Las vacunas infantiles y el coronavirus

12 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la médica Elisa Martin Cano
Las vacunas son una de las cosas que pueden ocasionar dudas a los padres en esta época de cuarentena. Aquí te contamos lo que debes saber.

Actualmente, debido a la pandemia por coronavirus que ha obligado a la instauración del estado de alarma en nuestro país, vivimos unos momentos de incertidumbre en muchos aspectos. Uno de ellos, y es el que nos interesa en este artículo, es qué ocurre con las vacunas infantiles en esta situación.

Las vacunas infantiles durante el estado de alarma

Lo que está ocurriendo en estos momentos en nuestro país es que los recursos sanitarios del sistema de salud están siendo redistribuidos de forma que puedan cubrirse las necesidades más urgentes. Es por esto que muchos centros de atención primaria, quizás, no estén funcionando al máximo de su capacidad.

Esto quiere decir que puede ser que en algunos centros de salud haya falta de personal sanitario o de abastecimiento de vacunas. También es posible que en dichos centros de salud se hayan pausado, de momento, actividades como revisiones o vacunación a personas sanas, debido a la recomendación de que estas no acudan al centro para no saturar más el sistema.

Quizá te interese: Medidas para bebés con coronavirus

¿Cómo debemos actuar?

Deberemos, como siempre, mantener la calma y actuar de la forma más coherente posible. Como estamos atravesando las fases de la desescalada de forma diferente en las distintas provincias, puede ser que en cada sitio o centro de salud la situación sea distinta.

Por lo tanto, lo primero que debemos hacer es informarnos acerca de la situación de nuestro centro de atención primaria, algo que podemos hacer llamando al mismo antes de acudir.

Es muy importante que no acudamos directamente al centro de salud con nuestros hijos sin más. Por todos es conocido que se recomienda salir a la calle solo de forma imprescindible, por lo que, antes de acudir allí, nos aseguraremos de que nuestro centro de salud sigue vacunando según lo previsto y pueden atendernos.

En caso de que nos informen de que las vacunanciones están paralizadas, también debemos mantenernos serenos. Es importante que recuerdes que es una situación temporal y que el aplazamiento de estas vacunas va a ser solo por un tiempo limitado.

No hay de qué preocuparse respecto a la salud de nuestros hijos si retrasamos una de sus vacunas unos meses, ya que siempre se actúa con margen de seguridad. Las vacunaciones se reanudarán en cuanto la situación del centro vuelva a la normalidad.

¿Qué vacunas son preferentes?

En los centros en los que haya restricciones respecto a las vacunas, se dará prioridad a ciertas situaciones, que son:

  • Las primeras vacunas, es decir, las de los bebés de hasta 15 meses de edad. Estas incluyen las vacunas a los 2 y 4 meses, la triple vírica al año de edad y la de la varicela a los 15 meses. Las primera vacunas del bebé son muy importantes, por lo que, en cuanto la situación lo permita, serán los primeros en vacunarse.
  • Pacientes con enfermedades crónicas e inmunodeprimidos. Estas personas son más susceptibles a sufrir ciertas enfermedades y, además, las complicaciones en ellos conllevan mayor riesgo. Por esto, serán otro grupo de población con prioridad para las vacunaciones.Niño al que le están poniendo algunas vacunas infantiles.
  • Por último, las mujeres embarazadas. Dada la situación delicada y que su vacunación implica muchas veces la protección del bebé también, ellas serán el último grupo de población con prioridad para vacunarse.

Quizá te interese: Efectos secundarios de las vacunas en los bebés

Respecto a las vacunas infantiles durante el coronavirus…

Las vacunas de nuestros hijos son un tema importante y es lógico que nos mantenga en vilo. Por supuesto, siempre es recomendable mantener el calendario vacunal del niño al día. Sin embargo, nos encontramos en una situación nueva y excepcional para todos en la que tenemos que extremar las precauciones.

Es por esto que actuaremos con la mayor conciencia posible. Tenemos que informarnos por teléfono de la situación en la que se encuentra nuestro centro de salud y actuar siempre respecto a las indicaciones de los especialistas que nos atiendan.

Es por eso que, en caso de que las vacunas de nuestros hijos se retrasen unas semanas por la situación, habrá que mantener la calma y no preocuparse. En cuanto todo vuelva a la normalidad, se reanudarán de la forma en la que estaban establecidas y esto no conllevará mayores consecuencias.