Normativa sobre las sillas infantiles

A la hora de planificar un viaje con nuestros hijos, el tema de las sillas infantiles es una de las cuestiones más importantes. ¿Cuál es la normativa que hay que aplicar para garantizar la seguridad de los pequeños?

La normativa sobre sillas infantiles para coche ha sufrido muchos cambios en los últimos años. Es importante recordar que todos estos cambios tienen como objetivo garantizar una mayor seguridad a los pequeños cuando están en el coche.

Hay que recordar que la primera causa de muerte de menores de 14 años son los accidentes de tráfico. Y que los sistemas de retención, como el cinturón de seguridad en los adultos y la silla infantil, ayudan a reducir de forma significativa las muertes y las lesiones derivadas de estos accidentes.

Por todo ello, cumplir con la normativa sobre sillas infantiles no es algo que debamos hacer para evitar una multa. Es un gesto que puede salvar la vida de un niño. A continuación, veremos algunos elementos para conocer la actual normativa vigente, los principales cambios que ha sufrido y los que están por venir.

Las lesiones más frecuentes

Las lesiones que pueden sufrir los niños como consecuencia de un accidente de tráfico son muy graves. Hasta los dos años, las lesiones más frecuentes son las de cuello. Estas son provocadas por el tamaño de la cabeza y la fragilidad de la columna vertebral.

En los niños de entre dos y cuatro años, las lesiones que más se producen son de cabeza. Esto ocurre porque las vértebras del cuello todavía no son lo suficientemente fuertes y no aguantan una desaceleración muy brusca.Normativa sobre las sillas infantiles.

Entre los cuatro y los diez años, las lesiones más frecuentes son de abdomen. A esa edad los órganos todavía no están bien fijados a la estructura abdominal, por lo que los niños tienen más riesgo de sufrir hemorragias internas o lesiones abdominales.

El uso correcto de la silla infantil y de los sistemas de retención infantil en general (SRI) reduce en un 75 % las muertes y en un 90 % las lesiones en caso de accidente. La normativa regula el tipo de SRI que se debe utilizar en función de la estatura y el peso del niño.

La normativa sobre las sillas infantiles

Todas las sillas infantiles deben estar homologadas y llevar una etiqueta que garantice que se cumplan todos los requisitos de seguridad que establece la normativa europea. Actualmente existen dos normativas que estarán vigentes simultáneamente durante los próximos años: la ECE R44/04 y la norma i-Size.

Es necesario elegir la silla adecuada y saber cuándo es necesario cambiarla. Todos los niños que tengan una altura de hasta 135 centímetros, independientemente de su edad, deben usar obligatoriamente una silla adaptada a su peso y talla, siempre en el asiento posterior. Por ningún motivo un niño puede ser llevado en brazos ni utilizar el mismo cinturón de seguridad que los adultos.

Una silla diferente para cada grupo

La normativa distingue diferentes grupos de niños. El primero abarca a los recién nacidos hasta niños con un peso de 13 kilos. Este tipo de sillas infantiles se deben utilizar siempre en sentido contrario a la marcha. Dicha posición les ofrecerá una mayor protección de la cabeza; los niños se sujetarán a la silla con un arnés de cinco puntos.

El siguiente grupo es el de los niños de 9 a 18 kilos. La silla adecuada para este grupo se fija al asiento mediante el cinturón de seguridad o Isofix. Es indispensable fijarla antes de sentar al niño según las instrucciones específicas del fabricante para cada modelo, y asegurarse de que esté firme. El niño estará sujeto con un arnés de cinco puntos.Normativa sobre las sillas infantiles.

El siguiente grupo comprende los niños de 15 a 36 kilos, y corresponde a los asientos y cojines elevadores. Estos dispositivos se recomiendan por la Dirección General de Tráfico para cuando los niños ya son demasiado grandes para una silla, pero muy pequeños para el cinturón de seguridad.

El objetivo es elevar al niño hasta que alcance la altura suficiente para utilizar el cinturón de seguridad de forma correcta. El elevador con respaldo es el más aconsejable ya que proporciona mayor seguridad. Se trata de proteger la parte lumbar alta y la zona del cuello de los pequeños.

Finalmente, los niños que tienen una estatura superior a 135 centímetros pueden utilizar los cinturones de seguridad, sin necesidad de silla, incluso excepcionalmente aquellos que tengan menos de doce años. Sin embargo, se recomienda que sigan utilizando los SRI adecuados para su talla y peso hasta los 150 centímetros.