Trastorno por Déficit de Atención, ¿realidad o ficción?

4 abril, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Olga Carbajo
Tras las últimas publicaciones sobre el TDAH, muchos padres nos preguntamos si nuestros hijos han sido diagnosticados erróneamente. ¿Está el TDAH hiperdiagnosticado?

El Trastorno por Déficit de Atención con o sin hiperactividad (TDAH) es quizá uno de los trastornos más controvertidos de nuestro tiempo. Posiblemente, la heterogeneidad del síndrome haga pensar que pueda tratarse de un cajón de sastre en el que incluir a niños problemáticos.

Tampoco ayuda la falta de un criterio único por parte de la comunidad científica para establecer un diagnóstico claro. La medicación actual no garantiza la curación del paciente, ya que el origen o las causas del trastorno no están claras.

El tratamiento, derivado de las metanfetaminas o de los denominados medicamentos estimulantes, como la Ritalina, terminan siendo un parche para tratar los síntomas. ¿Es, por tanto, el TDAH una realidad o una ficción?

Evolución histórica del Trastorno por Déficit de Atención: de la realidad al mito

Antecedentes del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

Para buscar los orígenes del estudio de la enfermedad debemos remontarnos a la primera mitad del siglo XX. En esa época, diversos miembros de la comunidad científica hicieron un intento por describir y clasificar la enfermedad.

Englobaron a aquellos niños que presentaban dificultad para concentrarse, inquietud, irritabilidad e impulsividad. La denominaron Disfunción Cerebral Mínima o Síndrome post-encefálico, sin haber padecido nunca encefalitis.

Primera aparición del TDAH en el DSM

En 1968 aparece el término Trastorno por Déficit de Atención en el Manual de Diagnóstico Estadístico (DSM) como reacción Hipercinética de la Infancia. El trastorno fue incluido gracias a Leon Eisenberg, médico estadounidense especializado en psiquiatría infantil y adolescente, quien convenció a la comunidad científica y al mundo de que existía un origen genético para los síntomas descritos.Trastorno por Déficit de Atención, ¿realidad o ficción?

Años más tarde, en 2009, desmentiría esta afirmación en una entrevista para el semanario alemán Des Spiegel. Apuntó hacía un diagnóstico sobredimensionado de la enfermedad dado el elevado número de casos detectados.

Cambios en el trastorno

Ya en los años 80, el término figura en el DSMII como Trastorno por Déficit de Atención con o sin hiperactividad. No será hasta mediados de los 90 cuando quede clasificado en los tres subtipos actuales: combinado, inatento e hiperactivo-impulsivo.

Durante casi un siglo de evolución, el concepto TDAH ha sufrido múltiples cambios y no siempre en la misma dirección. El síntoma de la hiperactividad no siempre ha estado vinculado al Trastorno por Déficit de Atención.

Esto hace del TDAH exactamente eso, un concepto que engloba diferentes enfermedades psiquiátricas infantes, adolescentes y adultas que requieren de la pericia del investigador para su correcto diagnóstico.

Pruebas científicas de la existencia del TDAH

El catedrático Marino Pérez Álvarez es especialista en Psicopatología y Técnicas de intervención en la Universidad de Oviedo y coautor de Volviendo a la Normalidad: la invención del TDAH y del Trastorno bipolar infantil.

En un más que interesante libro plagado de referencias y evidencias científicas desmonta el Trastorno por Déficit de Atención. Una de esas evidencias es la ausencia de un biomarcador cerebral que demuestre la existencia del trastorno.

El autor pone de manifiesto lo que el propio Eisenberg, inventor del TDAH, reconoció en aquella entrevista poco antes de morir: la actual problemática con la patologización y el hiper diagnóstico de las conductas infantiles. Según su libro, el conjunto de síntomas que recoge el TDAH responde más a un problema de conducta que a un cuadro clínico.

Además, Mariano Pérez no resta importancia al hecho de que las empresas farmacéuticas han creado un negocio muy lucrativo en torno a las necesidades de las familias afectadas. Solo en 2017, la principal farmacéutica de medicamentos para el TDAH estimaba una facturación en torno a los 1.200 millones de dólares.

Entonces, ¿es el TDAH una realidad?

Resulta imposible dar respuesta a esta pregunta. Creo que, como padres, al menos deberíamos cuestionarnos su existencia dada su alta incidencia entre la población infantil. Actualmente en España se calcula que 5 de cada 100 niños lo padece, y este dato va en aumento.Trastorno por Déficit de Atención, ¿realidad o ficción?

La Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad, FEAADAH, sostiene que se trata de un trastorno de origen neurológico, provocado por el desequilibrio de dos neurotransmisores: la noradrenalina y la dopamina. Ambos afectarían directamente a las áreas del cerebro responsables del autocontrol y la inhibición del comportamiento inadecuado.

Quizá la comunidad científica necesite más tiempo para probar que se trata de una realidad y no de una ficción. Quizá sean malos tiempos para la paciencia. Nuestros ritmos de vida son estresantes y las dificultades para conciliar vida laboral y personal cada vez mayores.

Todo esto provoca que el tiempo que podemos dedicar a nuestros hijos sea cada vez menor. Pero no dudéis en acudir a un buen profesional si sospecháis que vuestro hijo pueda tener algún tipo de problema.

  • Guerrero Tomás, Rafael. (2016). Trastorno por Déficit de Atención: entre la patología y la normalidad. Barcelona: Timun mas.
  • Pérez Álvarez, Mariano. (2014). Volviendo a la normalidad: la invención del TDAH y el trastorno bipolar infantil. Alianza Editorial.