La anemia en niños

Corina González 3 junio, 2018
Es durante la infancia cuando los requerimientos de hierro se vuelven esenciales para un óptimo crecimiento. Un valor bajo de hemoglobina puede desencadenar enfermedades como la anemia.

La anemia en niños se presenta cuando existe una disminución en el conteo de glóbulos rojos en la sangre. Los glóbulos rojos son los encargados de trasladar el oxígeno a todos los órganos del cuerpo a través de la hemoglobina. Esta a su vez transporta oxígeno a los tejidos contribuyendo a su correcto funcionamiento.

La anemia en niños es muy común entre los 6 meses y 3 años de edad, en especial si el bebé no recibió suplementos con hierro sugeridos por el pediatra.

El primer año de vida es crucial para el crecimiento de los niños. En este período, dicho proceso se incrementa gracias a las reservas de hierro. Si no le fueron suministradas buenas dosis de hierro a los pequeños, se corre un alto riesgo de que la anemia en niños haga acto de presencia.

Estar atentos a síntomas como: palidez en la piel, excesivo cansancio, poco apetito, debilidad muscular y somnolencia es clave para determinar el problema a tiempo. Estos indicios pueden indicar la presencia de esta patología y los padres deben actuar de manera expedita.  

La anemia en niños.

Diagnóstico

El doctor solicitará un análisis de sangre en el cual se refleje conteo de hemoglobina, hierro, hematocrito, ferrita, entre otros. Con los resultados se evalúan los valores, se determina si el niño esta deficiente de hierro y se verifican las reservas del mismo que este posee.

Principales causas de la anemia en niños

  • Tener déficit de vitamina B12.
  • Dificultad para absorber el hierro o mala alimentación.
  • Algunas enfermedades gastrointestinales o infecciones en el organismo.
  • Estar expuesto al plomo que emiten las fábricas de tintes, baterías y talleres.
  • Recibir tratamientos muy largos de antibióticos. Estos se deben ingerir con disciplina. Cumplir a cabalidad con horarios y dosis.
  • Consumir leche completa de vaca o de otros animales durante el primer año de edad. Esto afecta el estómago de los pequeños pudiendo dificultar la absorción de minerales.
  • Niños prematuros. Ya que estuvieron poco tiempo en el útero no lograron obtener la cantidad de reservas necesarias de hierro.

Durante las etapas de crecimiento acelerado entre uno y cinco y de diez a trece años, todos los pequeños presentan anemia leve. En esas etapas en especial es cuando se les debe suministrar suplementos de hierro para evitar esta dolencia.

Consecuencias de la anemia en niños

La anemia en niños afecta el rendimiento en el colegio, el desarrollo cognitivo, el crecimiento, la capacidad de pensar, entre otros. En pocas palabras, evita el desarrollo y desenvolvimiento esperado del pequeño en el rango de edad donde se encuentre.

Lo más importante a corregir es la carencia de hierro, ya que se esta compromete el desarrollo intelectual de los niños en el presente y futuro. Si se evidencia esta deficiencia a temprana edad y no es corregida a tiempo, puede acarrear un retraso madurativo importante.

La anemia en niños.

Prevención de la anemia en niños

La dieta de los niños debe ser completa desde temprana edad. Una alimentación sana y equilibrada que incluya carne, pescado, verduras, frutas, cereales y lácteos proveerá la nutrición y energía necesarias para su desarrollo. De igual forma se recomienda:

  • Impulsar la lactancia materna, no administrar leche comercial durante el primer año.
  • Suministrar suplementos de hierro indicados por un especialista.
  • Al cumplir el sexto mes de vida incluir alimentación complementaria en la dieta del bebé.
  • Las madres deben ser disciplinadas con un buen control médico durante el embarazo y luego con su pequeño así esté saludable.
  • Tener en cuenta que la absorción del hierro en el bebé es más efectiva cuando es ingerido con ácido ascórbico o ácido cítrico.

El tratamiento más apropiado

Al notar algún síntoma que intuya la presencia de la anemia en niños es necesario acudir al pediatra. Este indicara la medicación y pautas a seguir de acuerdo con la gravedad del caso. Es importante contar con la ayuda médica y no pretender solucionar la cuestión con remedios caseros.

El éxito y la duración del tratamiento dependerá del progreso que tenga el niño. Una vez se cumpla con la dieta y se sigan las indicaciones con suplementos o medicamentos indicados se obtendrán resultados. Este régimen tiene un tiempo de aproximado tres meses de duración, siempre observando si han mejorado los valores de la hemoglobina.

Hay que tener en cuenta que existen anemias severas que pueden estar influenciadas por otras enfermedades como asma u otros problemas respiratorios. En estos casos, el tratamiento indicado requiere en algunos casos transfusiones sanguíneas.

Te puede gustar