9 secretos que no sabías sobre el posparto

Pedro · 2 diciembre, 2016
Si bien es cierto que resulta muy beneficioso afrontar los cambios con positivismo y buen ánimo, también resulta necesario saber cuáles son las dificultades por las que tendremos que pasar en cada proceso de cambio.

Ser madre a veces parecernos algo muy intimidante. Durante el embarazo, lo único que nos preocupa es el momento del parto. A menudo, lo que más nos atemoriza es el dolor del momento, pero realmente, dedicamos poco tiempo a pensar en el posparto.

Si bien es cierto que hay quienes sí comparten abiertamente los pros y los contras de la maternidad al completo, todavía existe un gran número de personas que suele enfocarse solamente en los detalles ”rosa” de la cuestión. De esta forma, las mujeres se hacen una idea errónea y es cuando se producen choques que resultan altamente perjudiciales al momento de encontrarse con las dificultades que supone la maternidad.

Para evitar traumas y hacer que las dificultades superen a la mujer, lo mejor que se puede hacer es hablar abiertamente acerca del tema y explorar los secretos de la maternidad con la profundidad suficiente para estar bien informadas y así poder cultivar una actitud crítica que nos beneficie, incluso en la adversidad. 

El posparto y sus 9 secretos

1. Contracciones tras dar a luz

Cuando una piensa que el dolor ha cesado, el cuerpo vuelve a sorprender con nuevas contracciones. Suele ocurrir entre las 24 y 48 horas después del parto, aunque pueden durar algunos días más. Esto ocurre debido a la contracción del útero.

2. Los loquios

Después del parto, tanto si es vaginal como por cesárea, se expulsa un flujo llamado loquios. Esto es una secreción vaginal que está compuesta por sangre, moco y restos del revestimiento del útero durante el embarazo. Puede durar hasta seis semanas.

3. La lactancia no es tan fácil como parece

Dar el pecho muchas veces no es tarea fácil. Hay niños que tardan más en acostumbrarse a su madre, y eso es algo que nos frustra. Esta situación puede ocurrir porque el bebé no sepa succionar, pero lo mejor es que consultes con un especialista. No te desesperes, porque tu hijo acabará comiendo tarde o temprano. Ponerte nerviosa y agobiarte afectará negativamente a tu salud.

4. Miedo a que le pase algo a tu bebé

Estás pendiente de él todo el rato, y te levantas continuamente para ver si está bien o si respira. También es posible que te preocupe su alimentación de forma exagerada, así como si hace caca o si no. Este comportamiento algo obsesivo es normal. Ahora eres madre y con ese título vienen incluidas todas esas preocupaciones. Es lógico que te quite el sueño la salud de tu hijo.

5. Pasar de la felicidad a la tristeza con facilidad

En el posparto, el cuerpo femenino atraviesa una revolución hormonal. Puede que te sientas muy feliz y con mucha energía un día, y al siguiente solo quieras llorar. Date un poco de tiempo para acostumbrarte a tu nueva situación. Estos cambios de comportamiento irán desapareciendo a medida que pasen las semanas. Si ves que te sientes muy débil y triste, no dudes en acudir al médico, pues podría tratarse de una depresión postparto.

En el posparto, se puede estar dichosa un momento y al siguiente, agotada.

6. Cicatrices y dolor

Es posible que te hayan tenido que dar puntos en el periné y se te haga difícil ir al baño. Es complicado, pero recuerda que tú puedes salir adelante. Piensa en todas las mujeres que están pasando o han pasado por tu situación. Si ellas han podido con ello, tú también.

Procura mantenerte positiva y centrada, aunque sientas dolor, este no será para siempre y las cicatrices, no son el fin del mundo. Tanto si decides conservarlas como si decides atenuarlas, tú sigues siendo hermosa. Nunca lo olvides.

7. Cansancio desmesurado

A pesar de que, aparentemente, tienes energía, en realidad te encuentras agotada. Las primeras semanas duermes poco, tienes que afrontar todas las responsabilidades y estás muy pendiente del bebé. Toda esa rutina deja huella en tu cuerpo, así que cada vez que el niño duerma, aprovecha tú también para descansar.

Uno de los 9 secretos del posparto es el cansancio desmesurado.

8. Discusiones con tu pareja

No tienen por qué aparecer, pero se dan con bastante frecuencia. los nervios y el cansancio les afecta a ambos, y no siempre se pueden ver las cosas de la misma manera. 

Durante el posparto, todo lo relacionado con el bebé nos altera y puede resultar muy difícil enfrentar las cosas con buena disposición. En este sentido, se recomienda no recurrir a los reproches y optar por buscar las soluciones en lugar de señalar los problemas y repartir culpas. En caso de que sea necesario, pueden recurrir a la terapia familiar para apoyarse en estas y superar las dificultades.

9. El bebé llora

El bebé llora, básicamente por todo. Como al principio, ambos están pasando por un proceso de muchos cambios y aún se están conociendo; te es difícil saber por qué llora. Si por hambre, frío o sueño, o alguna otra molestia. Aunque es difícil, intenta no preocuparte demasiado, porque con el tiempo, aprenderás a saber qué es lo que quiere el bebé. Esto es solo el comienzo de tu gran aventura como madre. 

El posparto es un período de aprendizaje y felicidad, pero también de molestias. Entre ellas se encuentra el insomnio, el dolor por los puntos, agotamiento general y una sensibilidad a flor de piel que puede ocasionar cambios en nuestra salud emocional.

Por esta razón, es importante tener en cuenta los 9 secretos que nadie nos cuenta acerca del posparto, continuar informándonos y mantener una actitud crítica para poder superar las dificultades de la mejor manera posible. ¿Quién dice que es imposible?