¿Cómo explicar la muerte a los niños?

No es sencillo hablar con los niños sobre un tema que a los adultos nos cuesta incluso pensar. Hablar sobre la muerte es difícil de abordar con niños pequeños, sobre todo si es un momento en el que tú estás luchando para hacer frente a tu propio dolor. La muerte es parte de la vida, por eso los niños quieren entenderlo, ellos también necesitan encontrar las formas de poder hacer el duelo de forma natural.

Qué es lo que les cuesta entender

Los niños son conscientes de la muerte desde muy pequeños. Saben que la muerte existe en la vida por los cuentos, por la televisión, por los familiares que se marchan para siempre, por los pájaros que ven muertos en la calle, por las mascotas que se mueren, etc. Pero, a pesar de esto, pueden haber aspectos de la muerte que los niños no son capaces de entender del todo bien. Por ejemplo, a veces, les cuesta entender que la muerte es permanente, que es inevitable y que además, a todos los seres vivos nos llegará en algún momento u otro.

Es complicado que comprendan que cuando una persona está muerta, significa que las funciones del cuerpo dejan de funcionar y que no dormirá, comerá o se moverá nunca más. Los niños pequeños no pueden entender las causas de la muerte porque no tienen la madurez suficiente para hacerlo y pueden pensar que es algo temporal y reversible.

sad-217252_640

Las diferentes reacciones

Un niño en edad preescolar puede reaccionar a la muerte de muchas formas diferentes, así que no te sorprendas si ante la muerte de un ser querido tiene algún retroceso madurativo, no quiere y a la escuela, lloraCuando fallece un familiar, para los niños no les resulta fácil entender por qué los adultos de su alrededor están tan tristes, de repente su mundo se vuelve diferente.

También es posible que los niños no tengan ningún tipo de reacción ante la muerte o que sus respuestas no sean del todo coherentes, esto también es normal. Los niños pueden tener un proceso de duelo diferente al de los adultos e incluso pueden tenerlo retardado, hasta que se sienten seguro de dejar salir esos sentimientos (sobre todo si han perdido una madre, un padre o un hermano). Este proceso puede durar meses e incluso años.

Cómo hablar de la muerte con los niños

Una vez llegados hasta este punto, es necesario hacer frente a nuestros miedos como adultos y ser capaces de hablar con los niños de la forma más natural posible. Lo último que queremos hacer es que los niños sientan miedo o que se sientan aún más confundidos. Desde el principio, debemos ser honestos y darles información acorde a su edad, pero para que comprendan la situación, sin información ambigua.

Por ejemplo, si su abuela se ha muerto, no puedes decir cosas como: ‘La abuelita se ha dormido y no se despertará jamás’. Aunque te parezcan palabras más suaves, la realidad es que estarás confundiendo al niño y podría desarrollar temor a quedarse dormido por si también se muere, ya que no sabría diferenciar que a él no le ocurrirá. Tampoco es apropiado decirle que la abuela se ha muerto porque estaba enferma y ya está, porque entonces pensará que cualquier persona que se enferme también morirá, aunque sea de un catarro.

crying-2856_640

Es importante tener en cuenta algunos puntos:

  • Contestar a todas sus preguntas con la máxima sinceridad posible
  • Dar respuestas cortas y sencillas
  • Ser sincero en la información (Por ejemplo: la abuelita se ha muerto, su cuerpo ha dejado de funcionar y ya no siente ningún dolor).
  • Ayúdale a expresar sus emociones ante la situación
  • Evita eufemismos
  • Aprovecha las circunstancias diarias para hablar de la muerte como algo que forma parte de la vida aunque nos ponga tristes
  • Lee cuentos infantiles sobre la muerte
  • Recuerda con cariño a las personas que ya no están con nosotros.
Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar