¡Rompe Ralph! La otra cara de la moneda

Óscar Dorado · 19 octubre, 2018
¡Rompe Ralph! es una película ideal para ver en familia. Entretenida y divertida, es perfecta para niños y adultos, ya que todos se sentirán identificados con la trama, sumamente ligada a los videojuegos clásicos y la tecnología actual.

Rompe Ralph es una película de animación creada en el año 2012 por el director Rich Moore. Se trata de una producción de la compañía Walt Disney que ha logrado 2 premios y 5 nominaciones a festivales. ¿Qué es lo que hace que esta película sea tan especial?

Aunque pueda desplegar la fórmula de Pixar sin vergüenza, el mundo de los videojuegos es excepcionalmente atractivo, y Moore y su equipo de animadores lo han evocado con igual dulzura e ingenio. Ciertamente, es una película ideal para que vean niños y adultos de forma conjunta, que une la animación 3D para niños con los videojuegos

Llena de humor y acción, Rompe Ralph combina momentos de aventura y nostalgia con planteos de amistad y las crisis existenciales que vienen con la edad. El secreto de su éxito es el entusiasmo genuino por el potencial creativo de los juegos.

La película incluye una colección de personajes, algunos nuevos y otros más reconocibles por personas de todas las edades. Se trata de juguetes para los niños, pero que cobran vida e interactúan como sucede en la película de Toy Story. Y es que Rompe Ralph contiene la misma combinación de aventura y nostalgia.

Sin ninguna duda, el principal activo de la película animada en 3-D es su humanidad. La forma en la que los juguetes virtuales luchan por la dignidad, el respeto y la longevidad provoca que el entretenimiento sea mucho más convincente; también hay una suave corriente de burla dirigida a nuestra obsesión social por los videojuegos.

¡Rompe Ralph! La película

El protagonista de esta película es Ralph, un desafortunado villano de un juego de los años 80. Como cualquier verdadero héroe animado de Disney, sufre una crisis de identidad que intenta solventar tratando de convertirse en un héroe en otro juego. 

El objetivo de Ralph pasa por sacudir las reglas y viajar a través de los diferentes mundos arcade para lograr su único objetivo, que es demostrar a todos que puede convertirse en un héroe. Mas en su interior, su sueño real es ser amado por todos.

Rompe Ralph presenta la vida de un villano que quiere convertirse en héroe.

Asimismo, la película cuenta con un conjunto de personajes de videojuegos; de hecho, cada fotograma tiene lugar dentro de un videojuego. La mayor parte de la acción ocurre dentro de las propias máquinas, que se representan inteligentemente como conectadas por un servicio de tren que pasa por los cables de comunicación.

Su mentalidad única en la búsqueda de su objetivo lleva a que abandone su juego de plataformas retro y salte a través de las pantallas de su casa arcade. Ralph pretende hallar nuevos y valientes mundos de juego y la medalla de un héroe esquivo.

La trama alcanza un impulso vertiginoso bastante temprano, ya que introduce innumerables reglas de construcción de mundos, hilos de personajes y una gran cantidad de chistes. Estos apuntan más a los padres, ya que sus hijos son demasiado pequeños para recordar los juegos clásicos a los que se hace referencia.

“La forma en la que los juguetes virtuales luchan por la dignidad, el respeto y la longevidad provoca que el entretenimiento sea mucho más convincente”

Su similitud con Toy Story

Muchos señalan que Rompe Ralph parece imitar a la película Toy Story, de Pixar. Ciertamente, hay una similitud superficial: ambas películas animadas se centran inicialmente en la relación entre los niños y sus juguetes.

Sin embargo, mientras la película comienza en una sala de juegos donde los niños se reúnen con estos personajes, esta aborda de manera intermitente cómo interactúan el mundo dentro del juego y el mundo de los jugadores. Por lo tanto, hace menos referencia al contacto humano.

Rompe Ralph es una película de Disney ideal para los niños que aman los filmes animados.

Es cierto que las dos películas se basan en la irresistible idea de que las vidas ricas y elaboradas que los niños imaginan para sus juguetes no son una ilusión, sino que son solo la punta del iceberg en comparación con sus mundos reales.

Por otro lado, debido a que ambas películas están dirigidas nominalmente a los niños, hay cierta similitud en los mensajes sobre la importancia de ser uno mismo y de gustarte, y sobre el poder redentor de la amistad.

Esto representa un cambio de paradigma para Walt Disney. Y es que Rompe Ralph tiene un equilibrio tan consistente de los elementos de Disney y Pixar que la convierten en una de las mejores películas de animación creadas hasta la fecha.

En definitiva, se trata de una película de animación que está llena de toques que seguramente harán cosquillas a los fanáticos de los juegos de arcade. No esperes más para sentarte con tu hijo y disfrutar de una de las mejores películas de Walt Disney que se han creado jamás.