¿Por qué algunos niños odian la Navidad?

Algunos niños odian la Navidad y tienen sus motivos. Ayudarlos a gestionar sus emociones y, sobre todo, respetarlos en sus elecciones es un buen comienzo.
¿Por qué algunos niños odian la Navidad?
Maria Fátima Seppi Vinuales

Escrito y verificado por la psicóloga Maria Fátima Seppi Vinuales.

Última actualización: 24 diciembre, 2021

La Navidad y el Año nuevo se celebran a lo largo y a lo ancho del planeta de múltiples maneras, según la cultura y según la familia. Para algunos, es un momento de reencuentro con mucho sentido, pero para otros, es una ocasión de estrés o de celebración obligada.

Casi siempre se da por sentado que los niños y las niñas disfrutan de las celebraciones. Probablemente, esto sea porque tenemos una visión homogénea y estereotipada de las infancias, lo que nos hace pensar que son todas iguales.

Sin embargo, aquello mismo que les sucede a los adultos puede ocurrirle a los menores. Así que sí, efectivamente, hay niños que odian la Navidad. Más aún, cuando viven el revuelo de los grandes no como testigos, sino como auténticos protagonistas.

Veamos cuáles pueden ser las razones de este malestar, para poder respetar más los deseos de nuestros peques y ofrecerles unas fiestas llenas de armonía.

¿Es realmente cierto que algunos niños odian la Navidad?

nino triste enojado cerca del arbol de navidad

Frente a esta pregunta no hay respuestas universales, pues cada niño y cada hogar es un mundo. Sin embargo, hay algunas situaciones que se repiten o que pueden servirnos para explorar y comprender porqué algunos niños rechazan, odian o no eligen a la Navidad. Analicémoslas juntos con los siguientes puntos:

  • La interrupción de lo cotidiano y de la rutina supone una molestia. Familiares que vienen desde lejos y a quienes hay que cederles la habitación, mucha gente que da vueltas por la casa, días interminables y otros aspectos pueden implicar incomodidad durante los días festivos.
  • Ciertas dificultades para socializar. Algunos niños pueden sentirse incómodos o ansiosos cuando tienen que participar en las distintas interacciones. A veces, prefieren desenvolverse en círculos sociales más reducidos y conocidos.
  • La disputa tirante entre los padres. Para aquellos niños y niñas que tienen a sus progenitores separados esta época puede ser compleja. Pues deben elegir con quién pasar las fiestas, cuando en realidad puede que deseen compartirlas con ambos. Y en muchas oportunidades, ni siquiera son consultados al respecto y se decide de forma arbitraria entre adultos.
  • Complicaciones económicas que salen a la luz. Algunas familias pasan por crisis financieras y estas épocas representan una presión extra: los regalos, la decoración, las cenas especiales. Los niños también perciben todo ese ambiente, ya que no son ajenos a la realidad. Pueden comprender las emociones de lo adultos y también, ser víctimas de las descargas.
  • Los conflictos familiares que se hacen presentes en la cena navideña. Un comentario fuera de lugar, las clásicas discusiones sobre políticas y los típicos temas candentes también generan tensión y malestar entre los comensales. Así, queda lejos el clima de armonía que muchos presuponen.

Qué puedes hacer con los niños en Navidad

Para tratar de compensar los motivos mencionados más arriba, puedes intentar con algunas de estas ideas.

Implica a tus hijos en las decisiones sobre con quién compartir estas fechas

La mayor parte de las veces los pequeños tienen algo para decirte. Quizás no tomes una decisión tal como ellos quieren, pero sí puedes aceptar algunos comentarios como una crítica constructiva y mejorar el evento esta vez.

Por ejemplo, cuando dicen que no les gusta que el tío José esté en su casa, quizás te demuestran que tú tampoco estás cómoda con su presencia. Entonces, en todo caso, puedes optar por hacer una visita corta al tío José antes de la cena navideña o al día siguiente.

Si este caso se da cuando los progenitores están separados, la opinión de tus hijos tiene aún mucho más peso y sentido.

Enséñales a apreciar lo bueno de las fiestas

Piensa en actividades que puedas compartir con los más pequeños, como cocinar juntos, decorar el hogar o hacer todos esos planes que salen fuera de lo común.

Haz que todo aquello que rompe con lo cotidiano no sea percibido como algo amenazante o negativo, sino que les aporte algo novedoso y entretenido.

Préstale atención a sus emociones

madre e hija conversan y preparan decoracion navidena

Dales espacio a tus hijos y ayúdales a gestionar lo que sienten. Pregúntales cómo se sienten, ayuda a que se expresen de forma asertiva y que puedan ponerle nombre a todo eso que les sucede.

También, es una oportunidad para que te sinceres con tus propias emociones y revises qué es lo que les puedes estar transmitiendo a ellos.

Puedes hacer este ejercicio a través de cuentos o de juegos, pero lo más importante es que quede abierto el canal de diálogo entre ustedes.

Normalicemos lo diferente

Puede que te parezca extraño que a los niños del hogar no les guste la Navidad. Sin embargo, es cierto que todos somos distintos y que debemos aprender a aceptar nuestras diferencias. 

Así mismo, esta lección les permitirá a ellos también aprender a respetar sus emociones y decidir en qué lugares, bajo qué circunstancias y en cuáles compañías se sienten bien. Esto es un factor clave para su bienestar.

Te podría interesar...
Las mejores películas de Navidad para ver en familia
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Las mejores películas de Navidad para ver en familia

¿Qué mejor manera de celebrar y disfrutar las fiestas que viendo películas de Navidad en familia? ¡Descubre cuáles son las mejores!



  • Muslera, M. (2016). Educación Emocional en niños de 3 a 6 años.
  • Heras Sevilla, D., Cepa Serrano, A., & Lara Ortega, F. (2016). Desarrollo emocional en la infancia. Un estudio sobre las competencias emocionales de niños y niñas. International Journal of Developmental and Educational Psychology. Revista INFAD de Psicología.1(1), 67.
  • Henao López, Gloria Cecilia, & García Vesga, María Cristina (2009). Interacción familiar y desarrollo emocional en niños y niñas. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, 7(2),785-802.[fecha de Consulta 21 de Diciembre de 2021]. ISSN: 1692-715X. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=77315614009