Líquido amniótico excesivo durante el embarazo

Mervis Romero 2 abril, 2018
Los bebés para desarrollarse normalmente en el útero necesitan un equilibrio en la producción de líquido amniótico. Un incremento o deficiencia puede ser riesgoso y traer complicaciones.

Se calcula que un 2% de las mujeres en estado de gestación posee líquido amniótico excesivo, condición conocida como polihidramnios. Una alteración en el líquido amniótico en cualquier fase del embarazo puede traer complicaciones que pongan en riesgo la vida del pequeño. A continuación, conoce qué es, cómo se diagnostica y las posibles causas de esta afección.

¿Qué es el polihidramnios?

Se conoce como polihidramnios o líquido amniótico excesivo a un incremento de la cantidad del líquido contenido en el saco amniótico. Una cantidad de líquido adecuada protege al bebé, quien comienza a tragarlo e inhalarlo hacia el segundo trimestre del embarazo.

Esta acción permite el desarrollo de los pulmones y del sistema digestivo, por lo que un incremento del líquido indica una falla en estos mecanismos.

Este se diagnostica a través de una ecografía donde se determina el indice de líquido amniótico. Se realiza calculando la profundidad del fluido en cuatro secciones del útero para sumar los resultados obtenidos. En caso de tener una profundidad superior a 24 cm, la mujer embarazada está en presencia de polihidramnios.

¿Cuál es la cantidad de líquido amniótico en estado normal?

La cantidad de líquido amniótico puede variar en cada mujer y se va incrementando a medida que avanza la gestación. Sin embargo, su punto cumbre ocurre hacia la semana 32, logrando una estabilidad hasta la semana 36.

De allí en adelante empieza a disminuir, pero nunca a extinguirse. Puede alcanzar cantidades aproximadas de los 800 ml a 1 litro.

El síndrome de HELLP suele producir malestar y fatiga en la mujer embarazada.

Causas del líquido amniótico excesivo

En la mayoría de los casos, las causas de esta anomalía son desconocidas por la comunidad médica. Sin embargo, se presume que es debido a una excesiva producción de líquido o inconveniente para ser absorbido. Otras causas probables son:

Diabetes gestacional

Existe un leve incremento de esta condición en mujeres con diabetes e imposibilidad de controlar los niveles de azúcar en sangre.

Alteraciones fetales

Otra de las causas del líquido amniótico excesivo son las malformaciones fetales. Un incorrecto desarrollo del esófago, páncreas, duodeno e incluso en el sistema nervioso del feto incrementa las posibilidades de padecer polihidramnios. Otras alteraciones fetales pueden ser:

  • Defectos del cierre del tubo neural.
  • Hidrocefalia, holoprosencefalia o microcefalia, entre otras.
  • Trastornos cardíacos como incapacidad valvular y arritmias, entre otros.
  • Anomalías en el sistema renal.
  • Trastornos en el sistema respiratorio.
  • Displasia esquelética, acondroplasia y enanismo.
  • Anemia fetal. Esto se debe a una incompatibilidad de Rh del pequeño o una infección. El tratamiento principal para estas afecciones implica una transfusión de sangre intrauterina.

En la mayoría de los casos, estas alteraciones se detectan con pruebas y estudios especiales a partir del polihidramnios. No obstante, en fetos de gran tamaño es muy frecuente observar gran cantidad de líquido amniótico.

Embarazo múltiple

Los riesgos del líquido amniótico excesivo aumentan en embarazo de mellizos o gemelos. Este peligro se incrementa cuando se presenta el síndrome de transfusión intergemelar.

Esta condición consiste en que uno de los fetos produce más sangre que el otro, y debido a las conexiones sanguíneas se genera una inestabilidad hemodinámica.

Síntomas de tener líquido amniótico excesivo durante el embarazo

Cabe destacar que los síntomas pueden variar en cada mujer e incluso muchas ni siquiera presentan señal alguna. Estos pueden incrementarse según la severidad del caso. Los síntomas de tener abundante líquido amniótico pueden ser:

  • Crecimiento precipitado del útero, lo cual puede causar dificultad para respirar.
  • Malestar abdominal agudo.
  • Contracciones del útero.

Sin embargo, conviene estar alerta ya que muchos de estos síntomas se pueden confundir con otras patologías. Por tal razón, se debe acudir de inmediato al médico para un diagnóstico acertado y a tiempo.

Los controles médicos durante el embarazo son de vital importancia.

Riesgos de poseer líquido amniótico excesivo

Básicamente, los riesgos pueden provenir de los síntomas que presente la madre. Además, una complicación puede generar un parto prematuro, desprendimiento de placenta, ruptura de membranas o inconvenientes con el cordón umbilical, entre otros.

Los riesgos para el pequeño implican bajo crecimiento fetal, parto por cesárea y, en ocasiones, la muerte.

El tratamiento en la mayoría de las ocasiones apunta a tratar la causa y aliviar las molestias de la madre.

En resumen, poseer líquido amniótico excesivo durante el embarazo puede traer complicaciones severas. Sin embargo, un control frecuente puede reducir las posibilidades de padecer esta condición y llevar el embarazo a feliz término.

Te puede gustar