El secreto de la crianza hygge

Los padres perseguimos un mismo objetivo con respecto a los hijos: hacerlos felices. Sin embargo, no existe un único método de crianza que garantice lograr esta meta, por lo que cada uno deberá adoptar un método. Ahora bien, en Dinamarca superaron esta expectativa y lograron abrirles las puertas de la felicidad a los chiquitines con la llamada crianza hygge.

Considerada como la sociedad más feliz del planeta, de acuerdo con el Informe Anual de la Felicidad en el Mundo publicado en el año 2016, los daneses practican esta metodología que permite criar a los retoñitos de una manera positiva, convirtiéndolos así en seres humanos con una visión diferente de la vida.

La calidad de los momentos que pases con tus hijos definen su felicidad

Por supuesto, no hace falta que vivas en este país para que esos pequeños miembros de la familia tengan una esperanza en el futuro. Lo único que debes hacer es comprender cuáles son los principios de esta técnica y aplicarla con seguridad en tu día a día, y verás la diferencia en ellos mismos.

Cuando traducimos la palabra hygge al español, entendemos que hace referencia a la comodidad. Es decir, al estado de tranquilidad y acogimiento absoluto que permite crear espacios que fortalezcan el alma: una cena familiar, un rato con los amigos, etc. Y si aplicamos esto a la educación, entendemos lo importante de pasar momentos de calidad con los niños.

Reglas básicas de la crianza hygge

Los bebés que logran sentir el amor de papá y mamá tienen mayores probabilidades de convertirse en adultos felices. Regalarles un buen refugio emocional en todo momento y acompañarles en el instante en que nos necesiten es una garantía del bienestar y el equilibrio mental.

Bajo este contexto, te invitamos a que conozcas las bases de esta maravillosa forma de educar a los reyes del hogar:

Diálogo y conexión

Nuestros actos son los que permitirán que se establezca un lazo fuerte en la relación. Probablemente, estés pensando que acompañarles mientras ven la televisión o llevarlos dos días al parque es suficiente, pero no es así. Ellos quieren saber que estamos allí para ellos, dejando a un lado el teléfono móvil y compartiendo con él.

A la vez, la conversación tiene que ser el mecanismo de comprensión familiar. Hacer que se vuelva un hábito es el desafío que debemos superar.

El juego es el canal para acercarte con eficiencia

Los pequeñitos alegres adoran el juego, con el cual la imaginación crece. Trata de mantenerte cerca por si te necesitan y lo suficientemente lejos para no interrumpirlo en esta divertida rutina.

Al aire libre

Aunque la edad escolar en Dinamarca comienza a los siete años, los papás procuran llevarlos a conocer la naturaleza, antes de que estén encerrados en un aula de clases. Sin duda, en estos escenarios van a vivir experiencias que están fuera de lo común y aprenderán sobre cosas que solo se ven en los libros.

No hay castigos

El poder de la palabra es más fuerte que la represión. Por esta razón, se dedican a charlar el tiempo necesario para entender cuál fue el error que cometieron. La escucha activa, ponerse en el lugar del niño y la respuesta empática son los pilares de la crianza hygge.

La honestidad es la base de la felicidad

 Protegerles para que no sientan ninguna emoción desagradable le pondrá límites al crecimiento. Ayúdales a desarrollar la inteligencia emocional, a través de una conversación sincera que les permita entender cómo gestionar los sentimientos.

Nuevos puntos de vista

 Si vemos la realidad desde una perspectiva constructiva, se sentirán mejor con todo aquello que les rodea.

Nunca es tarde para mejorar tu manera de criar al amor de tu vida

Como seres humanos, podemos equivocarnos y recapacitar acerca de lo que hemos hecho mal. El método de crianza hygge es una de las opciones que puedes elegir para cambiar el trato con tu chiquitín y, seguramente, él también sentirá el cambio.

El apego como un vínculo de cariño

Desde que salen de tu barriguita, los bebés perciben lo que está a su alrededor. Justo en ese momento, tu presencia tiene un valor trascendental, incluso, hasta cuando  llegan a ser adultos. Eres la esencia, un núcleo irremplazable de afecto y tienes que mantenerte allí firme ante sus ojos.

Acompáñales en su día a día para fomentar la buena comunicación y la confianza

Por supuesto, no se trata de invadir el espacio o de intervenir en las decisiones, sino de ser la figura que conduce a la tranquilidad y al equilibrio interno. Nunca dejarás de jugar un papel importante en la cotidianidad de tus hijos, por eso, el reto es fomentar la confianza lo antes posible.

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar