La detección precoz de la sordera en el recién nacido

Cuando un bebé nace es sometido a varias pruebas, una de ellas le mide la capacidad auditiva. Esta prueba debe hacerse antes de que el bebé sea dado de alta de la maternidad o a más tardar durante el primer mes de nacido.

Poder oír es fundamental para desarrollar el lenguaje, ya que al principio este se basa en la imitación de sonidos hasta llegar a una estructura que llamamos comunicación.

Sin duda, un niño que no oye bien, tendrá dificultades para hablar y comunicarse, lo que afectará a su desarrollo emocional, social y escolar, asegura un artículo redactado por la Asociación Española de Pediatría (AEP).

La sordera infantil puede superarse

Justamente, según datos de la AEP, en España nacen unos 1.200 niños con hipoacusia todos los años y unas 1.500 familias resultan afectadas por alguna capacidad auditiva en alguno de sus hijos.

Además, explica el texto revisado por pediatras que el 80% de las sorderas infantiles están presentes en el momento del nacimiento y el 95 % de los niños sordos nacen en familias normooyentes, según los datos del Instituto Nacional de Estadística y de la Comisión para la detección precoz de la hipoacusia en recién nacidos (CODEPEH) del año 2000.

No obstante, con los programas de detección precoz se puede diagnosticar muy pronto la sordera. Esto permite iniciar el tratamiento y la estimulación en edades tempranas, lo que facilita que el niño acceda al lenguaje oral y desarrolle sus capacidades de comunicación de forma adecuada.

sordera

Es importante estar alertas ante las pruebas

Artículos especializados en pediatría señalan que hay un periodo crítico que va desde el nacimiento hasta el cuarto año de vida, en el cual el proceso de adquisición del lenguaje, se produce de una forma óptima.

Por eso es tan importante realizar el cribado auditivo universal en el recién nacido, la edad media al diagnóstico se sitúa en los 2 meses de vida.

También es vital que sepas que la prueba que se hace en la maternidad no permite hacer un diagnóstico definitivo. Y que solo una pequeña parte de los niños que no pasan el cribado inicial tienen realmente una sordera.

Cómo detectar de manera adecuada la sordera

Si los resultados del cribado no salieron normales, lo mejor es ir a un especialista en audición que valorará al niño con otras pruebas como: las otoemisiones acústicas y los potenciales evocados auditivos. Ambas son sencillas de hacer y no provocan ninguna molestia.

La prueba de las otoemisiones consiste en instalar en el conducto auditivo una pequeña sonda que emite unos sonidos y recoge la respuesta que se produce en una zona del oído llamada cóclea.

Para realizar la prueba de los potenciales auditivos se colocan unos cascos que emiten sonidos y se recogen las señales que llegan al cerebro mediante unos sensores colocados en el cuero cabelludo.

“El mejor legado de un padre a sus hijos es un poco de su tiempo cada día”.

-Leon Battista Alberti, arquitecto-

Algunos factores de riesgo

sordera

Algunos niños son más propensos a sufrir problemas auditivos. Esto se debe a que tienen antecedentes hereditarios u otros problemas de salud que han afectado su audición, también podría deberse a infecciones o medicaciones durante el embarazo.

Hay otras causas que pueden provocar sordera como que el niño haya nacido con muy bajo peso, prematuro o que haya enfrentado problemas en el parto.

Si usted cree que su hijo tiene problemas de audición, lo mejor es que acuda a un especialista en otorrinolaringología. Además, de ello es imprescindible que vigile la audición de su hijo durante toda la infancia.

Y que el pediatra valore cualquier pérdida de la audición sea leve o temporal durante toda la infancia, para identificar y tratar su causa, lo cual ayudará al niño a evitar complicaciones durante su crecimiento.

Los pediatras también explican que la mayoría de los niños al nacer oyen sin dificultad, pero a veces durante el crecimiento puede presentar pérdidas auditivas, que los padres normalmente identifican cuando ven la falta de respuesta a algunos sonidos o por el retraso que muestran al aprender a hablar.

Es fundamental que sepas que la mayoría de los problemas auditivos tienen solución satisfactoria, sobre todo si se los trata de manera precoz, lo que evita problemas en el desarrollo del lenguaje y mejora la calidad de vida del niño y de la familia en general.

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar