La presión social para ser madre

Óscar Dorado · 18 febrero, 2019
Muchas mujeres sienten una especie de presión social por ser mamás. En cualquier caso, es un concepto erróneo ya que cada mamá debe sentirse libre para elegir cuándo llega el momento más oportuno.

La mayoría de las mujeres se convierte en madre por cierta inercia, que se deriva de la mecánica social. Y es que, con el paso de los años, se reduce a la siguiente idea: si eres mujer, creces, te casas y tienes hijos. De hecho, existe una presión social para ser madre que experimentan muchas mujeres. En cualquier caso, vamos a aprovechar el siguiente artículo para tratar este tema con más detenimiento.

Ciertamente, muchas mujeres tienen que escuchar muchas preguntas y comentarios cuando deciden que no quieren tener hijos. Si bien, a menudo es útil obtener consejos e información de otras personas, a veces es posible que la presión te influya más de lo que crees.

Esto explica que, así como los padres deben decirle a un hijo que la presión de los compañeros no debe influir en sus acciones, también es algo que muchos papás y mamás deberían recordar más a menudo.

Por ejemplo, si estás en una fiesta donde los padres beben mucho alcohol, puedes fácilmente tomar más bebidas de las que normalmente tomarías en casa. Sin embargo, en este artículo vamos a tratar otro tipo de presión mucho más importante y relevante: la presión social para ser madre.

La presión entre amigas por ser mamá

En una sociedad en la que se estimulan las tasas de natalidad, las mujeres que eligen no tener hijos a menudo se sienten aisladas y mal entendidas. Muchas mujeres recurren a su instinto natural para tomar la decisión: el deseo natural de procrear y nutrir. Sin embargo, las mujeres no tienen la patente de crianza. Entonces, ¿por qué existe presión social?

Lo cierto es que muchas mujeres se sienten excluidas, ya que sus amigas se quedan embarazadas y cambian a los roles de mamá y papá. Estas mujeres se juntan con grupos de otras personas de su edad y se encuentran solas en la multitud, a medida que la conversación pasa de los pañales a las opciones de guardería.La presión social para ser madre.

Por contra, algunas mujeres simplemente no están hechas para la maternidad. Y es que las mujeres que tienen hijos debido a la presión social, muchas veces, creen que amarán a sus hijos simplemente porque son mujeres.

Creen que se convertirán en buenas madres una vez que nazca el bebé. Sin embargo, estas son las mismas mamás que encontrarás mirando fijamente a sus teléfonos inteligentes, ignorando al niño cuando llora. Junto con las expectativas absolutamente irreales que la sociedad pone sobre las madres, existe una alta probabilidad de que todas las ellas fracasen. En cualquier caso, a continuación vamos a ver cuáles son los mejores tips o consejos para hacer frente a este tipo de presión social.

Haz frente a la presión

Es posible que la mejor manera de lidiar con la presión social para ser madre sea conocerse a una misma y tener una comprensión sólida de por qué has elegido no tener hijos, lo que te dará plena conciencia de tus razones para ello.

Tu lista de razones puede incluir las cosas que habrías tenido que sacrificar si te hubieras convertido en madre, así como tus metas y pasiones en la vida en general, y a qué has dedicado tu tiempo y energía. Por contra, si no tienes hijos debido a circunstancias fuera de tu control, concéntrate en los aspectos positivos de esta situación.

Asimismo, si te encuentras en una situación en la que te sientes presionada o juzgada por no tener hijos, manéjalo como consideres oportuno. De hecho, si no deseas hablar sobre tu vida personal, simplemente debes decirlo. Si eliges hablar sobre tu elección de vida, hazlo de manera asertiva. Recuerda que esto no significa criticar, intimidar o controlar a la otra persona, sino expresar honestamente tus propios sentimientos con respeto y comprensión.Grupo de amigos cenando.

Y es que, como mujer, tienes la suerte de vivir en una sociedad que realmente te permite elegir. En este sentido, mientras más conciencia tengas de por qué eliges un estilo de vida particular, menos experimentarás la incertidumbre frente a la presión.

Conclusión

Finalmente, te recordamos que la presión social para ser madre no es más que una tendencia que se debe, en parte, a la influencia de la norma. Desviarse de los comportamientos habituales de un grupo social siempre ha desafiado a otros. En cualquier caso, como mujer, no debes sufrir ningún tipo de presión social y debes sentirte libre para tomar la decisión que consideres más acertada.