¿Estoy sobreprotegiendo a mi hijo?

Los niños son exploradores natos de todo a su alrededor, pero como madres deseamos evitar que se lastimen. Sin embargo, debes darte cuenta de cuándo lo estás sobreprotegiendo.

Cuando estamos sobreprotegiendo a nuestro pequeño hijo, en lugar de apoyarlo y guiarlo a que aprenda por sí mismo, lo estamos limitando a que tenga un escaso desarrollo en sus habilidades cognitivas.

En cambio, si permitimos que nuestro niño resuelva las cosas por sí mismo y a explorar su entorno, le damos las herramientas necesarias para que en un futuro pueda desenvolverse fácilmente en la escuela, con sus amistades o cualquier ambiente que le rodee.

Descubrir y explorar en los niños forma parte de su desarrollo, dado que, al activar sus sentidos se fortalecen sus habilidades psicomotoras, tales como: brincar, correr, saltar, agarrar, soltar, entre otros.

Es importante darle a nuestro hijo un espacio para que tengan la libertad de investigar y hacer las cosas por sí solo. 

¡Explorar es bueno!

sobreprotegiendo 3

Es normal que nos angustiemos al ver a nuestro hijo explorar cosas nuevas, porque inmediatamente pensamos que puede estar en peligro, y este es un sentimiento natural que agobia a la gran mayoría de las madres.

Para sentirnos tranquilas debemos asegurarnos de que la actividades se realicen en un lugar que no comprometa la integridad de nuestro niño y tratar de relajarnos un poco.

Las actividades de exploración ayudan a los niños a crecer en todos los sentidos y a continuación se destacan algunas de ellas:

  • Crecimiento social y emocional. Los niños que descubren sus ambientes sin la necesidad de sentirse siempre seguros y confiados. Estos niños probablemente cuando sean más grandes controlarán sus emociones más fácilmente y podrán socializar con otros niños porque se sentirán mucho más fuertes y capaces.
  • Crecimiento físico. Cuando los pequeños se mueven para aprender de su mundo, están desarrollando habilidades que requieren coordinación de sus músculos. Estas capacidades motrices indispensables para un crecimiento sano implican que podrán: correr, caminar, subir, bajar o saltar sin dificultades.
  • Desarrollo de la inteligencia. Al poner en práctica las habilidades motrices que requiere la exploración, otras destrezas como el lenguaje y el razonamiento lógico también se fortalecen. 

Sobreprotegiendo cometemos errores

En oportunidades subestimados a nuestros hijos pensando que son débiles, pero lo que debemos entender, es que son mucho más fuertes de lo que creemos o parecen.

Por esta razón, nos debemos desligar de ciertas costumbres para no cometer el error de obstaculizar su desarrollo con un exceso de sobreprotección. A continuación te presentamos los más frecuentes:

  • Correr a levantarlo si se cae. Verdaderamente nos sentimos muy mal cuando vemos a nuestro pequeño caerse al suelo, y aunque sea normal que queramos protegerlo, es mejor dejarlo aprender por su cuenta cómo debe recuperarse.
  • Abrigarlos en exceso. Un resfriado puede ser muy perjudicial para un niño, pero no significa que lo abriguemos hasta más no poder. Los pediatras aseguran que los resfriados se generan por contagios y no por pasar frío, así que es mejor ser comedidas en arropar al pequeño.
  • Higiene. La limpieza en los niños y el baño deben formar parte de una rutina diaria en cualquier momento del día, pero no se debe caer en el error de cambiarlo y lavarlo cada rato sin necesidad.

Consejos para educar a un niño independiente

La enseñanza en los niños comienza desde casa, por eso, te ofrecemos algunos consejos para que los puedas emplear, y así enseñar a tu pequeñito a ser un poco más independiente:

  • Permitir que explore desde pequeño. Esto le ayudará a aprender a tomar sus propias decisiones y empezar a entender las consecuencias de sus actos.
  • Enseñarle y guiarle desde el amor. Una buena idea para explicarle mejor las cosas es dividir las acciones en pasos sencillos.
  • Asignar pequeñas tareas en el hogar. A los niños les encanta ayudar y debemos aprovechar este deseo para potenciar el trabajo en equipo y que se sienta útil. En la medida que crezca tendrá la capacidad de asumir sus responsabilidades.

Ayudar a nuestro hijo a explorar y a ser más independiente no significa hacer todo por él, sino todo lo contrario, es una hermosa forma de apoyarlo y demostrarle que nada en la vida es fácil y que todo lo que se quiere de ella se logra con esfuerzo y dedicación.

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar