Síndrome de dificultad respiratoria en el recién nacido

29 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica Sara Viruega Encinas
Cuando se prevé que el parto va a ser prematuro o pretérmino, se suele administrar a la madre glucocorticoides. Estos ayudan a madurar los pulmones del feto, disminuyendo el riesgo de presentar distress respiratorio al nacer.

El síndrome de dificultad respiratoria (SDR), también conocido como distress respiratorio o enfermedad de la membrana hialina, es un trastorno respiratorio que se da, especialmente, en recién nacidos prematuros.

¿En qué consiste el síndrome de dificultad respiratoria?

El síndrome de dificultad respiratoria se caracteriza por una falta de surfactante o agente tensioactivo de los pulmones y está unido a la inmadurez pulmonar. Normalmente, este agente se produce a partir de la semana 34 de gestación.

Pero ¿qué es el surfactante o agente tensioactivo? Se trata de un líquido compuesto por lípidos y proteínas que permite a los alvéolos permanecer abiertos para que podamos respirar. Su función es reducir la tensión superficial y evitar que estos se cierren cuando sale el aire.

De esta manera, cuando existe deficiencia de este agente tensioactivo, se requiere mucha mayor presión para abrir los alvéolos con la entrada de aire. Esto provoca una inflamación de los pulmones y la posibilidad de la aparición de un edema pulmonar. La sangre no se oxigena bien y disminuye la disponibilidad de oxígeno en todo el organismo.Bebé prematuro recién nacido con síndrome de dificultad respiratoria.

El síndrome de dificultad respiratoria es la causa fundamental de insuficiencia respiratoria en recién nacidos prematuros, especialmente en aquellos que nacen antes de la semana 34. El riesgo aumenta cuantas menos semanas de gestación tengan al nacer.

Principales factores de riesgo

Como hemos dicho, el factor de riesgo más importante para sufrir síndrome de dificultad respiratoria es la prematuridad. Además, otros factores predisponentes de la aparición de este síndrome son los siguientes:

Síntomas

Los síntomas principales que aparecen en un recién nacido con distress respiratorio son:

  • Respiraciones costosas con quejido.
  • Aumento de la frecuencia respiratoria.
  • Movimiento inusual de los músculos pectorales al respirar.
  • Aleteo nasal.
  • Taquicardia.
  • Cianosis: color azulado de la piel.

Algunas de las posibles complicaciones que pueden surgir si no se trata adecuadamente son:

  • Desórdenes metabólicos.
  • Deterioro pulmonar.
  • Hipotensión.
  • Hemorragias intracraneales.
  • Sepsis o infección.
  • Neumotórax: acúmulo de aire en el espacio que rodea los pulmones.

Tratamiento del síndrome de dificultad respiratoria

Clásicamente, el tratamiento se ha basado en administrar surfactante o agente tensioactivo y aplicar ventilación mecánica. Para ello, es necesaria la intubación endotraqueal.Bebé con síndrome de dificultad respiratoria.

Sin embargo, cada vez son más los partidarios del uso de ventilaciones no invasivas. En este sentido, los recién nacidos menos afectados y con mejor pronóstico, que suelen ser los más grandes o menos prematuros, pueden requerir simplemente la aplicación de oxígeno, con una presión continua de aire por vía nasal.

No obstante, la aplicación temprana de surfactante artificial disminuye la letalidad y las complicaciones. Además, está unida a una menor necesidad de ventilación mecánica y de tiempo de intubación.

Los surfactantes artificiales más utilizados en estos casos son:

  • Beractant.
  • Poractant alfa.
  • Calfactant.
  • Lucinactant.

Generalmente, con tratamiento, el pronóstico es muy bueno. Los pulmones, gracias a la ventilación, empiezan a producir el surfactante por sí solos y el proceso se resuelve en unos días.

¿Cómo se puede prevenir?

Cuando se prevee que el parto va a ser prematuro o pretérmino, se suele administrar a la madre glucocorticoides, como la betametasona. Estos ayudan a madurar los pulmones del feto, acelerando la producción del surfactante.

De hecho, antes del parto, es posible evaluar el estado de madurez de los pulmones mediante el análisis del líquido amniótico. Así, se disminuye el riesgo de presentar distress respiratorio al nacer, entre otras complicaciones.

En cualquier caso, si es posible, el parto debe intentar retrasarse hasta la semana 39 o hasta que se considere que los pulmones están maduros. Un parto prematuro siempre tiene más riesgos asociados que es mejor prevenir.

  • Fehlmann, E., Tapia, J. L., Fernández, R., Bancalari, A., Fabres, J., D Apremont, I., ... & Ceriani Cernadas, J. M. (2010). Impacto del síndrome de dificultad respiratoria en recién nacidos de muy bajo peso de nacimiento: estudio multicéntrico sudamericano. Archivos argentinos de pediatría108(5), 393-400.
  • Jonguitud-Aguilar, A., & Salazar-Juárez, M. (2007). Los olvidados: epidemiología del paciente prematuro tardío con síndrome de dificultad respiratoria. Perinatología y Reproducción Humana21(4), 178-184.
  • Morales-Barquet, D. A., Reyna-Ríos, E. R., Cordero-González, G., Arreola-Ramírez, G., Flores-Ortega, J., Valencia-Contreras, C., ... & Villegas-Silva, R. (2015). Protocolo clínico de atención en el recién nacido con síndrome de dificultad respiratoria. Perinatología y Reproducción Humana29(4), 168-179.
  • Castro López, F. W., Labarrere Cruz, Y., González Hernández, G., & Barrios Rentería, Y. (2007). Factores de riesgo del Síndrome Dificultad Respiratoria de origen pulmonar en el recién nacido. Revista Cubana de Enfermería23(3), 0-0.