4 juegos de mesa que puedes crear tú mismo

5 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la documentalista Arantza Martín Becerro
A través de las manualidades, podemos tener a nuestro alcance numerosos juegos de mesa que amenizarán los días de los más pequeños de la casa.

Los juegos de mesa hacen pasar estupendos y muy divertidos ratos en familia. Además, esta actividad es apta para todo el año. En invierno, debido al frío y al mal tiempo, se pasa mucho tiempo en casa, y en verano llegan días muy calurosos donde a ciertas horas es imposible estar fuera en la calle.

Por ese motivo, hoy os traemos una actividad diferente: juegos de mesa que puedes crear tú mismo. Estos juegos tienen dos objetivos principales: en primer lugar, mantener a los niños entretenidos al poder realizarlos ellos mismos con sus manos. Y, en segundo lugar, la posibilidad, una vez terminados, de disfrutar jugando con ellos.

La variedad y multitud de juegos que existen en la actualidad en el mercado hace que, a través de las manualidades, se pueda crear prácticamente cualquier cosa, adaptándolo, eso sí, a los materiales que tengamos.

Juegos de mesa que puedes crear tú mismo

1. El dominó

Si pensamos en juegos de mesa clásicos, aquellos con los que todos hemos jugado alguna vez, a nuestra mente vendrá, entre otros, el juego del dominó. Además, se trata de un juego totalmente educativo recomendado para niños.Familia jugando al dominó.

Para crear las propias fichas podéis utilizar varios materiales en función de lo que tengáis en casa: cartón, piedras, madera o incluso unos simples folios bastarán para crearlas. Además del material que uséis de base, tan solo necesitaréis un rotulador o un bolígrafo, aconsejable de tinta permanente, y marcar cada ficha con sus correspondientes puntos, en función del número que tenga asignado.

El ingenio, la capacidad de concentración y de pensamiento que se debe de tener en este juego lo hacen ideal para los más pequeños de la casa.

2. Tres en raya

Otro de los juegos clásicos de mesa es el tres en raya. Se trata, además, de un juego de mesa muy sencillo de crear al igual que el anterior. El tres en raya está formado por dos objetos diferentes:

  • La tabla donde se dibujan las líneas y que funcionará como tablero.
  • Las fichas.

En primer lugar, para la tabla, os aconsejamos haceros con una pequeña tabla de madera y pintarla con los detalles y colores que más os gusten. En segundo lugar, para realizar las fichas, las alternativas son muy variadas: desde tapones de botellas, piedras o incluso círculos de cartón decorados. Con este juego de mesa creado por ti mismo ya no será necesario dibujar el tablero en un folio cada vez que los niños quieran jugar.

3. El Bingo

Con este juego de mesa que puedes crear tú mismo la diversión estará asegurada. Para ello, necesitaréis:

  • Cartones con los números.
  • Otros números que se utilizarán para incluirlos en ‘la bola’.
  • Fichas para marcar los cartones.

En primer lugar, los cartones con los números pueden ser creados con cartón, valga la redundancia. Tan solo necesitarás darle una forma rectangular y escribir en ellos los números correspondientes.

En segundo lugar, en este bingo casero no existirá una bola donde incluir todos los números y darles vueltas y vueltas. Esta acción se realizará a mano por la persona encargada de ir ‘cantando’ los números.

Estos números se pueden crear de varias formas diferentes: en primer lugar, escribirlos en pequeños trozos de papel y hacerles una bola. También puedes dibujarlos en un cartón y darles una forma redondeada.El bingo es uno de los juegos de mesa que puedes crear tú mismo.

En tercer lugar, las fichas para colocar en los cartones pueden ser del material que prefieras. Tan solo tendrás que tener en cuenta que deben ser de un tamaño similar a los números dibujados en el cartón. 

4. El juego de la memoria, uno de los juegos de mesa que puedes crear tú mismo que más gusta a los niños

La gran mayoría de los niños ha jugado alguna vez a este simple pero a la vez entretenido juego. Realizando esta manualidad, estaremos cumpliendo tres objetivos:

  1. Desarrollando la imaginación a la hora de cómo crear el juego.
  2. Diversión mientras se disfruta jugando.
  3. Desarrollo de la concentración y la memoria.

Para este juego tan solo necesitaremos varias cartulinas, folios o cartones, en función del material que queramos utilizar para crear las fichas. Estas fichas de las que hablamos deben ser todas iguales por una de sus caras, mientras que por la otra dos fichas deben de ser iguales.

Se trata de un juego excelente además para relacionar conceptos: podéis utilizar los números, animales o alimentos y que el niño busque su igual. Una forma muy divertida de aprender jugando, aspecto clave en la educación infantil.