Tipos de embarazo

Astrid Moreira · 7 enero, 2020
Existen diversos tipos de embarazo que pueden influir negativamente en el curso normal del proceso de gestación. Por esta razón, se recomienda realizar un control adecuado durante esta etapa.

Cuando se inicia la etapa de gestación, pueden existir muchas dudas, principalmente, cuando se trata de una madre primeriza. Esta etapa requiere de diversos cuidados y control de especialistas para que se desarrolle correctamente. Sin embargo, en ocasiones, puede que por algún motivo, el embarazo se complique y derive en alguno de los diversos tipos de embarazo que existen. Presentaremos los más comunes.

Tipos de embarazo

El control del embarazo de forma periódica permitirá detectar cualquier complicación que pueda existir y tomar las medidas necesarias a tiempo. Por ello, es fundamental conocer los tipos de embarazo que se pueden presentar y cómo podemos detectarlos.

Embarazo molar

El embarazo molar se asocia directamente a la enfermedad trofoblástica gestacional, que es un grupo de trastornos que tienen en común la proliferación del trofoblasto gestacional. Este suele tener las mismas funciones que el trofoblasto fisiológico, el cual se encarga de producir hormonas placentarias, como la gonadotropina coriónica humana, invasión tisular y vascular, y migración a distancia por vía hemática.Mujer con embarazo múltiple, uno de los tipos de embarazo más comunes, cocinando verduras.

Embarazo ectópico, uno de los tipos de embarazo que se pueden dar

Este tipo de embarazo se define como la implantación del blastocisto fuera de su lugar normal. El diagnóstico del embarazo ectópico no suele ser fácil de determinar, por lo que es fundamental el control continuo y comunicar los diversos síntomas que se pueden presentar, lo que será fundamental para no complicar la vida de la madre.

Entre los síntomas más comunes encontramos retraso menstrual, síntomas subjetivos de embarazo, dolor abdominal y manchas de sangre de color oscuro.

Embarazo de alto riesgo

Se considera un embarazo de alto riesgo cuando el pronóstico, tanto de la madre como del feto, es subóptimo, en comparación a un embarazo normal. Se puede diagnosticar por medio de un control continuo, donde el médico de cabecera podrá identificar los factores de riesgo antes o durante el embarazo.

Entre los problemas perinatales más comunes encontramos asfixia perinatal, malformaciones congénitas, infecciones y prematurez. En cuanto a la madre, puede deberse a síndrome hipertensivo del embarazo, hemorragia obstétrica, enfermedades maternas pregestacionales o infecciones.

Embarazo heterotópico

Este tipo de embarazo es la combinación entre un embarazo intra y extrauterino. Los factores de riesgo son los mismos que se pueden presentar en un embarazo ectópico y se relacionan, principalmente, a pacientes que se exponen a técnicas de reproducción asistida o que presentan una enfermedad pélvica inflamatoria, intervenciones quirúrgicas previas en las salpinges o antecedentes de haber padecido un embarazo ectópico.

Embarazo múltiple, uno de los tipos de embarazo más comunes

Se considera un embarazo múltiple cuando se desarrolla simultáneamente más de un feto dentro del útero. Este tipo de embarazo se considera de alto riesgo, principalmente, debido al aumento de las complicaciones materno-fetales, por lo que se requiere un control prenatal constante y un mayor cuidado durante el nacimiento. La incidencia de un embarazo múltiple aumenta con los inductores de ovulación.Mujer embarazada sentada en el sofá.

Según una investigación realizada por María Isabel Rasines y Juan Aller, de Obstetricia Moderna, en las técnicas de reproducción asistida, la incidencia de embarazos múltiples aumenta e, incluso, son más frecuentes los embarazos de más de dos fetos.

¿Cómo debe ser el control prenatal?

Es de vital importancia que la madre tenga conocimiento de cómo debe ser su control prenatal para, así, evitar o determinar con tiempo cualquier anomalía que se pueda presentar. Entre las medidas que se deben tomar destacamos las mencionadas por el Hospital Materno Infantil Ramón Sardá:

  • El control prenatal debe iniciarse en el primer trimestre del embarazo. En el momento que se haya diagnosticado el embarazo, se deben determinar acciones de prevención, medidas de salud y detectar posibles factores de riesgo.
  • Realizar un control periódico. Este dependerá del nivel de riesgo médico, psicológico y social.
  • El médico de cabecera debe realizar consultas prenatales donde podrá verificar el estado general de la madre, el desarrollo del embarazo y de los controles que se deben realizar según la edad gestacional.
  • Durante el control se deben tomar en cuenta aspectos demográficos como la edad de la madre, en caso de ser menor de 17 años o mayor de 40 años, si su ocupación requiere de demasiado esfuerzo físico, si tiene un peso menor a 45 kg o una talla inferior a 150 cm, entre otros.

El control constante durante la etapa del embarazo permitirá identificar cualquier anomalía y determinar rápidamente cualquiera de los tipos de embarazo que se pueden presentar.

  • García, V. M., Gómez, E. B., Santiago, E. V., & Pérez, Ú. S. (2011). Embarazo molar parcial reporte de un caso y revisión de la bibliografía. Ginecol Obstet Mex79(7), 432-435.
  • Altunaga Palacio, M., Rodríguez Morales, Y., & Lugones Botell, M. (2011). Manejo del embarazo ectópico. Revista Cubana de Obstetricia y Ginecología37(4), 513-523.
  • Donoso, B., & Oyarzún, E. (2012). Embarazo de alto riesgo. Medwave12(05).
  • Cruz, O. G., Sánchez, G. R., & Pérez, L. V. (2006). Embarazo heterotópico. Ginecología y Obstetricia de México74(07), 389-393.
  • Resines, M., & Aller, J. (1999). Embarazo múltiple. Obstetricia moderna. Tercera edición. Caracas: Editorial Mc Graw-Hill. Interamericana, 263-277.
  • Casini, S., Lucero Sáinz, G. A., Hertz, M., & Andina, E. (2002). Guía de control prenatal. Embarazo normal. Revista del Hospital Materno Infantil Ramón Sardá21(2).