Compartir tareas

Agotados y sin fuerzas, pero felices

Agotados, rendidos y sin fuerzas. Así es como se sienten un padre y una madre cuando, por fin, acuestan a sus hijos en la cama. Al caer los niños en un plácido sueño es cuando ese agotamiento se transforma súbitamente…