Mamás monpet, mujeres sin tiempo para ellas

Mónica Heras Berigüete · 29 enero, 2019

Te levantas a las 7 de la mañana. Te arreglas. Levantas a los niños, les das de desayunar, los llevas al cole, y te dispones a trabajar. Terminada la jornada, recoges a los pequeños, los llevas al baile, al fútbol, a la natación, al parque. Después, vienen los deberes, el baño, la cena, el cuento y… caes súpita mientras se los lees. ¿Te suena? Si te has sentido identificada eres una de las mamás monpet, ¿quieres saber qué es y cómo te afecta?

Son las mamás Monpet, un colectivo cada vez más numeroso. «Monpet» viene de las siglas que resultan de la frase en inglés «Mother with No Personal Time», que, traducida, sería algo así como «madres sin tiempo para ellas». Y, es que ser madre es una actividad que no tiene vacaciones ni fines de semana. No acepta baja por enfermedad ni reducción de jornada.  Lo cierto es que, sin poner en duda lo mucho que nos importan nuestros hijos, la crianza de los hijos es agotadora.

¿Cómo saber si eres una de las mamás «monpet»?

He aquí algunos de los supuestos más comunes:

  • Si te encierras en el baño fingiendo tener diarrea para poder contestar tus mensajes de Whatsapp.
  • Si no te importa ser quien baja a comprar una barra de pan a la hora que sea con tal de tener 5 minutos para ti.
  • Si alargas la ducha todo lo que puedes para poder quedarte mirando el techo sin que nadie te interrumpa.
  • O, si tu regalo perfecto sería que alguien te diera 24 horas para ti sola.

Si te vieras retratada en algunas de estas situaciones, no hay duda: Eres una de las mamás Monpet.

El carrito del bebé debe ser manejable y ajustable.

Da igual que trabajes fuera de casa, en la modalidad de teletrabajo o que te dediques a las labores del hogar. Ser mamá es una tarea tan absorbente que las mujeres tendemos al olvidarnos de nosotras mismas. Situaciones como estas no se eligen muchas veces. Hay ocasiones en que las circunstancias familiares obligan a las mujeres a asumir toda la responsabilidad que implica el cuidado de los hijos.

Pero, en cualquier caso, sí están condicionadas por el género: La brecha salarial entre hombres y mujeres y la falta de medios que faciliten la conciliación de la vida laboral con la personal, son algunas de las causas de que esta situación de desigualdad persista.

La conciliación familiar, una asignatura pendiente

La compañía de salud y alimentación Welch’s, realizó un estudio en el que concluyó que una abrumadora mayoría de madres en Estados Unidos trabajan fuera de casa. Los datos ponen de manifiesto que las madres con hijos en edad escolar, pasan 98 horas de la semana trabajando dentro y fuera del hogar. En promedio, la jornada de estas mujeres se inicia a las 6:00 am y termina sobre las 8:30 pm, cuando los niños se van a la cama.

Como si fuera poco todo lo que trabajan días de entre semana, también están los fines de semana. Las estadísticas del mismo estudio arrojó que sus parejas así como otros miembros de la familia, los usan, sin embargo, para descansar. Las madres, en cambio, continúan realizando las tareas asociadas al cuidado de los hijos y del hogar. Esta situación se repite a lo largo y ancho de todo el planeta. Una mujer con hijos trabaja el doble que una mujer que no los tiene. 

 

Por ejemplo, en España, según el INE (Instituto Nacional de Estadística), las mujeres destinan 26,5 horas a la semana al cuidado de los hijos y a las tareas domésticas o actividades no remuneradas. Este dato vuelve a evidenciar que la conciliación familiar y la igualdad siguen siendo asignaturas pendientes en la sociedad contemporánea.

Busquemos nuestros espacios

Como mujeres y madres, somos nosotras las primeras responsables en comenzar a poner freno a este agotamiento físico y mental. Necesitamos reservar tiempo para nosotras mismas y soltar la carga de responsabilidades que llevamos encima.

1. Haz una actividad que te guste

Poco importa si vas a clases de baile, de yoga o de macramé. Reserva un par de horas semanales para disfrutar de algo que te haga sentir plena. Que no tenga absolutamente nada que ver ni con hijos ni con trabajo ni con actividades domésticas. Esto te hará conectar contigo misma, recuperar esa parte de tu persona que necesitas para sentirte viva.

relajacion-madres-cansadas

2. El ejercicio es fundamental

Mover el cuerpo y generar endorfinas es muy beneficioso para nuestra salud física y mental. Es probable que ahora mismo estés pensado: “con lo cansada que termino mi día, es imposible hacer, además, ejercicios». Pero, por contradictorio que pueda parecer, te dará más energía.  El deporte te llenará de buenas energías, porque hará que te sientas bien contigo misma.

3. Socializa

Pasa tiempo con tus amigas. Sabemos que es complicado, sobre todo si ellas también son madres. Pero, al menos, una vez al mes intenta quedar con alguna de ellas para tomar algo. Conviene que los niños no participen de la velada. Rodearnos de amigas y de gente que nos quiere es la mejor forma de subir nuestra autoestima, de sentirnos comprendidas y de recargar pilas.

4. No te descuides

Llega un momento en el que puedes olvidarte de ti misma e, incluso, de tu aspecto personal. Esta actitud mantenida en el tiempo puede llegar a dañar tu autoestima. Cuídate. Dedícate tiempo a ti misma.

5. Pide ayuda

No puedes con todo; tampoco no tienes por qué poder. Las madres Monpet suelen tener dificultad para admitir que no son súper mujeres y que necesitan que les echen una mano. Admitirlo es la mayor prueba de fortaleza y de cuidado hacia ti misma y para con tus seres más queridos.

Piensa que, al fin y al cabo, todo lo que hacemos es un ejemplo para nuestros hijos. Acaso, ¿no querrías que ellos aprendieran a cuidar de sí mismos? Pues, hazlo tú también. Por encima de cualquier cosa siempre estás tú, porque es la única forma de que todo lo demás funcione. Mamás Monpet, ha llegado el momento de que te cuides. ¡Hazlo por ti y por los tuyos!

  • Alcañiz Moscardó, M. (2015). “Género con clase: la conciliación desigual de la vida laboral y familiar”, RES. Revista Española de Sociología, 23: 29-55.
  • Pateman, C.; and Agra Romero, M. J. (1995). El contrato sexual. Madrid: Anthropos.
  • Scott, J.; Crompton, R., and Lyonette, C., eds. (2010). “Gender Inequalities in the 21st Century: New Barriers and Continuing Constraints”, Asia Pacific Journal of Human Resources, 48 (3): 378-381.