que hagan la mayor parte del cuidado de los niños. Pero con muchos compañeros de trabajo ahora en casa, ahora es una oportunidad para que se involucren más con el cuidado.

La carga de trabajo de los padres ha aumentado al mismo tiempo que el estrés, la ansiedad y la presión financiera. Ahora es el momento para que los progenitores se reúnan y tengan conversaciones serias sobre la administración de las cargas de trabajo. Todos necesitan un descanso, incluso mamá.

El hecho de que esté acostumbrado a ser un padre en el hogar no significa que esté acostumbrado a tanta presión y a las constantes demandas de criar niños sin cuidado infantil, escuela o apoyo social.

Cómo las mamás y los papás pueden evitar un colapso familiar al intercambiar tareas

Las mamás no pueden seguir al ritmo que están durante mucho más tiempo. Muchas están trabajando desde casa en este momento mientras intentan educar en el hogar y administrar la mayoría de las tareas de cuidado infantil. Hay solo unas pocas horas en el día y las madres se están agotando.

Mujer trabajando en casa.

Todo lo que está pasando nos está dando la oportunidad de un restablecimiento cultural que libera a los padres de los límites de la identidad del sostén de la familia y libera a las madres de la multitarea injusta. Las mujeres siguen siendo las cuidadoras, maestras y cocineras predeterminadas, independientemente de si también tienen un trabajo aparte.

Cambio de dinámica en la multitarea

Ahora es el momento de hacer el cambio de dinámica. Esto significa que a veces las mamás tendrán que trazar una línea sobre la cantidad de tareas múltiples que pueden hacer y exigir que la pareja también haga las cosa.

Así pues, en casa, con la familia, si tienes a tu pareja, es necesario que ambos os repartáis la faena y el cuidado de los niños de manera equitativa. Solo así se puede lograr tener una buena relación y que la familia avance armoniosamente. Delega siempre que debas hacerlo y no permitas un “no” como respuesta.