¿Cómo explicar a los hijos el distanciamiento social?

19 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga María Matilde
Si bien los hijos deben entender que es necesario limitar el contacto físico entre las personas, para poder combatir el coronavirus, ellos no deben dejar de sentir la cercanía de sus familiares y amigos.

El coronavirus parece haber desterrado una creencia arraigada en los seres humanos: “un abrazo todo lo cura”. Estamos aprendiendo a vivir sin ellos, ya que evitar el contacto físico entre personas es, entre otras cosas, una condición indispensable para erradicar la propagación del virus.

Ahora bien, ¿cómo explicar a los hijos el distanciamiento social y que este no tenga para ellos una connotación negativa? Son precisamente los más pequeños, quienes entienden que las personas se comunican, principalmente, a través del contacto cuerpo a cuerpo.

¿Qué es el distanciamiento social en un contexto de coronavirus?

Hablamos de mantener una distancia social a través de un determinado distanciamiento físico entre las personas. De manera que, evitando el contacto cuerpo a cuerpo, podemos prevenir la propagación y la posibilidad de contagio del virus. Porque, como ya sabemos, el virus puede contagiarse cuando una persona habla, estornuda o tose, y las partículas de saliva llegan a la otra persona.

Entonces, el tan mentado distanciamiento social en un contexto de coronavirus se refiere, precisamente, a mantener un espacio entre uno y las demás personas. Un espacio que debemos calcular que sea de, aproximadamente, dos metros de distancia de la persona que tenemos más cerca.

Niños triste porque no puede jugar con sus amigos debido al distanciamiento social.

¿Cómo explicar el distanciamiento social a los hijos?

La necesidad de un contacto físico es fundamental en el desarrollo emocional de los bebés y los niños. Una caricia, un abrazo, el agarrarse de las manos…, son gestos que forman parte del aprendizaje y el reconocimiento de las emociones en edades tempranas.

Así, el desarrollo de los sentimientos depende del contacto físico y de cómo este es interiorizado, de los niños con las personas de su entorno. Es decir, la expresión y le gestión de los sentimientos dependen de la complejidad, cantidad y calidad de esos contactos.

Ahora bien, dada la presencia del coronavirus en nuestras vidas, el contacto físico al que están acostumbrados los niños se ha visto de pronto interrumpido.

Y más allá de las personas con las que convive en su hogar, un niño debe mantener el distanciamiento social con el resto de sus familiares y amigos. Y es bastante complicado hacerle comprender a un pequeño que no puede acercarse a un tío, a su abuelo o abuela, o a un niño vecino de su barrio.

Con lo cual, los padres deben conseguir que los hijos entiendan que se trata de un  distanciamiento físico, pero para nada social.  Los niños deben entender los motivos por los que deben alejarse de las personas a las que quieren, sin que esto suponga para ellos un impacto negativo.

Es necesario que los más pequeños se adapten, a nivel psicológico, a una nueva práctica (alejarse en lugar de acercarse) a la que, por su naturaleza, están poco acostumbrados.

Cómo hacer comprender a los niños que más lejos no es menos amor…

Para explicar a nuestros hijos el distanciamiento social y conseguir que ellos lo comprendan y respeten de forma positiva, podemos utilizar argumentos como:

Niña comiendo sandía.
  • Explicarles que la distancia con sus seres queridos es una forma de cuidarlos y también de cuidarse ellos mismos.
  • Demostrarles que el distanciamiento físico no supone distancia afectiva. Para lo cual, en estas circunstancias, es importante recurrir a la tecnología, aplicaciones y redes de comunicación social, y propiciar el acercamiento social de los niños con sus seres queridos.
  • Animarlos a salir al parque o a dar paseos para divertirse en los intervalos de tiempos y horas permitidas. Hay algunos niños que muestran miedo a salir a la calle, o no lo desean por no poder estar cerca de sus amigos. Pero aún así, manteniendo el distanciamiento, es importante que los animemos y ayudemos a socializar de todas maneras.
  • Por último, los padres, debemos intentar consolar y animar a los hijos y explicarles que se trata de una situación excepcional, y que, por lo tanto, es una situación que no durará para siempre. Así, como padres, debemos intentar ilusionar a nuestros hijos con que muy pronto podrán volver a su cotidianeidad de juegos y abrazos.