Madres “canguro”, ¿una buena opción?

Gladys · 22 noviembre, 2015

Tú puedes hacer de tu regazo un marsupio –la bolsa donde los canguros llevan a sus crías- y convertirte en una de las madres “canguro”  que han adoptado este método para procurar una pronta evolución y recuperación de su bebé prematuro.  Tus brazos y calor pueden otorgarle algo más que confort para superar esta etapa, es el inicio de la más bella de las conexiones que pueda existir:  “madre e hijo”.

El calor que le ofreces a tu bebé cada vez que lo tienes en brazos puede otorgarle algo más que confort. Así es mamá, convertirte en una de las madres “canguro” es la noble manera de colaborar y lograr el pleno desarrollo de ese retoñito que nació antes de tiempo y  necesita de tus especiales cuidados para superar esta delicada etapa rápidamente.

 Es posible disminuir la tasa de mortalidad en bebés prematuros o de bajo peso, a través de la aplicación del denominado método madre “canguro”, en el que la progenitora carga en su regazo permanentemente a su hijo.

-Organización Mundial de la Salud (OMS)-

Si tu embarazo no llegó a término y tu bebé es prematuro, esta técnica de maduración extrauterina es perfecta para él; de esta manera podrás evitar meterlo en una incubadora y podrás tenerlo siempre muy cerca de ti.

Madres “canguro”  la mejor incubadora para tu recién nacido

El método madre “canguro” tiene dos objetivos claros: procurar estabilizar a tu recién nacido a través de técnicas naturales y ubicarte a ti en primera fila como su principal cuidadora. ¿Quién mejor que tú para velar por su bienestar?

madre canguro mejor que incubadora

Puedes solicitar al equipo de neonatólogos y pediatras que te permitan participar activamente en su recuperación utilizando este maravilloso método, siempre y cuando tu pequeño no presente ninguna condición patológica que comprometa su estabilidad.

Beneficios para tu bebé

Tu hijo no solo tiene necesidades físicas, como contar con una temperatura ideal para su desarrollo. Su requerimiento de afecto es mucho mayor en medio de la vulnerabilidad que implican las primeras semanas de vida. Seguidamente se mencionan los beneficios mas relevantes de este método:

  • Promueve la recuperación de tu bebé a corto plazo así como incentiva la crianza con apego que redunda en bienestar para todos los integrantes de la familia: tu hijo, tu pareja y tú.
  • La lactancia exclusiva tiene un rol fundamental en los cuidados del bebé prematuro y de bajo peso. Así que al adoptar la posición “canguro” podrás facilitar la alimentación a libre demanda de tu pequeñín, al estar disponible 100% para él.
  • El lazo emocional y físico entre tu pequeño retoño y tú se fortalecerá, ya que estar cerca del bebé te proporcionará las herramientas para atender sus necesidades.
  • El contacto cercano, temprano y prolongado entre madre e hijo desarrollará con mayor rapidez lo que llamamos la “facultad adivinatoria”, que no es otra que comprender al bebé; pero para que esto suceda es necesario que lo tomes en tus brazos física y mentalmente.
  • La práctica de la madre “canguro” promueve la rápida evolución del vínculo afectivo con tu bebé.

La psicoanalista clínica Mariela Michelena en su libro “Un año para toda la vida”, señala que la madre requiere estar cerca del bebé permanentemente para entender su lenguaje. Sólo acompañándolo en sus alegrías, horas de sueño, de juego y de comida, podrás identificar las causas de su llanto y tendrás la oportunidad para calmarlo.

Si eres madre primeriza  te enfrentarás al dilema que representa criar al bebé en brazos o procurar una distancia entre ambos. Las decenas de opiniones que escucharás diariamente de tus padres, abuelos, amigos y demás familiares terminarán por aturdirte, ya que no deseas decepcionar a nadie.

madre canguro dos

Es posible que sientas temor que con este método y pienses que puede conllevar a una dependencia absoluta con tu pequeño y esto perjudicará tu retorno a las actividades cotidianas.

En lo que respecta a la independencia, ya llegará el momento en que el bebé requerirá cada vez menos de ti para desenvolverse; y ese día, de acuerdo al habitual testimonio de las madres, llegará con más rapidez de la que deseas.

Así que la mejor opción será que lo mantengas en tu regazo todo el tiempo que sea necesario, ofreciendo sin pensar mucho tu maravilloso nido maternal y si quieres mejores resultados acarícialo constantemente, dile cuánto lo amas y deseas que esté muy bien.