¿Es cierto que la maternidad es contagiosa?

Óscar Dorado · 10 abril, 2018
¿Tus amigas están embarazadas? Es posible que tu seas la siguiente, ya que numerosos estudios demuestran que el embarazo de una amiga puede desencadenar el deseo de ser madre.

A la pregunta de si la maternidad es contagiosa, la mejor respuesta que te podemos dar es que numerosos estudios confirman que la fertilidad de una amiga influye positivamente en el riesgo de convertirse en madre.

Ten en cuenta que, actualmente, la decisión de tener hijos está influenciada no solo por las características individuales y las preferencias de la pareja, sino también por la red social en la que se insertan las personas.

De hecho, los investigadores consideran que las mujeres cuyas amigas se convirtieron en madres quedaron embarazadas en los dos años posteriores al embarazo, debido a la sensación de confianza y al deseo de maternidad provocado.

Ciertamente, la maternidad es contagiosa especialmente entre los primeros 12 y 23 meses de la vida de un niño. Luego, esta sensación disminuye, hasta que desaparece después del tercer cumpleaños del niño.

¿Por qué la maternidad es contagiosa?

Más allá del reloj biológico, hay dos explicaciones. En primer lugar, las mujeres que están estresadas y asustadas por la idea de convertirse en madres pueden querer comenzar a serlo cuando ven que sus amigas devienen en madres con éxito.

En segundo lugar, desde un punto de vista social, cuando en un grupo de amigas algunas de ellas se convierten en madres, es posible que ninguna quiera sentirse abandonada. Este hecho provocaría que fuera la única que no pudiera compartir la experiencia y, por lo tanto, que se sintiera un poco desplazada.

Las amigas crean vínculos irrompibles.

Entonces, si el deseo de un niño ya estaba presente, tener una amiga que acaba de tener un bebé dará un impulso al proyecto de la maternidad, ya que tranquiliza e ilusiona saber que alguien pasa por lo mismo.

Finalmente, también es más sencillo mantener la relación de amistad si se experimenta la crianza de los hijos al mismo tiempo. De esta forma, es más fácil poner en común experiencias, y también permite que los niños se hagan amigos desde que den sus primeros pasos.

“La vida es una llama que siempre está ardiendo, pero prende una vez más cada vez que nace un niño”

-George Bernard-

¿Qué beneficios tiene ser madre al mismo tiempo que tus amigas?

Convertirse en madres durante el mismo período de tiempo puede traer muchos beneficios. De hecho, las amigas pueden compartir sus vivencias, lo que las ayudará a reducir el estrés relacionado con la asunción de un nuevo e importante papel.

Para finalizar, ponemos a tu disposición 4 beneficios que comporta el hecho de ser madre al mismo tiempo que tus amigas:

1.- Un futuro amigo para tu hijo

Muchos niños nacen sin tener un compañero de juegos, por lo que es una gran ventaja tenerlos cerca de niños de la misma edad, como pueden ser los hijos de tus amigas. El hecho de tener al pequeño en el mismo período provocará que las reuniones entre amigas se conviertan en fiestas infantiles.

2.- Compartir experiencias

Cuando una embarazada comparte las noticias sobre su embarazo con sus amigas, algunas mujeres recuerdan sus experiencias pasadas y quieren volver a vivirlas.

En el caso de que tengan hijos, la emoción que experimentan las madres cuando escuchan noticias sobre embarazos servirán para motivarlas a volver a repetir la experiencia y, porqué no, a animarse a volver a ser mamá.

Muchas mujeres quieren ser madres cuando ven a sus amigas que tienen hijos.

3.- Ser fortalecida por miedos e inseguridades

Generalmente, las mujeres temen el embarazo y las responsabilidades a las que se enfrentan a partir del nacimiento del pequeño. Si estás embarazada al mismo tiempo que una amiga, podrás compartir con ella tus temores, dudas y ansiedades con el objetivo de fortalecer tu seguridad.

4.- Un estilo de vida similar

Muchas futuras madres están motivadas en la fase reproductiva cuando su amiga repentinamente cambia el estilo de vida.

Cuando tienes una amiga embarazada y también decides tener un hijo, puedes compartir con ella muchas actividades que involucran y fortalecen el vínculo, además de poder mantener un estilo de vida similar.

En resumen, tener un hijo es una gran incertidumbre, en términos sociales y económicos. Por eso hacerlo junto a un amiga transforma lo desconocido en una experiencia compartida.

Como has podido observar, la maternidad es contagiosa. Así que si tienes una amiga embarazada y tú aún no lo estás, ¡es posible que seas la siguiente!