La conciencia fonológica en los niños

Este artículo fue redactado y avalado por la filóloga Elena Castro
· 31 mayo, 2019
La conciencia fonológica es la base de cualquier tipo de comunicación oral. Aprende más sobre ella en este artículo.

¿Te has planteado alguna vez por qué hablamos de una determinada forma? ¿O cómo los niños empiezan a decir sonidos que poco a poco se convierten en palabras? De esto trata la conciencia fonológica, que desarrollamos siendo niños sin apenas darnos cuenta.

¿Cómo es la conciencia fonológica en los niños?

Concepto

La conciencia fonológica es la base de cualquier tipo de comunicación oral. Sin los sonidos no podríamos verbalizar palabras, y mucho menos ideas.

A pesar de que empezamos a desarrollar esta parte del lenguaje cuando somos bebés, cambia y madura a lo largo de toda nuestra vida. Algunos ejemplos de ello pueden ser el perfeccionamiento de la dicción y el aprendizaje de nuevas lenguas con sus correspondientes sonidos.

La fonología en la infancia

Pero empecemos por el principio: ¿cómo le hablas a un bebé? Seguro que no utilizas el mismo tono ni la misma complejidad que cuando hablas con otra persona. Este fenómeno se llama baby talk y gracias a él aprendemos los sonidos de nuestra lengua y las palabras que lo componen de forma intuitiva.La conciencia fonológica en los niños.

La imitación y repetición son esenciales en esta etapa. La pronunciación es un proceso complejo que pone en marcha muchas partes de la garganta y de la boca, por lo que no es fácil de dominar. Por ejemplo, cuando le dices «ajo» a un bebé, intenta imitarte una y otra vez hasta que descubre cuál es la posición correcta para pronunciar la j. Es más, cuando aprenden un nuevo sonido, ellos mismos lo repiten varias veces.

Efectos de la conciencia fonológica en los niños

La conciencia fonológica se define como la habilidad que permite acceder a la estructura de la lengua oral y ser consciente de los segmentos fonológicos de las palabras, necesaria para el aprendizaje de la lengua escrita. Por eso, es de vital importancia aprender a hablar correctamente durante la niñez.

En los colegios, los niños empiezan con ejercicios orales y luego les enseñan la correspondencia entre los sonidos y su grafía, las letras. Recuerda que la escritura en espejo es normal en edades tempranas. Según crecen, también aumenta la complejidad, ya que aprenden a escribir las palabras y frases que dicen.

Poco a poco, aprenden que no todo lo que se dice y escribe tiene por qué estar bien, sino que hay normas por las que se rige nuestra lengua. Es en este punto donde hay veces que profesores y padres se dan cuenta de que, a lo mejor, los niños tienen cierto grado de dislexia, pero hoy en día no es ningún impedimento.

Potenciar la conciencia fonológica en los niños

Imitar y repetir

Como hemos dicho, es el método más utilizado con los bebés y los niños, ¿pero quién dice que no sea útil también para adolescentes y adultos? Es cierto que, según crecemos, tardamos más en adaptarnos a nuevas reglas fonológicas, pero no es, ni mucho menos, imposible.

Podemos perfeccionar nuestra pronunciación en nuestro idioma o en otros a cualquier edad, lo único que necesitas es un buen ejemplo a seguir. Prueba a repetir palabras con sonidos similares, como en los trabalenguas, o a imitar el acento y la pronunciación de otra persona. Cuanto más ejerciten esta capacidad los niños, más sencillo les resultará adaptarse.La conciencia fonológica en los niños.

Leer

Podemos potenciar las capacidades fonológicas mediante dos formas de lectura: leer en voz alta o escuchar la lectura e imitarla después. Además, si se trata de una lectura con múltiples personajes, también se puede hacer una lectura conjunta.

Cualquier tipo de lectura es beneficiosa. Inculcar este hábito a los niños no solo les beneficiará a la hora de escribir o hablar, sino que ampliarán su vocabulario, creatividad e imaginación. Por otra parte, también aprenden a hablar en público.

Expertos en dicción

Hay veces en las que a los niños les cuesta pronunciar algunos sonidos específicos. En estos casos, un logopeda es la mejor opción para corregir y ejercitar la pronunciación de forma apropiada.

Además, tanto un logopeda como algunos profesores te podrán asesorar sobre algunos ejercicios para ayudar a tu hijo también en casa. Nadie es perfecto, pero todos tenemos la capacidad de mejorar.