El parto vertical: ¿ventajoso o peligroso?

Las ventajas del parto vertical superan la mayoría de los riesgos que se le pudieran atribuir, pues se trata de una forma muy natural de dar a luz, que es defendida y practicada por muchas mujeres desde años remotos. La cultura por el también llamado “parto fisiológico” era extendida por todo el mundo, en especial porque simulaba la manera más natural y apropiada de traer a los niños al mundo debido a su mecánica.

Muchas mujeres de sociedades específicas aseguran que la mortalidad materna podría reducirse enormemente si se mantuviera esta posición para parir. El parto vertical es considerado lógico en oposición a la colocación supina, que se adoptó en la cultura occidental con mayor fuerza desde el siglo XVII aproximadamente.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, cada mujer es libre de dar a luz en la posición que esta decida, por lo tanto podemos hablar de que en vertical es una posición acorde al propósito pero que no es insinuada como la perfecta  por los expertos. De igual manera, si los especialistas consideran que hay libertad para elegir, quizá no hay nada de malo en dar a luz de pie o de cuclillas.

13ea1225da1b8d745aa991ddfa97e8f6

Para garantizar que la gravedad haga su trabajo con el propósito de expulsar al bebé, muchas veces las madres terminan inclinándose mucho durante el parto. Esto trae como consecuencia que la espalda sufra un esfuerzo para mantener una posición inadecuada, lo mismo sucede con los músculos abdominales.

La concepción natural del parto vertical se basa en que la posición va en consonancia con el proceso, es decir, la madre asume una colocación que permite el descenso correcto del bebé por el canal vaginal. Por su parte, en la posición supina  la vagina queda ubicada hacia arriba, dificultando la expulsión y obligando a modificar el ángulo durante el trabajo de parto.

¿Cuáles son las ventajas del parto vertical?

El retorno a la milenaria práctica del parto vertical ha sido impulsado por varios movimientos a nivel internacional, el principal motivo de este avance se debe a la lógica fisiológica que refleja esta posición para dar a luz. Los beneficios podrían ser numerosos, siendo la baja mortalidad materna, el más importante. Otros beneficios pueden ser.

  • Permite el descenso vertical tal como la gravedad lo busca, lo cual facilita la dilatación y expulsión
  • La estructura y movimiento circular de la pelvis se coloca en posición correcta para que el bebé se acomode naturalmente en este
  • Favorece el proceso de dilatación porque el diámetro del canal pélvico se puede maximizar
  • Facilita el movimiento y desplazamiento de la madre
  • Mejora la oxigenación del bebé
  • Hace posible un excelente soporte para la mujer en las piernas, lo que garantiza mayor resistencia y menos trauma en la espalda
  • Es una posición que facilita el esfuerzo de pujar, al tiempo que mejora la respiración de la madre porque hay menos compresión en la caja torácica.

El parto vertical ha reducido la mortalidad materna

Una de las ventajas de esta posición para parir es su naturalidad, lo que lo hace sencillo de poner en práctica durante el parto en casa y también en los hospitales. Desde tiempos inmemorables esta fue la manera clásica de dar a luz, por lo cual en muchas culturas se mantiene y en otras se retoma.

En Los Andes, especialmente en la altiplanicie peruana, las mujeres no se mueren de parto tan seguido como en otras regiones. En estas tierras, los hospitales han retomado la postura vertical para traer los niños al mundo. La tasa de mortalidad se ha reducido en gran medida, al punto de que la práctica aumentó de un 5% a  más del 70%.

Mujer en parto vertical

El proceso ha sido apoyado y promovido por distintos movimientos destinados a garantizar la maternidad sin riesgos en todo el mundo. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud ha reconocido las ventajas de este procedimiento y lo ha premiado en el Concurso Regional de Buenas Prácticas de la Iniciativa Maternidad Segura, un proyecto amparado por la Organización Panamericana de la Salud.

Otra ventaja de la institucionalización del parto vertical es que las mujeres que desean parir de la manera natural pueden hacerlo en los centros hospitalarios porque allí van a encontrar la infraestructura y el apoyo médico para hacerlo. Proyectos destinados a retomar esta cultura del parto han arrojado resultados positivos sorprendentes: antes de esta intervención fallecían tres de cada diez madres peruanas, luego de la ejecución del plan, hablamos de una década sin muertes maternas ni infantiles.

 

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar