Los cuidados paliativos para niños

Mervis Romero · 1 abril, 2018
A continuación te comentamos todo lo que necesitas saber acerca de los cuidados paliativos para los niños y cómo puedes actuar al respecto.

Los cuidados paliativos para niños son el conjunto de acciones que buscan aliviar su malestar y hacer que su día a día tenga la mayor calidad de vida posible. 

La idea es cubrir tanto las necesidades físicas como emocionales, ya que se encuentran en una situación difícil en la que necesitan mucho apoyo y afecto. 

Cuando la vida está comprometida es necesario estar bien informados acerca de los distintas etapas, necesidades, situaciones y modos de actuación. Por esta razón es sumamente importante mantener una terapia psicológica apropiada. Esta ayudará tanto al paciente como a sus seres queridos a diario.

Los cuidados paliativos se les ofrecen a los pacientes que tienen un pronóstico de vida es poco favorable o que su respuesta a los tratamientos es limitada o nula.

Los niños en cuidados paliativos.

Características de los cuidados paliativos

Los pilares básicos de los cuidados paliativos son: el control de los síntomas, comunicación eficaz, apoyo psico-emocional y la atención a la familia.

  1. Afecto.
  2. Respeto.
  3. Empatía.
  4. Solidaridad.
  5. Atención continua.
  6. Flexibilidad y adaptabilidad.
  7. Supervisión médica constante.

De acuerdo a estas características, los cuidados paliativos para niños están orientados a brindar un conjunto de cuidados personalizados con la finalidad de velar su bienestar, en la medida de lo posible.

Lo más importante a nivel emocional es hacerle sentir al niño que es amado y valorado. Por otra parte, es importante que el niño perciba que su familia está unida. 

Los cuidados paliativos forman parte de la rama más sensible y humana de la medicina, ya que consiste en aliviar, prevenir y brindar calidad de vida a los pacientes.

Principios de los cuidados paliativos

  • Suministrar alivio al dolor y otros síntomas.
  • Darle apoyo a la familia para que enfrente la enfermedad.
  • Amar la vida y aceptar la muerte como un proceso natural.
  • Lograr que el paciente se integre en aspectos psicosociales y espirituales.
  • Dejar que la muerte ocurra cuando deba, por lo que no buscan adelantarla o posponerla.
  • Algunos centros cuentan con un sistema de ayuda para que el niño pueda vivir activamente lo más posible.

¿Cómo se les brinda la ayuda a los niños y familiares?

Para que los cuidados paliativos tengan éxito, los profesionales se encargan de crear una abierta línea de comunicación con el paciente y sus familiares.

Debe primar un ambiente de respeto, consideración, confianza y cordialidad. También debe existir un claro entendimiento de los objetivos planteados, el estado real de la enfermedad y los deseos de todas las partes, principalmente del paciente.

Los cuidados paliativos para niños.

Los cuidados son aplicados de acuerdo a la edad del niño y sus circunstancias.

Cuidados específicos, por etapas de asimilación

Los niños menores de 18 meses como no tienen la capacidad de comprender la enfermedad, la afrontan como dolor físico y angustia. En estos casos, el profesional se centra en controlar los síntomas y que la madre y familiares se encuentren presentes de manera continua.

Entre las edades de 18 meses y 5 años los niños desarrollan el sentido de la temporalidad reciente, más no de futuro, por lo que entienden la muerte como marcharse, quedarse dormido con la posibilidad de volver o despertar.

A la edad de 5 años  ya les afecta enormemente el aislamiento, no solo de sus familiares, sino de amigos y de sus sitios favoritos. Esto los hace sentir inseguros y empiezan a ver a la enfermedad como la enemiga que les hace daño constantemente.

A partir de los 10 años hasta la adolescencia son más conscientes de la irreversibilidad de la muerte. Viven la enfermedad con rabia por el aislamiento y limitación personal que le ha provocado.

En los cuidados paliativos pediátricos se adaptan tanto las intervenciones quirúrgicas como los posibles tratamientos y a los cambios que enfrentan los niños, en sus diferentes etapas.

Hay que tener tacto pero esto no significa que debamos evadir la realidad o negarla. La comprensión es fundamental para facilitar la aceptación de las distintas etapas.

Los familiares tienen una tarea un tanto difícil, hacerle entender a los niños en cuidados paliativos la muerte de la forma más humana y digna posible.

En este sentido, los médicos y psicólogos nos brindarán todas las herramientas que necesitaremos en el camino. Además deben ofrecerles a los familiares todo el apoyo durante el duelo y un seguimiento tras el fallecimiento del niño.