Otitis media en bebés y niños: ¿qué es y cómo se trata?

Las infecciones del oído provocan síntomas molestos y en general, acompañan a los cuadros respiratorios de la vía aérea alta. Conoce cómo prevenir y tratar esta patología en bebés y en niños.
Otitis media en bebés y niños: ¿qué es y cómo se trata?
Leidy Mora Molina

Escrito y verificado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 19 junio, 2022

La otitis media es una de las enfermedades más frecuentes de la infancia. Se estima que entre el 70 y el 80 % de los niños sanos desarrollan al menos una otitis media en sus primeros 5 años de vida.

Esta afección provoca un gran dolor en el oído y un malestar característico y si bien es aconsejable ofrecer medidas de alivio, no siempre es necesario recurrir a los antibióticos.

A continuación, te contamos todo lo que debes saber acerca de esta patología para cuidar mejor de tus hijos. ¡No te lo pierdas!

¿Qué es la otitis media en bebés y en niños?

La otitis media (OM) es la inflamación del oído medio, generalmente provocada por un agente infeccioso (un virus o una bacteria). Estos microorganismo suelen proceder de alguna estructura adyacente de la vía aérea.

El oído tiene tres cavidades bien definidas. Llamamos oído medio a aquella que se ubica por detrás de la membrana del tímpano y que, a su vez, se comunica con la nariz (y la garganta) a través de la trompa de Eustaquio.

Los bebés y los niños pequeños tienen una mayor predisposición a desarrollar otitis que los mayores y esto ocurre por factores inmunitarios y anatómicos. Por eso, constituye uno de los principales motivos de consulta al pediatra durante la infancia, tanto en los meses de verano como en los de invierno.

¿Cuál es la causa de la otitis media en la infancia?

La principal causa de OM en la infancia son las infecciones respiratorias ya que, como hemos dicho, son la puerta de entrada de los gérmenes al oído medio. Así, las bacterias causales más frecuentes son el Streptococcus pneumoniae y el Haemophilus influenzae.

En los bebés y los niños pequeños la trompa de Eustaquio es más corta, más ancha y más horizontal que la de los adultos. Esta anatomía particular del conducto favorece al ingreso de moco (y de gérmenes) desde la nariz y provoca que se obstruya parcialmente. Dicho fenómeno le brinda un ambiente propicio a los microorganismos para desarrollarse e infectar a los órganos cercanos, como el oído medio.

Cuando las bacterias alcanzan el oído medio, se produce en él un aumento de secreciones y de pus que ejercen presión sobre el tímpano: lo empujan hacia afuera. Esto despierta un dolor considerable en el infante y limita su capacidad de oír de ese lado.

Si las otitis se hacen frecuentes o prolongadas, el cuadro deja de ser agudo para considerarse recurrente o crónico, respectivamente. Esto es bastante común en la infancia, debido a la inmadurez del sistema de defensas. Por eso, lo esperable es que a partir de los 5 años las otitis medias ocurran cada vez menos.

anatomia oido
El oído medio es la cavidad que se ubica por detrás del tímpano y se comunica con la vía aérea a través de la trompa de Eustaquio. Esta conexión es la que favorece el flujo de los gérmenes de un sitio a otro.

Otras causas de otitis media

Debemos tener presente que existen otras condiciones no infecciosas que también pueden generar este malestar. Entre ellas destacamos las siguientes:

  • Las alergias respiratorias.
  • La irritación directa de la membrana timpánica (el contacto directo con agentes químicos, como el cloro de las piscinas).
  • Los cambios bruscos en la presión del aire.
  • La obstrucción de la trompa de Eustaquio por otras causas.

Síntomas de la otitis media en bebés y niños

Detectar el foco del dolor en los bebés y en los niños pequeños puede ser una tarea un tanto complicada. Sin embargo, si sospechas que tu pequeño tiene otitis, puedes guiarte por sus manifestaciones.

Un signo clave que seguro registrarás es que el bebé llora mucho y se lleva la mano al oído enfermo.

Además de la otalgia (dolor en el oído), tu pequeño puede exteriorizar algunos de los siguientes signos y síntomas:

  • Fiebre.
  • Irritabilidad y llanto constante, en especial durante la noche.
  • Inapetencia.
  • Enrojecimiento oído externo y dolor a la palpación de la oreja (no siempre aparece).
  • Salida de líquido claro o de pus a través del conducto auditivo.
  • Pérdida del equilibrio.

Ante la presencia de estos síntomas lo mejor es acudir al pediatra para que examine al niño y determine la mejor conducta a seguir.

¿Cómo se trata la otitis media en bebés y niños?

El tratamiento de la otitis media en bebés y niños se basa en la sintomatología, en la causa y en la condición de salud base del infante. Es decir, su edad y sus antecedentes clínicos.

En la mayoría de los casos la otitis media remite por sí sola al cabo de unos días y, de hecho, hasta el 90 % de los niños resuelven el cuadro dentro de la primera semana. Sobre todo, cuando es causado por gérmenes comunes, como el Haemophilus influenzae.

No obstante, en otros casos es necesario considerar un tratamiento antibiótico para evitar complicaciones. En especial, en los bebés y en los niños menores de 2 años, ya que su sistema inmunológico no está completamente maduro.

Como pauta general, el tratamiento de la otitis media suele iniciar con la prescripción de analgésicos y de antifebriles, como el paracetamol y el ibuprofeno.

Si al cabo de 2 o 3 días los síntomas no remiten o si el pediatra constata que la otitis es bilateral o supurativa (sale pus por el oído), puede  indicar un tratamiento antibiótico, ya sea con gotas óticas o por vía oral.

Es importante que una vez iniciado el esquema antibiótico se complete, más allá de que los síntomas mejoren rápidamente. Esto es clave para evitar las recurrencias y la resistencia de los gérmenes a dicho medicamento.

¿Se puede prevenir la otitis media en bebés y niños?

La otitis media es una condición que puede hacerse frecuente en los niños pequeños. Por eso, vale la pena implementar algunas medidas de prevención en el hogar:

  • Ofrécele a tu hijo lactancia materna al menos hasta el primer año de vida. Esta leche también le aportará anticuerpos que lo protegerán de las infecciones comunes.
  • Cuando ofrezcas el biberón asegúrate de que el bebé no esté completamente acostado. Si la botella queda verticalizada, predispone a que parte de su contenido alcance la trompa de Eustaquio por efecto de la gravedad.
  • Evita los resfriados y las gripes en el niño. En caso de llegar a desarrollar cuadros respiratorios, una buena técnica de ayudarlo a eliminar el moco es a través de los lavados nasales.
  • Mantén secos los oídos del bebé. Durante el baño evita echarle agua con jabón directo sobre esta cavidad y al salir del agua, seca todo lo que alcances con la toalla. Nunca introduzcas bastoncillos o hisopos en sus oídos, pues podrías lastimar el tímpano de manera accidental.
  • Asegúrate que el pequeño se mantenga en ambientes ventilados y libres de humo de cigarro.
  • Cumple estrictamente el esquema de vacunación. Las vacunas que ayudan a prevenir las infecciones por varios de los gérmenes implicados en las otitis.
  • Lava tus manos y la de tu pequeño con agua y jabón de manera frecuente. Incluso, mantén las superficies de uso frecuente bien limpias.
mujer da el pecho a su bebe sentada en el sofa de la casa comoda
La lactancia materna es la mejor estrategia de prevención de enfermedades infecciosas en la primera infancia. Ofrécele el pecho a tu hijo todo el tiempo que puedas y así lo ayudarás a reforzar sus defensas.

Acerca de la otitis media en la primera infancia

La otitis media es una condición bastante frecuente en los niños pequeños y una causa importante de ausentismo escolar y laboral en todo el mundo. Por fortuna se puede evitar y en general, su curso es leve y autolimitado. Sin embargo, cuando sospeches que tu bebé podría estar cursándola, acude a tu pediatra para que te de las pautas a seguir.

Te podría interesar...
Pérdida auditiva en niños: lo que debes saber
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Pérdida auditiva en niños: lo que debes saber

La pérdida auditiva en niños puede afectar tanto a la escucha como al habla. Su diagnóstico precoz evita consecuencias a futuro.



  • De la flor, J. (2017). Infecciones de vías respiratorias altas-2: otitis media aguda (etiología, clínica y diagnóstico; complicaciones y tratamiento); otitis media aguda de repetición y otitis media crónica; otitis externa. Pediatría Integral 2017; XXI (6): 399–417.
  • National institute on deafness and other communication disorders (2017). Infecciones del oído en los niños. Recuperado de: https://www.nidcd.nih.gov/es/espanol/infecciones-del-oido-en-los-ninos
  • Yolik, J. (2017). Otitis media aguda.  Revista de la Facultad de Medicina de la UNAM. Vol. 60, Nº 1, Enero-Febrero 2017. Páginas 50-58.
  • Venekamp RP, Sanders SL, Glasziou PP, Del Mar CB, Rovers MM. (2015) Antibiotics for acute otitis media in children. Cochrane Database Syst Rev. 2015 Jun 23;2015(6):CD000219. doi: 10.1002/14651858.CD000219.pub4. PMID: 26099233; PMCID: PMC7043305. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26099233/
  • Muñoz, J. (2013). Otitis media aguda Revista pediatría en atención primaria. Vol. 15 - Num. 22. Recuperado de: https://pap.es/articulo/11815/otitis-media-aguda
  • López, G. et al. (2008). Guía-ABE. Infecciones en Pediatría. Guía rápida para la selección del tratamiento antimicrobiano empírico. Otitis media aguda. Recuperado de: https://www.guia-abe.es/temas-clinicos-otitis-media-aguda
  • Hijano, F. (2003). Otitis media aguda. Anales de pediatría. Vol. 01. Núm. S1. páginas 3-9 (Junio 2003).
  • Richardson, V. et al (1998). Otitis media aguda en pediatría. Revista de salud pública de México Vol.40, N°.5. Recuperado de: https://www.scielosp.org/pdf/spm/1998.v40n5/450-455/es