¿Cómo ven los bebés?

Francisco María García · 25 noviembre, 2018
Cuando pasa el período de gestación, los niños siguen desarrollando sus órganos vitales, incluyendo los ojos. En el comienzo de su vida, los pequeños permanecen gran parte del día con los ojos cerrados. Poco a poco, irán descubriendo cómo es su entorno.

Después de los nueve meses de gestación, el bebé continúa desarrollando sus órganos y funciones vitales; esto incluye los ojos y la visión. Para saber cómo ven los bebés, hay que hacer un seguimiento de la evolución de la zona central de su retina y su proceso de capacidad visual en los primeros meses.

Es común que, en sus primeras semanas de vida, los bebés pasen la mayor parte del tiempo con los ojos cerrados, después de haberlos tenido muy abiertos al momento de nacer. Los seres humanos van incorporando dos elementos gradualmente desde que nacen: los colores y la posibilidad de enfocar los objetos de su campo visual.

Estas dos capacidades son las que el bebé irá desarrollando desde los primeros días hasta el año de vida. Cuando los padres se preguntan cómo ven los bebés, deberán saber que los pequeños van descubriendo formas y contornos de las cosas y los rostros más cercanos. Más allá de los 30 centímetros, no distinguen entre fondo y formas.

Cómo ven los bebés a medida que crecen

Recién salidos del vientre materno, los bebés perciben intensidades de luz: claridad, oscuridad y destellos más que nada. También se cree que pueden captar ciertos contrastes bien marcados. Sin embargo, aún no existe consenso entre si ven en color o en blanco y negro.

Una señal clara de que el bebé capta los cambios e irrupciones entre luz y oscuridad es que se lo verá girar la cabeza según de donde provenga el estímulo. También lo hará si la luz es demasiado intensa. Los padres y médicos notarán que las pupilas se contraen, debido al reflejo fotomotor, presente ya en los recién nacidos.

Al pensar en cómo ven los bebés y en qué es lo primero que descubren, no se puede omitir el rostro de la madre. Este reconocimiento va acompañado de sensaciones como la voz y el tacto, y es de las primeras cosas que encuentran —o deberían encontrar— los bebés. 

Cuando los bebés tienen los ojos grises al nacer, los padres quedan maravillados.

A partir de las dos semanas, lo que despierta el interés de los pequeños son los objetos altamente contrastantes. El rojo es, al parecer, el color favorito en esta etapa. También se sienten atraídos por los rostros humanos, y son susceptibles especialmente al contorno de los ojos.

De a poco, el campo visual supera los 30 centímetros de distancia que mencionamos previamente. No obstante, todavía tendrán dificultad para hacer foco con los dos ojos a la vez.

El incipiente interés por el mundo que los rodea se acrecienta cerca de los dos meses. No es para menos: aquí ya alcanzan un ángulo de visión de 180° y pueden seguir con la mirada objetos de desplazamiento lento.

Hay que mencionar que todo este proceso evolutivo va acompañado del mayor dominio de la cabeza. Desde luego, esta habilidad facilita la búsqueda de un campo de visión deseado.

Contacto con su entorno

A las 10 semanas, los bebés se descubren las manos, reconocen a sus padres y perciben poco a poco los detalles de las cosas. Gradualmente, se inicia la etapa en la que comienzan a coordinar las mano y los ojos, extendiendo la mano para alcanzar lo que desean tocar y golpear.

Todas estas habilidades siguen en continuo desarrollo a través de los meses. Al llegar el cuarto o sexto mes, la capacidad de distinguir colores se encuentra muy afinada.

Cuando tienen medio año, los bebés ya son capaces de descubrir matices dentro de un mismo tono y lo demuestran tomando un objeto de un color colocado sobre otro de un color similar. En el mes siete, la mirada se asienta y se los ve mirar a los objetos fijamente.

La percepción de profundidad y la habilidad de seguir objetos más veloces también se van desarrollando gradualmente en esta etapa. El desarrollo de la vista culmina alrededor del año.

“Recién salidos del vientre materno, los bebés perciben intensidades de luz: claridad, oscuridad y destellos más que nada”

Una aplicación para saber cómo ven los bebés

Claro que hay padres y madres ansiosos, para quienes las explicaciones sencillas y detalladas no son suficientes. Para ellos, Chicco lanzó la Color Research, una aplicación que simula un mundo visto a través de los ojos de un bebé.

Este ‘juego’ consta de una lupa que cada uno va moviendo por la pantalla a fin de descubrir cómo ven los bebés. A su vez, la aplicación tiene como opciones cada etapa del bebé.

Si bien la fidelidad y exactitud de la aplicación encuentra varios detractores, no deja de ser interesante, sobre todo para quienes se encuentran en contacto o cuidando bebés.