Dudas antes de hacer los pendientes de tu bebé

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 29 enero, 2019
Naí Botello · 29 enero, 2019
Parte de la estética femenina en España y América Latina establece como un canon de belleza positivo el utilizar joyas y pendientes desde muy temprana edad. 

Es normal tener dudas antes de hacer los pendientes de tu bebé. Aunque esta acción es bastante común, implica realizar una intervención estética que requerirá cuidados leves ante posibles molestias físicas.

Considerando lo anterior, muchas personas cuestionan esta práctica por sus riesgos para la salud de la niña. Es evidente que las dudas sobre este tema tienen un doble carácter: médico y ético. Por eso, hemos querido abordarlo: para aclarar tus inquietudes. De esta manera, estarás en condiciones para tomar la mejor decisión en cuanto a si perforar los lóbulos de las orejas de tu pequeña.

Dudas antes de hacer los pendientes de tu bebé

A qué edad es mejor poner pendientes a los bebés

Las dudas antes de hacer los pendientes de una niña generalmente tienen que ver con los posibles riesgos para la salud. También, con la higiene que se requiere, cómo se realiza el procedimiento y quién debe hacerlo. Por último, aunque no menos importante, es motivo de preocupación el hecho de si la pequeña sentirá algún dolor o molestia durante y después de la perforación.

Sobre el procedimiento

El procedimiento de la perforación del lóbulo de las niñas por motivos estéticos es muy común en América Latina y España. Esta intervención estética se realiza pocas horas o días después del nacimiento de la criatura. Incluso, muchas madres llevan en sus canastillas los pendientes que desean que luzca la pequeña.

Se asume que, siendo tan pequeña, el dolor o molestias de la perforación no será recordado. Otro argumento a favor de esta práctica es que la niña no será capaz de arrancar los pendientes con sus manos.

Muchos padres se preguntan a qué edad es mejor poner pendientes a los bebés.

Según varias sociedades internacionales de pediatría, la perforación de los lóbulos no representa ningún riesgo siempre que se realice en condiciones. Es decir, se debe higienizar bien tanto la zona como los pendientes, independientemente de que sean de oro o de un material hipoalergénico.

Así mismo, recomiendan que la niña tenga al menos 2 años de edad y que ya cuente con todas las vacunas recomendadas. Desde luego, el procedimiento deberá ser ejecutado por el médico o enfermera pediatras. Ellos esterilizarán la prenda y pondrán anestesia local para hacer que la perforación duela lo menos posible.

Cuidados luego de la perforación

Para que los agujeros no se cierren, los aretes deberán permanecer en el lóbulo de la pequeña durante al menos seis semanas. Por tanto, una vez realizado el procedimiento, deberás encargarte de proporcionarle a la pequeña los siguientes cuidados:

  • Siempre lava muy bien las manos antes de tocar el lóbulo de tu pequeña.
  • Debes aplicar alcohol una vez al día.
  • Se debe girar suavemente los pendientes a diario.
  • Posiblemente, debas aplicar alguna crema coadyuvante para ayudar a acelerar el proceso de curación de la herida. Ese ungüento deberá ser recetado por el pediatra que realizó el procedimiento.

Cuestionamientos sobre si perforar los lóbulos de las niñas

 

En la actualidad, movimientos a favor de las libertades y derechos de los niños manifiestan su desacuerdo con realizarle a niños procedimientos estéticos. Estos grupos consideran que son prácticas innecesarias y que vulneran los derechos del pequeño.

Parten de la idea de que si bien el acto no representa un riesgo mayor para la salud, sí se están tomando decisiones sobre su apariencia que ignoran su voluntad. Consideran que debe ser la niña la que decida de qué manera quiere lucir. Debemos recordar que estas demandas también surgen a raíz del reconocimiento social de la variedad de identidades de género que existen.

Tomando en cuenta la diversidad de identidades de género que hay, se busca cada día más darle al individuo la libertad de elegir el género con el que se sienta identificado y no asignárselo de antemano atendiendo solo al aspecto de sus genitales.

Antes de terminar, queremos insistir en que si tu pequeña presentara fiebre, el área del lóbulo se inflamara o enrojeciera demasiado luego de la perforación, debes visitar al pediatra de inmediato.

  • Arístegui, B. (2002). “Alergia a los hongos”. En José Pontón, y otros (eds.): Hongos y actinomicetos alergénicos. Bilbao: Berekintza, pp. 10-18.
  • Rivière, J. (2007). “La femineidad como máscara”, Athenea Digital. Revista de Pensamiento e Investigación Social, 11: 23-28.
  • Tubert, S. (2003). Del sexo al género: los equívocos de un concepto. Madrid: Cátedra.