¿Por qué es importante elegir bien el calzado de los niños?

Óscar Dorado · 16 abril, 2018
Los pies de tu hijo son frágiles, por lo que debes prestar especial atención cuando escojas sus zapatos. Ponemos a tu disposición las características que te ayudarán a elegir el calzado más adecuado para el pequeño.

Elegir bien el calzado de los niños es fundamental. Sin embargo, a veces es difícil encontrar el modelo correcto entre la multitud de productos que se encuentran en las tiendas.

Debes tener en cuenta que los zapatos ideales para niños deben cumplir los criterios de comodidad, flexibilidad y ligereza. Sin embargo, hay algunas características que varían según la edad del niño y que es importante considerar.

Un buen par de zapatos ayuda a los pequeños a adoptar una buena postura y, a su vez, es un factor importante durante el crecimiento. Asimismo, elegir bien el calzado tendrá un impacto positivo en el desarrollo físico a largo plazo.

Características que se deben tener en cuenta para elegir bien el calzado de los niños

A continuación, descubriremos cuáles son las características esenciales que se deben tener en cuenta para elegir bien el calzado de los niños:

1.- Los materiales

Este primer criterio es fundamental, ya que afecta a la comodidad y longevidad del zapato. El cuero es el mejor material porque es transpirable, flexible, aislante y muy cómodo.

Enseñar a atarse los cordones a un niño requiere de práctica y paciencia.

Por lo tanto, debes comprobar que el cuero esté presente en el exterior, pero también en el interior del zapato, hecho que marca la diferencia.

En contacto con el pie del niño, el forro interior garantiza comodidad y transpirabilidad. ¡Incluso en verano! Contrario a la creencia popular, un niño descalzo en un zapato de cuero sudará mucho menos que en uno sintético.

2.- ¿Con cierres de velcro o de cordones?

El velcro tiene la ventaja de ser muy fácil de usar. ¡Le pones los zapatos a tu hijo y listo! Pero es tan simple que se convierte en una desventaja porque el niño puede abrirlos fácilmente.

Además, el velcro puede aflojarse rápidamente y, por lo tanto, no puede garantizar un buen soporte del pie, especialmente durante los primeros años, cuando el niño empieza a andar.

Con el cierre de cordones y a diferencia del velcro, tu hijo ya no podrá abrir sus zapatos por él mismo. Los cordones aseguran un buen soporte, pero debes tener cuidado de no apretarlos demasiado para evitar que el pie esté comprimido. La única desventaja es que los cordones pueden ser complicados de encajar si el niño está agitado, y a los niños mayores, a veces, es difícil enseñarles a atarlos.

“Siempre hay un momento en la infancia cuando la puerta se abre y deja entrar al futuro”

–Graham Greene–

3.- ¿Qué talla?

Un zapato demasiado pequeño obviamente comprime el pie del niño. Pero un zapato demasiado grande, comprado con la preocupación de que dure más tiempo, causará el mismo inconveniente, porque el niño tendrá que atarse los cordones muy bien para que los zapatos se ajusten mejor a sus pies. Sin mencionar la incomodidad de caminar.

Por esto, para elegir la talla correcta, esta es la técnica ideal:

  • Retira la falsa suela del interior del zapato. Colócala en el suelo y pídele a tu hijo que ponga su pie encima. Ten en cuenta que los dedos de los pies no deben extenderse más allá de los lados de la planta en el ancho.
  • Un espacio de aproximadamente 1 cm debe permanecer libre entre el dedo más largo y la punta de la suela para permitir que el pie crezca un poco.

4.- ¿Zapatos bajos o altos?

El zapato bajo no es el ideal para niños pequeños. Su pie se mantiene mejor en un zapato alto. Al principio, todos los pies de los bebés están en el mismo plano, ya que el arco aún no se ha formado. Pero una vez que se ha formado (alrededor de 4 años), podrá utilizar tanto zapatos bajos como altos.

Y para el bebé, ¿cómo elegir los zapatos para sus primeros pasos?

En los primeros meses, se trata más bien de satisfacer los deseos de la madre con pequeños conjuntos de accesorios para bebés que combinen. Además, desempeñarán un papel de protección contra el frío o contra posibles golpes.

Los primeros zapatos del bebé sirven para aislar del frío.

En la etapa en la cual el bebé comienza a caminar, sus primeros zapatos tendrán una función de mantenimiento y facilitarán sus primeros intentos de levantarse y caminar solo. Por lo tanto, es preferible elegir zapatos adecuados para cada niño y provistos de un contrafuerte, que favorecerá el desarrollo armonioso del pie manteniéndolo en una buena posición.

Independientemente de la edad, elige siempre zapatos con tacón liviano y la talla correcta, teniendo cuidado de dejar aproximadamente un centímetro de juego al final de los dedos para que no le duelan. Esto significa que tendremos que renovar frecuentemente el calzado de los pequeños, ya que es necesario para su crecimiento.

Por último, esperamos que nuestros consejos para elegir bien el calzado de los niños te hayan ayudado y que, a partir de ahora, tengas los conocimientos para llevar a cabo la mejor elección.