Madres de Alquiler. Lo que deberías saber

Macarena · 2 diciembre, 2015

Se trata de una cuestión controvertida, pues mucho se ha hablado al respecto y cada debate divide más las aguas. Las madres de alquiler son la salida para muchas parejas que, por diferentes motivos, no pueden traer su deseado hijo al mundo.

En varios países este método se encuentra regulado mediante leyes, mientras que en otros aún la jurisprudencia no se hizo eco de esta realidad cada vez más en boga. Aun así, este polémico método permite formar familias comunes y corrientes, que no tendrán más conflictos que aquellas armadas en forma espontánea.

Las madres de alquiler son aquellas mujeres que ofrecen su vientre para gestar el bebé de otra pareja hasta el momento de su nacimiento. Cuando el bebé nace, debe entregarlo a la pareja, renunciando a su maternidad y a la tenencia de su hijo.

Son varios los motivos que llevan a una pareja a tomar esta decisión. Entre las causas más comunes para recurrir a los servicios de las madres de alquiler se hayan la infertilidad de la mujer que desea convertirse en mamá, la posibilidad de presentar un embarazo riesgoso y la imposibilidad de llevar la gestación a término.

18c0cbef55658a723689e1e607ca47cb

Diferentes tipos de madres de alquiler

Tradicionalmente se denominaban madres de alquiler a las mujeres inseminadas artificialmente con el esperma del hombre que desea ser padre o bien con un donante anónimo de esperma. En tal caso, la mujer es la madre biológica del bebé y deberá dar el niño en adopción a los futuros padres.

Contrariamente, la madre de alquiler gestacional es aquella que toma los óvulos de la madre biológica, los cuales ya han sido fecundados in vitro con el esperma de su pareja. Esos embriones se transfieren a la madre gestacional, quien llevará a término el embarazo dentro de su vientre alquilado.

Por último, el alquiler de útero es una de las soluciones más costosas que hay actualmente para revertir los problemas de infertilidad y, por ello, es una opción a la que no todas las parejas pueden acceder ni costear.

Mitos en torno a las madres de alquiler

  • El motivo que mueve a la subrogada es netamente económico, por lo que solo representa un negocio para ella.
  • La mujer que lleva al niño en su vientre lo siente como hijo propio.
  • El niño nacido necesariamente sufrirá.
  • Las mujeres que llegan a estos tratamientos lo hacen solo por comodidad.

Varios estudios y la experiencia misma de muchos especialistas en el tema demuestran que todos estos son mitos y generalizaciones absolutamente infundados. Pues si se cuidan y controlan todos los aspectos del procedimiento así como también a sus participantes, no comportaría más que un acto esperanzante.

1ec4c2288085cc9b39b6b2e5e1040a3f

Ante la típica malintencionada pregunta “¿Quién es la ‘verdadera’ madre?”, la respuesta es simple. La maternidad no se puede reducir a una función meramente biológica. En consecuencia, madre es quien pensó y deseó con todas sus fuerzas a ese niño e hizo cuanto pudo para tenerlo en sus brazos y brindarle todo su amor.

¿Es legal esta práctica?

Tanto en Estados Unidos como en México, el alquiler de vientre es totalmente legal. De hecho, en Norteamérica se han registrado más de cuatro mil mujeres que cumplieron su deseo maternal tras alquilar un útero. En ambos países, los participantes celebran una especie de “contrato” para que los implicados cumplan lo pactado.

Otros países que afortunadamente tienen una regulación en la materia son Brasil, Corea, Tailandia, Israel, Reino Unido, Hungría y Holanda. El resto de los países prohíbe este régimen principalmente por principios religiosos, culturales o legales.

Por el contrario, en Argentina aún existe un vacío legal sobre esta modalidad, por lo que no hay impedimento para realizar este método de reproducción asistida ya que nadie ha prohibido de hacer lo que la ley no prohíbe, mas lo cierto es que no existen derechos ni garantías al respecto.

En tanto, en España los contratos de gestación por sustitución son nulos de pleno derecho, de manera que la filiación corresponde a los padres biológicos. Sin embargo, es posible la filiación tras la gestación subrogada a favor de los padres intencionales si se cumple una serie de requisitos fijados en el régimen registral.

Asimismo, la demanda de muchas parejas españolas que no pueden tener hijos ha generado una amplia oferta que, en este caso, se hace vía Internet. No es un dato menor si se considera que, según datos estadísticos, el 15% de las parejas españolas presenta problemas de fertilidad.