Eutimizantes en el embarazo

Óscar Dorado · 17 noviembre, 2018
Los eutimizantes son medicamentos recetados a las mujeres bipolares. Durante el embarazo, estos pueden afectar de manera negativa al feto. En este artículo, te contamos cuál debe ser el método de actuación.

Los eutimizantes son un grupo de medicamentos que se utilizan para personas que tienen trastorno afectivo bipolar. Como su nombre indica, estabilizan el estado de ánimo. No obstante, los eutimizantes en el embarazo pueden acarrear efectos no deseados. ¿Cuáles son?

Estos medicamentos pueden ser muy efectivos para aquellas personas que sufren episodios de manía o depresión. Sin embargo, también hay que tener en cuenta que pueden aumentar el riesgo en el embarazo.

Ciertamente, la espera que provoca la llegada del bebé puede ser un momento emocionalmente muy duro para las mujeres. Esto puede ser particularmente difícil si experimentan un problema de salud mental como puede ser el trastorno bipolar, que generalmente se maneja con medicamentos para estabilizar al individuo.

Todos los eutimizantes encargados de equilibrar el estado de ánimo conllevan riesgos de daño para el bebé. Por lo tanto, en caso de que se produzca un embarazo, el médico probablemente pida a la mujer que considere cambiar a un medicamento alternativo, que provoque menos riesgos, o directamente aconseje dejar la medicación por completo.

Asimismo, estudios han demostrado que la exposición en el embarazo a los cuatro estabilizadores del estado de ánimo que se usan comúnmente puede ser teratogénica y se asocia con mayores tasas de deformación y complicaciones neonatales.

Trastorno bipolar durante el embarazo

Si estás siguiendo un tratamiento para el trastorno bipolar y planeas quedarte embarazada, es posible que tengas dudas sobre cuáles deben ser los pasos a seguir. En este caso, lo primero que deberás hacer es analizar la situación y discutirla cuando antes con un psiquiatra.

Si se opta por seguir tomando eutimizantes, es sumamente importante asegurarse de obtener el apoyo adecuado de profesional y discutir los planes de actuación. Esto se hace con el objetivo de aplicar los cambios que sean necesarios para garantizar el bienestar del feto y reducir al máximo los riesgos.

En ese sentido, las opciones son varias. Los estabilizadores clave del estado de ánimo más habituales son el litio, el valproato de sodio, la carbamazepina y la lamotrigina.

Por un lado, las investigaciónes sugieren que mantener el tratamiento durante el embarazo para las mujeres con trastorno afectivo bipolar reduce el riesgo de recaída. Sin embargo, una de las preguntas clave para las mujeres y los médicos es si existen implicaciones de la exposición a los estabilizadores del estado de ánimo para el desarrollo infantil a largo plazo.

Los medicamentos que se deben evitar durante el embarazo podemos evitarlos si nos guiamos por las recomendaciones del médico.

Consejos a la hora de utilizar eutimizantes en el embarazo

1.Piensa en ti

En primer lugar, es recomendable que, a la hora de utilizar los eutimizantes en el embarazo, pienses primeramente en ti. Esto significa que si consideras que necesitas este tipo de medicación, no debes cortarla por completo.

El embarazo es una época en la que debes estar lo más estable y saludable posible, por lo que puede ser que, si dejas de tomarlos, tengas problemas de salud mental. Esto no sería seguro para ti ni para el bebé.

“Todos los eutimizantes encargados de equilibrar el estado de ánimo conllevan riesgos de daño para el bebé”

2. Evalúa qué es mejor para el bebé

Cualquier madre embarazada tiene el inmenso anhelo de poder dar a luz a su hijo en los próximos meses. En este caso, lo más importante es garantizar el bienestar en el desarrollo del pequeño y evitar cualquier riesgo añadido.

Por el contrario, debes tener en cuenta que el uso de eutimizantes en el embarazo trae consigo algunos riesgos. En la medida que sea posible, es aconsejable reducir la dosis o eliminarlos por completo.

Hay ciertos medicamentos que pueden resultar peligrosos durante el embarazo.

3. Considera un cambio de medicación

Lo último que te queda es considerar un cambio a la medicación antipsicótica, ya que comporta menos riesgos asociados durante el embarazo. No olvides que un cambio de este tipo siempre debe estar consensuado con el médico o psiquiatra; ellos te informarán sobre cómo llevar a cabo la transición y cuáles son los pasos a seguir.

Antes de acabar, cabe recordar que el trastorno bipolar en el embarazo puede ser difícil de tratar. El dilema es si las mujeres deben continuar con la medicación por esos meses, lo que implica aceptar un riesgo menor de dañar a su hijo por nacer, o suspender la medicación y aumentar las probabilidades de recurrencia.

En líneas generales, es recomendable que el uso de los eutimizantes en el embarazo se reduzca para evitar que tenga consecuencias en el desarrollo del feto. Sin embargo, es una prioridad que la mujer esté lo más equilibrada posible durante el embarazo y que disfrute plenamente de ese maravilloso momento.