Intensamente, un film para educar la inteligencia emocional - Eres Mamá

Intensamente, un film para educar la inteligencia emocional

Seguramente te resulta complicado educar la inteligencia emocional de tu hijo, pero ciertamente te parece fundamental para que crezca feliz y sano. No te preocupes, pues hay un sinfín de libros y películas capaces de ayudarte en esta importante pero difícil tarea.

En esta ocasión, hablaremos de un film realmente útil para educar la inteligencia emocional de tu pequeño y comprender los mecanismos internos que habitan en cada ser. Por eso, en este artículo haremos foco en “Intensamente”, algo más que una producción animada de Disney Pixar.

Esta pieza audiovisual ha llamado poderosamente la atención de grandes y chicos, así como es encarecidamente recomendada por psicólogos dado que plantea la importancia de nuestras emociones para una salud mental óptima, además de conformar nuestra personalidad y capacidad de socialización.

Asimismo, la película resalta la necesidad de, ante situaciones difíciles y traumáticas propias de esta vida multicolor y no meramente rosa, darnos el tiempo de procesar lo que nos toca atravesar y simplemente sentir, tanto lo bueno como lo malo, evitando crear incongruencias entre el interior y el exterior.

4bc5c21520aeb8891d15ba6d988611af

¿De qué se trata Intensamente?

La película Intensamente destaca de las demás producciones de Disney Pixar por recrear el rol de las emociones en nuestras acciones cotidianas. La historia se centra en Riley, una niña de 11 años, edad en la que, según varios estudios, las emociones positivas decaen en frecuencia e intensidad.

Esta pequeña debe mudarse de ciudad debido al trabajo de su padre, lo cual implica dejar su hogar, amigos, actividades, lugares conocidos y partir munida de simples recuerdos. Mas la verdadera historia tiene lugar al interior de Riley y las protagonistas son sus emociones.

Así, Alegría, Furia, Desagrado, Temor e Ira, emociones básicas de todo ser humano, comienzan a trabajar ansiosas a fin de guiar a la chica en esta dura transición. No obstante, cada una de ellas cumplirá funciones muy específicas en el comportamiento de la pre-adolescente.

Educar la inteligencia emocional y más

Sin embargo, esta apuesta por educar la inteligencia emocional infantil demuestra que los seres humanos no solo están compuestos de emociones, sino también de pensamientos y de la memoria a corto y largo plazo, los sueños, el subconsciente, la fantasía, el pensamiento abstracto y la personalidad.

Esta película tiene el mérito de clarificarle a los más peques que las emociones se encargan de organizar el pensamiento racional. Pues son éstas las que guían su percepción del mundo, recuerdos e incluso todo juicio moral en torno al bien y el mal.

En definitiva, el mensaje de la película no sería otro que aprender a valorar positivamente a todas las emociones, sin importar qué carga tenga cada una. Lo ideal es entonces respetar y valorar las emociones por igual para mantener una personalidad equilibrada.

La importancia de todas las emociones

12bbefa45143aecd1e82809b12350deb

  • Alegría. Es la encargada de mantener positiva a la protagonista. Celebra sus éxitos, enciende su optimismo y alimenta su buen humor. Es esta también la responsable de que se repitan aquellas conductas que han sido buenas y/o placenteras.
  • Desagrado. Es quien se encarga de proteger a Riley ante cualquier factor interno o externo que nos sienta o haga mal. Entonces, será quien chequee que la niña no huela mal, no coma ni beba algo en mal estado, no transitar por sitios sucios o malolientes o que vista bien.
  • Temor. Tiene como función la sencilla y compleja supervivencia, decidiendo cuál es el fino límite entre el peligro y lo seguro. Es simple, sin miedo, no sobrevivimos. Entonces, el miedo -especialmente en niños- es capaz de actuar tanto ante peligros reales como imaginarios.
  • Furia. Es la responsable de defender a nuestros seres queridos y, por supuesto, a nosotros mismos. Por ello, la ira irrumpirá cuando se vulneren límites o cuando se irrite en demasía a la pequeña. Además, esta emoción actúa ante las injusticias en tanto defensor de la integridad y la coherencia.
  • Tristeza. Si bien es una emoción marginada por los demás, dado que consideran que no es útil puesto que solo estorba, es una de las más importantes, un pilar fundamental en el crecimiento personal ya que se encarga del recogimiento y de tomarnos un tiempo para nosotros mismos a fin de pensar y meditar en los cambios necesarios para cerrar etapas. Es decir, necesitamos de la tristeza para juntar nuestras partes que estaban rotas tras estar hechos trizas para finalmente reintegrarnos como personas.

Una lección sobre la tristeza

56cd33bf6ba0c62d659fbd58b1f963ed

Sin lugar a dudas, Intensamente deja a los niños una moraleja enriquecedora y capaz de educar su inteligencia emocional. Así, la enseñanza de esta película sugiere que no es conveniente esconder ni huir de ninguna emoción.

Que el niño no disimule la furia, no espante su miedo, no inhiba su alegría y, menos aún, ahogue su tristeza. Lo mejor es que viva, experimente y manifieste cada una de ellas, pues toda emoción necesita su espacio. Por eso, lo mejor es que el chico no reprima el llanto, la risa, el enojo o el cariño.

Por lo general, tenemos estigmatizado tanto al enojo como a la tristeza, creyendo erróneamente que estar tristes es malo o que el llanto es señal de debilidad.

Lo primero que hacemos es forzar la alegría o el olvido para solucionar el pesar del niño, impidiendo que disfrute y construya sobre su tristeza.

Sí, los niños deben sacar provecho de la tristeza, esa emoción tan útil y válida como cualquier otra. Por ello, permite que el niño dé lugar a su dolor para reflexionar, construir y, por qué no, compartirla.

Que el nene no evada ese malestar, será mejor que lo escuche y atienda para soltar sentimientos negativos y liberar cargas.