Ayuda a tu hijo a afrontar la muerte de un ser querido

La pérdida de un ser querido puede suponer un shock para cualquier persona, si bien cada persona atraviesa su dolor a su manera. Sin embargo, afrontar la muerte de un ser querido es muy difícil para los niños y, por lo general, depende de su edad. 

Por eso, ayudar a nuestros hijos a enfrentar este lamentable e inevitable momento se convierte en una tarea complicada mientras uno mismo emprende el doloroso duelo. Pues ante estas pérdidas, sufrimos un duro golpe que asumimos como podemos, pensando cómo explicarle al niño lo que acaba de ocurrir.

Presta atención porque en este artículo de Eres Mamá te contamos algunos detalles respecto al duelo infantil, así como también te ofrecemos una serie de consejos para ayudar a tu hijo a afrontar la muerte de un ser querido.

Una cuestión de edad

La postura del niño para afrontar la muerte de un ser querido depende principalmente de su edad, sus experiencias vitales y su personalidad. Pues, según estos factores, el principal problema que se le plantea al niño es el mismo concepto de la muerte.

Por ejemplo, los niños de edad preescolar conciben a la muerte como un viaje con retorno, es decir, algo que se puede cambiar. La muerte no es algo fijo sino variable, para ellos tiene marcha atrás porque no atesoran el peso del nunca más o del para siempre.

Siendo de mayor edad, entre los cinco y diez años, el niño formó de manera más real el concepto, aunque piensan que ni ellos ni sus seres queridos se exponen a esa amenaza; o sea, saben que existe pero piensan que solo le ocurre a desconocidos.

En todo caso, afrontar la muerte de un ser querido no es fácil cuando el ambiente familiar se encontrará tocado. Es fundamental aquí no sólo manifestar nuestro dolor sino también ayudar al niño a expresar sus sentimientos, sin cohibirse ni esconderse.

Es importante atender el comportamiento del niño. La tristeza es normal pero, pasado un tiempo del suceso, deben considerarse detalles: si continúa excesivamente triste, si intenta demostrar que no ocurrió nada doloroso o que no asimilen el fallecimiento del ser querido, es decir, que nieguen el suceso.

El duelo en los niños

Las personas en duelo sufren ante el vacío de no poder abrazar nunca más a ese ser especial. Al tener hijos, se sufre por partida doble: enfrentando su propio proceso de recuperación, pero también ayudando al niño a afrontar la muerte de un ser querido.

b0fa904815120da3fcd07c58455baff4

Como padres, no queremos ver mal a nuestros pequeños. Sin embargo, es imposible ocultar una realidad tan palpable como la partida definitiva de un familiar o un amigo. Los especialistas revelan que demorar mucho tiempo en contar lo sucedido puede ser perjudicial para el chico.

¿Es correcto llevar a los niños a los funerales?, es una pregunta recurrente. La realidad es que depende de usted y del menor. Según expertos, está bien que los niños participen en el ritual de duelo, siempre que así lo deseen. Previamente debe explicarles lo que ocurre en un funeral o entierro y permítales decidir.

Reacciones del niño ante la muerte

Para ayudar a tu hijo a afrontar la muerte de un ser querido, debes considerar la relación de cercanía que tenía el niño con el difunto. A mayor cercanía, la reacción será más marcada, con lo cual exteriorizará su dolor de forma brusca, tomando la forma de pesadillas, una actitud irascible y violenta con su entorno, etc.

Asimismo, el niño puede experimentar un retroceso o regresión en el proceso evolutivo, por lo cual empiezan a realizar acciones de etapas de crecimiento anteriores ya superadas para llamar nuestra atención. Por ello, todos estos indicios deben considerarse en el tiempo como síntomas de una elaboración errónea del duelo.

Presta atención a indicios como la incapacidad de estar solo y el miedo excesivo a la oscuridad, capaces de provocar un miedo intenso. Hasta la interacción social del niño habla de cómo el mismo puede afrontar la muerte de un ser querido por cuanto se niega a jugar con ellos, se aísla y baja su rendimiento escolar.

Existen también factores que pueden marcar lo que se conoce como “Duelo Patológico”: la pérdida de interés del niño por aquellas cosas que antes lo atraían, la pérdida del apetito, la manifestación del deseo de marchar con la persona fallecida, la imitación o hablar en exceso del finado.

456732925

El lenguaje ayuda a afrontar la muerte de un ser querido

Si quiere ayudar a su hijo a afrontar la muerte de un ser querido, resulta imprescindible ser honesto con el niño y alentarlo a hacer preguntas, aún cuando crea no tener las respuestas. Será vital la creación de una atmósfera de confianza y apertura para sobrellevar esa pérdida.

Lo ideal es explicarle al pequeño la muerte haciendo uso de un lenguaje concreto respecto a las circunstancias que condujeron a esa persona a la muerte y, con calma y de una manera razonable, plantee que ese ser querido ya no podrá regresar.

Además, los especialistas recomiendan no utilizar eufemismos tristemente célebres como “se ha ido lejos” o “está durmiendo” o “se ha perdido”, ya que pueden crear una gran confusión e incluso despertar miedos poco normales en los niños.

Un lenguaje honesto, simple, claro y preciso es fundamental para ayudar a que el niño pueda afrontar la muerte de un ser querido. Paralelamente, los chicos necesitan que se les de espacio, así como también ser comprendidos y tratados con paciencia para que puedan expresar la pena a su manera.

 

Categorías: Entiende mejor a tu hijo Etiquetas:
Te puede gustar