5 accidentes infantiles frecuentes en verano

Yamila Papa 2 agosto, 2018
Los accidentes infantiles frecuentes en verano van desde una caída en la piscina hasta un corte producido por un cangrejo a la orilla del mar. Debemos estar muy atentos para evitar situaciones peligrosas.

Durante las vacaciones, los niños salen más y parece que están más activos. Como padres, debemos estar aún más atentos. En este artículo, te contaremos cuáles son los accidentes infantiles frecuentes en verano.

Accidentes infantiles frecuentes en verano: por qué aumentan

Los accidentes infantiles pueden suceder en cualquier momento del año. Sin embargo, en el período estival, estos van en aumento. ¿Por qué? Básicamente porque, con los días cálidos y agradables, hacemos más actividades al aire libre o en casa. Entonces, los peligros les acechan.

Por supuesto que esto no quiere decir prohibirles que se diviertan ni nada por el estilo, pero sí tener en cuenta que es más probable que se lastimen en las vacaciones veraniegas.

Además, no debemos dejar de lado el hecho de que, si viajamos a un sitio desconocido para ellos, quieran investigarlo todo y caminar por sitios que pueden ser peligrosos… ¡y lastimarse sin que se den cuenta!

Los pequeños de entre uno y cuatro años de edad son más vulnerables a los golpes, las caídas y los accidentes. Sobre todo si son niños, ya que usualmente las niñas son más prudentes y tranquilas. Claro, no siempre tiene que ser así.

Uno de cada cuatro accidentes infantiles está causado por la falta de medidas de prevención básica. Es decir, por la no vigilancia o descuido por parte de los padres. Pero por supuesto, no podemos estar 100% pendientes de ellos; y aunque así lo fuera, en un segundo pueden caerse o lastimarse.

¿Cuáles son los accidentes infantiles frecuentes en verano?

La época de vacaciones y de descanso familiar parece ser la ‘ideal’ para los golpes, las caídas y los accidentes. Estos son los más frecuentes de la temporada estival:

1. Caídas en la piscina

Si en casa tenemos una piscina o vamos a un lugar donde haya una, debemos tener mucho cuidado de que el niño no camine muy cerca del borde. Las caídas al agua son muy comunes y pueden ser mortales si no se los saca a tiempo.

Para evitar caídas al agua, deberás colocar cercos en los alrededores de la piscina o bien no dejar que se acerquen a esa zona, sobre todo si el suelo está mojado.

La vigilancia de los adultos en las piscinas es fundamental para evitar los accidentes infantiles frecuentes en verano.

2. Golpes con bicicletas

Cuando hace calor, es normal ir al parque o dar una vuelta a la manzana con la bicicleta. Los niños necesitan tiempo para aprender a dominarla y, mientras tanto, se caen, pierden el equilibrio o chocan con personas, árboles o cosas que hay en la calle.

Mientras el pequeño esté aprendiendo a andar en bicicleta, los padres deben quedarse lo más cerca posible de él. El uso de casco es una excelente manera de evitar golpes fuertes en la cabeza.

3. Cortes en la playa

Entre los accidentes infantiles frecuentes en verano, no pueden faltar aquellos que suceden en la playa. Por ejemplo, que el niño esté caminando descalzo por la orilla del mar y se pinche o corte con algo semienterrado en la arena; estas amenazas van desde una lata a un cangrejo.

Cuando aún no saben determinar qué es peligroso a su alrededor, no podemos dejarles que anden sin calzado. Existen modelos muy cómodos para ir a la playa y que les protegerán las plantas, dedos y empeines.

“Para evitar caídas al agua, deberás colocar cercos en los alrededores de la piscina o bien no dejar que se acerquen a esa zona, sobre todo si el suelo está mojado”

4. Caídas en el parque

Además de los accidentes causados por las bicicletas, también hay otros que pueden surgir en el parque, más precisamente en los juegos, o incluso en los árboles o bancas si se trepan a ellos.

El parque está repleto de niños durante las vacaciones y eso aumenta los peligros: pueden chocar entre sí, lastimarse, golpearse, etc. Es muy importante estar atentos a los movimientos y juegos que realicen. Y sobre todo, no permitir que suban a un juego no apto para su edad.

Muchos accidentes infantiles frecuentes en verano se dan en los parques.

5. Ingesta de productos tóxicos

En casa de seguro almacenamos los artículos de limpieza en un lugar al que el niño no puede acceder, pero si nos vamos de vacaciones, a veces nos encontramos con alojamientos que no tienen en cuenta este aspecto.

Uno de los accidentes infantiles frecuentes en verano tiene que ver con la ingesta de sustancias tóxicas. Si el niño encuentra algo que llama su atención, puede llevárselo a la boca en unos segundos.

También debemos tener cuidado si viajamos al campo o al bosque con pequeños; algunas semillas, frutos o flores pueden ser venenosos.

En definitiva, prestar atención a los niños en las vacaciones es la mejor forma de prevenir accidentes. Asimismo, contar con un servicio de emergencias médicas cercanas ayuda a tratar el problema lo antes posible.

Te puede gustar