Cómo romper con la ira de tu hijo - Eres Mamá

Cómo romper con la ira de tu hijo

La ira es una emoción totalmente comprensible y que todo sentimos en algún momento de nuestras vidas. A veces se debe a miedo, otras veces a la falta de control y en ocasiones, también puede ser el resultado de acciones nocivas o que nos causan daño físico o emocional. Independientemente del motivo que cause la ira, es apropiado para el desarrollo de cualquier edad. La ira es una emoción que experimentan las personas.

Sin embargo, los padres suelen preocuparse cuando los niños pequeños exhiben la ira; se estrenan y piensan que algo anda mal con su hijo. Los padres cuando los hijos tienen ansiedad se ponen nerviosos y se enfadan ante la respuesta de ira de los hijos.

A veces, al parecer, los padres estallan en ataques de ira sin darse cuenta de que los pequeños ojos de sus hijos los están mirando. Los padres en ocasiones se pierden ante la frustración y se sienten fuera de control cuando la ira toma las riendas. En muchas ocasiones, los padres no saben cómo hacer frente a estas emociones tan grandes y muestran esta frustración gritando. Pero se necesitan estrategias para calmarse a uno mismo y que así la educación hacia los hijos sea la adecuada.

child-1548229_960_720

Modelar una buena conducta

Es muy difícil mantener la calma cuando un niño está muy enfadado y grita o tira las cosas por el suelo. Ninguna respuesta será la correcta, ninguna solución será la perfecta para ese momento. Cuando se inicia una crisis, los padres pueden llegar a sentirse realmente impotentes. 

Pero nuestros hijos nos necesitan para poder mantener la calma y por eso tu voz deberá ser neutra, calmada y cariñosa. Puedes utilizar la repetición de un mantra para conseguir buenos resultados, por ejemplo: ‘Puedo ver que estás enfadado ahora mismo y deseo ayudarte para que te sientas mejor’. Muestra a tu hijo que lo amas de cualquier forma y en cualquier momento. Puedes repetir el mantra un par de veces, pero hazlo tantas veces como sea necesario.

Abraza a tu hijo, dile cosas calmadas, respira y estate cerca de tu pequeño. Menciona todas las veces que sea necesario que sabes que tu pequeño se siente molesto y enfadado y que pronto estará bien.

No lo dejes solo

lonely-604086_960_720

Aunque puede ser tentador dejar a tu hijo solo, no es una buena opción. Solo es admisible dejar a tu hijo un par de minutos a solas si necesitas calmarte y contar hasta diez o hacer respiraciones para poder manejar la situación de la forma más tranquila posible.

Tu hijo te necesita en una rabieta más que nunca, por eso debes estar a su lado. Puedes cantarle una cancion que le guste mientras le abrazas, leerle una historia, y darle lo que tiene más poder en este mundo: tu disponibilidad y tu amor incondicional.

Rompe con la ira

Puede ser difícil hablar de tus sentimientos cuando estás enfadado y las emociones te controlan, a veces los niños necesitan acceder a la ira para liberar su frustración reprimida antes de que puedan comenzar a hablar.  Por este motivo puedes tener algunas fichas siempre a mano que digan frases o palabras -escritas por ellos mismos- y así trabajar estos momentos.

Cuando se produce una crisis, el niño puede escoger la ficha donde ponga el disparador de la ira -por ejemplo puede poner: mi hermano me robó un juguete o tengo muchos deberes y estoy cansado-. Así podrás saber qué es lo que le ocurre y después anímale a romperla y a tirarla por los aires.

Después de hacer esto podrá liberar la emoción y decir una palabra de activación de emociones positivas como por ejemplo: ‘estaré mejor’. A continuación puedes hablar con tu hijo para que ponga palabras a sus sentimientos.

¡Recuerda ser su mejor ejemplo de calma!