Si tus hijos pelean todo el tiempo, prueba estas herramientas de disciplina

04 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Si tus hijos no paran de pelearse continuamente, entonces, no te pierdas estas herramientas de disciplina para que se lleven mejor entre ellos.

Las relaciones saludables entre hermanos requieren una paternidad y cuidado reflexivos, incluso en las mejores circunstancias. Las tensiones entre hermanos pueden comenzar a alcanzar nuevas y desagradables alturas, por lo que las herramientas de disciplina se vuelven necesarias.

Herramientas de disciplina

Estas herramientas de disciplina son fáciles de usar y pueden ayudar a los hermanos a llevarse mejor y a aliviar las tensiones en tu hogar. Son herramientas que puedes utilizar siempre que quieras.

Crear un frasco familiar de mármol

Las tensiones entre hermanos se levantan a menudo cuando los niños compiten el uno contra el otro para llamar la atención de los padres u otras necesidades. Con una jarra de mármol, los niños trabajan juntos hacia un objetivo común.

Hermanos enfadados mientras pasan un día en el campo porque no han aplicado las herramientas de disciplina.

Para hacerla, tienes que comenzar estableciendo metas para ellos (compartir, usar palabras amables, ser respetuoso, ofrecer ayuda, etc.), y una recompensa familiar, como tener una noche de pizza, ver una película en familia que ellos elijan o tomar doble postre.

Cada vez que veas a un niño demostrando un comportamiento objetivo, felicítalo y pon una canica en el frasco familiar. Motiva a los niños a “informar” el uno del otro diciéndoles cuándo un hermano se ha ganado una canica, pero no permitas que se chiven del mal comportamiento o se volverá una guerra en casa.

Cuando los niños comiencen a pelear, en lugar de reprenderlos, recuérdales que estás buscando comportamientos amables para que puedan ganar su recompensa.

Cuando el frasco esté lleno, todos obtienen el premio. Aunque puedes pasar algunos días para romper con sus viejos hábitos, los niños pronto se darán cuenta de que obtienen más al ser amables que al discutir.

Usar temporizadores para el cambio familiar

¿No parece que los niños siempre quieren el mismo juguete en el mismo momento? Aunque puede ser frustrante, también es un gran momento de enseñanza. Explica que todos pueden usar juguetes familiares, por lo que hay ser amables y hacer turnos. Luego, usa un temporizador para asegurarte de que cada niño tenga la misma cantidad de tiempo con ese juguete.

Cuando los padres hacemos un seguimiento del intercambio, a menudo, nos distraemos y olvidamos que el primer niño comparta el juguete a la hora prometida.

Un temporizador mantiene a todos en buen camino y, eventualmente, los niños pueden aprender los turnos por ellos mismos. Los temporizadores visuales, como los de reloj de arena, funcionan mejor con niños pequeños que quizás aún no conocen los números.

Modelar la autodefensa con el diálogo interno, una de las mejores herramientas de disciplina

Cuando los niños comienzan a pelear, los padres, a menudo, intervenimos para resolver disputas. Aunque este enfoque detiene la pelea, no enseña a los pequeños a manejar el problema, y la próxima vez que surja el conflicto, es probable que terminen peleando de nuevo.

Puede ser mucho más útil guiar a los niños sobre cómo manejar los desacuerdos con el diálogo interno. En este sentido, un adulto da sugerencias sobre cómo manejar una situación “pensando en voz alta” para sí mismos.

Por ejemplo, si tu hija se queja de que quiere usar los marcadores que tiene su hermano, pregunta: “Si quieres el marcador, dile a tu hermano: ‘¿Me puedes dejar el marcador amarillo, por favor?'”. No hables por ella. Esto limitará las peleas entre hermanos y niños.

Hermanos enfadados porque sientes celos.

La instrucción directa “Si quieres el marcador, solo pregúntale”, a menudo, lleva a discusiones. El diálogo interno pone una idea en el mundo, pero le permite a tu hijo decidir si la usa.

Construir en la actividad física diaria

Para ayudar a mantener bajas las tensiones, tienes que asegurarte de que los niños tengan una dosis diaria de actividad física. Además de que el ejercicio es bueno para los cuerpos de tus hijos, ayuda a aliviar la tensión mientras mejora el estado de ánimo. Asegúrate de encontrar maneras de dejar que tus pequeños quemen energía todos los días.

Mantener un horario diario

Si bien estar encerrado en casa puede hacer que los días se sientan largos y perezosos, lamentablemente, como todos sabemos, no son unas vacaciones. Probablemente, ya estés cansado de escucharlo, pero para ayudar a los niños a pasar los días, lo mejor es mantenerlos en un horario o rutina diaria.

Para ello, tienes que asegurarte de que estén comiendo alimentos saludables en momentos constantes. También es importante que tengan unas rutinas de sueño. Estas rutinas ayudan a los cuerpos a sentirse saludables y ese es un componente importante del buen humor: todos están más gruñones cuando están cansados y hambrientos.

Esperamos que pongas estas herramientas de disciplina en práctica en tu hogar y veas unos resultados positivos de inmediato respecto al comportamiento de tus hijos.