¿Son recomendables las infusiones para bebés?

En el pasado era frecuente administrarles manzanilla a los bebés para evitar los cólicos. Sin embargo, el consejo de los expertos ha cambiado. Te contamos cuál es el más actual.
¿Son recomendables las infusiones para bebés?
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 25 noviembre, 2022

Las infusiones no se deben introducir en la dieta de los bebés, ya que pueden resultar perjudiciales para ellos. Estas cuentan con propiedades sobre el sistema digestivo, pero pueden contener sustancias tóxicas para un organismo en desarrollo. Por este motivo, lo mejor es evitarlas.

Aunque durante la edad adulta las infusiones pueden ser complementos adecuados para la dieta, en las primeras etapas de la vida será mejor ofrecer agua o leche materna como líquidos principales. Estos sirven para asegurar el estado de hidratación y para aportar los nutrientes que el bebé necesita.

¿Para qué sirven las infusiones?

El principal objetivo de la inclusión de infusiones en la dieta tiene que ver con el alivio de los dolores abdominales o de estómago. También, pueden generar un efecto de relajación, lo que permite dormir un mayor número de horas seguidas que, a medio plazo, beneficia a la salud.

Ofrecer lactancia materna

Lo cierto es que los menores de 6 meses han de alimentarse solamente por medio de la lactancia materna. Esta cuenta con todos los nutrientes que el organismo necesita en los primeros momentos de la vida. Asimismo, contribuirá a reducir la incidencia de las patologías autoinmunes a medio plazo.

Aunque hasta hace unos pocos años era habitual ofrecerles manzanilla a los bebés, en la actualidad se recomienda no incluir infusiones en su dieta, ya que podrían generar efectos negativos en su salud.

Riesgos de brindar infusiones al bebé

En el caso de introducir infusiones en la dieta del bebé, es posible que este consuma una menor cantidad de leche materna, lo que pone en riesgo el estado nutricional del mismo. Incluso, podrían experimentar una intoxicación si se le ofrecen cantidades superiores de lo que el cuerpo a esa edad es capaz de soportar.

A todo esto hay que sumarle el hecho de que las infusiones pueden contener taninos, un antinutriente que bloquea la absorción de hierro a nivel intestinal. Así lo evidencia una investigación publicada en la revista Current Developments in Nutrition.

Otras infusiones, como el té, cuentan con teína, un análogo de la cafeína que ha demostrado generar efectos negativos sobre la salud del bebé. Por este motivo, es fundamental restringir este alcaloide de la dieta de los niños.

¿A qué edad se pueden incluir las infusiones en la dieta de los niños?

Lo óptimo es evitar que los bebés consuman infusiones. Estas no se deben incluir en la dieta hasta que el niño cumpla los 3 años. En los primeros momentos, solo han de ofrecerse de forma ocasional, ya que hablamos de una bebida que no cuenta con aporte nutricional. No debe en ningún caso sustituir a una comida.

Ahora bien, a la hora de ofrecer infusiones a niños es determinante asegurar que estas carecen de teína o de compuestos análogos en su interior. De lo contrario, se podría perjudicar el correcto desarrollo del sistema nervioso y cognitivo. Además, se altera la capacidad de dormir cuando se administra dicha sustancia, ya que afecta al reloj biológico del organismo.

En el caso de incluir las infusiones en la dieta del niño, hay que evitar también añadirles azúcar. Un exceso de carbohidratos simples en la alimentación puede condicionar el desarrollo de patologías con carácter metabólico, como la diabetes de tipo 2. A partir de aquí, se incrementa la incidencia de la obesidad, un problema que acarrea otras patologías de forma complementaria.

Las infusiones no se deben ofrecer a los bebés hasta que cumplan los 3 años de edad. Incluso, se pueden brindar en forma ocasional, ya que no cuentan con aporte nutricional.

No introduzcas infusiones en la dieta de los bebés

Como has visto, no es recomendable la inclusión de las infusiones en la dieta de los bebés. Estas podrían contener sustancias que resultasen tóxicas para un organismo que se encuentra todavía en desarrollo, por lo que es importante evitar cualquier exposición a las mismas. Lo mejor durante este período es asegurar el planteamiento de una dieta variada y equilibrada.

Aunque en épocas anteriores se ofrecía con frecuencia manzanilla o anís estrellado a los niños y a los bebés, los expertos aconsejan no llevar a cabo dicha práctica en la actualidad. En el caso de que el infante experimente dolores de barriga de forma frecuente, será preciso realizar una intervención dietética o acudir a la consulta de un especialista.

Por último, cuando el niño supere los 3 años de edad y pueda comenzar a tomar estas bebidas, será determinante evitar añadirles azúcar. De lo contrario, se podría generar un estrés pancreático que pusiese en riesgo el buen funcionamiento del metabolismo.

Te podría interesar...
Peso y estatura del bebé: qué debes saber
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Peso y estatura del bebé: qué debes saber

Las tablas de percentil orientan al pediatra acerca del crecimiento del bebé, basados en indicadores como el peso y la estatura.



  • Delimont, N. M., Haub, M. D., & Lindshield, B. L. (2017). The Impact of Tannin Consumption on Iron Bioavailability and Status: A Narrative Review. Current developments in nutrition1(2), 1–12. https://doi.org/10.3945/cdn.116.000042
  • Wikoff, D., Welsh, B. T., Henderson, R., Brorby, G. P., Britt, J., Myers, E., Goldberger, J., Lieberman, H. R., O'Brien, C., Peck, J., Tenenbein, M., Weaver, C., Harvey, S., Urban, J., & Doepker, C. (2017). Systematic review of the potential adverse effects of caffeine consumption in healthy adults, pregnant women, adolescents, and children. Food and chemical toxicology : an international journal published for the British Industrial Biological Research Association109(Pt 1), 585–648. https://doi.org/10.1016/j.fct.2017.04.002