Cómo mejorar la relación con los hijos en cuarentena

3 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la pedagoga María Matilde
Te contamos cómo podemos aprovechar el tiempo de cuarentena para mejorar la relación con los hijos y sacar el lado positivo de esta pandemia que vivimos como consecuencia del coronavirus.

El confinamiento que debemos vivir como consecuencia del coronavirus ha supuesto que dispongamos de más tiempo para estar con la familia en casa. Y este tiempo puede ser una maravillosa oportunidad para prestar mayor atención, reforzar y, por lo tanto, mejorar la relación con los hijos.

La relación con los hijos: una montaña rusa

Sin duda, la educación de nuestros hijos y nuestra relación, como padres, con ellos, es una tarea maravillosa y compleja a la vez. En ocasiones, es complicado poder encontrar un equilibrio entre educarlos estableciendo límites necesarios para su bienestar y su desarrollo, y darles alas y libertad para que puedan encontrar su camino para ser felices.

Como padres, vamos andando en la relación con nuestros hijos dando pasos en los que se conjuga nuestra necesidad, como adultos, de enseñarles cómo es el mundo y cómo ellos deben actuar en él. Y, además, vamos depositando en ellos no solo amor y felicidad, sino que, en ocasiones, muchos «deber ser», y frustraciones propias.

Así, a veces, no somos capaces de reflexionar sobre las presiones que establecemos en nuestros hijos. Y, sin quererlo, estamos más preocupados por conseguir que ellos sean o hagan de tal o cual manera las cosas, que preocuparnos por saber si ellos son felices.Padre mejorando la relación con sus hijos durante esta cuarentena.

Una montaña rusa, así podemos representar la complejidad de la relación padres e hijos. Una relación con subidas y bajadas, con momentos de mayor o menor tensión, con momentos de absoluta felicidad y de «cosillas» en la barriga y nudos en la garganta. Ahora bien, lo que no podemos discutir es que la relación con nuestros hijos es una auténtica aventura.

Tiempo para dialogar con nuestro hijos

No cabe duda de que entre las muchas cosas que podemos hacer para mejorar y para fortalecer la relación con nuestros hijos es dedicarles tiempo. Y, cuando hablamos de tiempo, nos estamos refiriendo a tiempo de calidad. Es decir, tiempo para compartir y hacer cosas con ellos, tiempo para dialogar, para escucharlos y comprenderlos.

Así, aunque ojalá no fuera por los motivos que son, estamos viviendo una etapa de nuestra vida que nos está regalando un tiempo valiosísimo del que rara vez disponemos en circunstancias normales. Un tiempo que podemos aprovechar para invertir en progresar y en reforzar la relación con nuestros hijos.

Entonces, os preguntaréis qué es lo que podemos hacer, como padres, y cómo podemos mejorar la relación con nuestros hijos durante la cuarentena. Pues bien, podemos hacerlo con acciones tan sencillas como:

  • Indagar más para estar al tanto de sus relaciones y sus cosas. Preocuparnos por conocer más a sus relaciones de pares, quiénes y cómo son sus amigos. Y conocer cuáles son las actividades, las aficiones o hobbies, que comparten con ellos.
  • Hablar con los hijos sobre temas que les puedan preocupar. Y hacerles sentir que pueden hablar de cualquier tema, por más «tabú» que sea. Como padres debemos estar preparados para  hablar de todo con nuestro hijos. Y esto supone preguntarles directamente: ¿Hay algo de lo que quieras que hablemos? ¿Hay algo que te preocupa?
  • Prestar atención, y motivarlos, en alguna actividad o destreza, que ellos muestren durante esta etapa de confinamiento. Es decir, interesarnos por aquello que a ellos les gusta o les llama la atención, ya sea se trate de juegos, manualidades, series o cualquier otra particularidad.Padre con sus hijos en el sofá.

Preguntar para mejorar la relación los hijos

Preguntar, preguntar, y preguntar. La pregunta es una buena estrategia para conseguir ir mejorando la relación con nuestros hijos, ya sean más pequeños o adolescentes. De esta forma, ellos podrán ir comprendiendo que, como padres, no solo queremos saber para establecer un control, sino también para conocer qué piensan y sienten.

Y, además, son millones las preguntas que podemos hacerles a nuestros hijos. Y, por más tonta que pueda parecernos, cualquier pregunta puede servir de preludio a un abanico de pensamientos y de sentimientos sobre los que dialogar y poder resolver los problemas que puedan existir con ellos.

Preguntas como: «¿Qué te gustaría estudiar?», o, sin son más pequeños: «¿Qué te gustaría ser de mayor y por qué?». Indagar sobre algo: «¿Cómo nos ves a los mayores?». «¿Que piensas de nosotros?». «¿Cómo te gustaría que fuese la relación con tu familia?». «¿Qué esperas o qué te perece que es importante en la vida?«. O, simplemente, preguntarles: «¿Eres feliz?». «¿Estás bien?». «¿Qué sientes?». «¿Qué piensas sobre el amor?

La base de cualquier relación es la comunicación y el diálogo, y la relación con los hijos no es una excepción, ya que el diálogo es el que permite que las personas podamos conocernos, comprendernos y ponernos en el lugar del otro. Por lo tanto, en esta cuarentena, la mejor forma de mejorar la relación con nuestros hijos, es reforzando el diálogo con ellos.

Y, así, de esta manera, vamos a seguir disfrutando de una emocionante aventura, y nos dejaremos llevar por la inesperada, pero apasionante, montaña rusa, que supone la relación con los hijos.