Inflamación de encías en niños: síntomas, causas y tratamiento

La inflamación de las encías en los niños es una afección molesta que indica que algo no está bien en la boca. ¿Te interesa conocer más?
Inflamación de encías en niños: síntomas, causas y tratamiento
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 30 junio, 2022

Muchas personas relacionan la inflamación de encías con una patología propia de los adultos, pero lo cierto es que también puede afectar a los niños. Sigue leyendo y entérate cuáles son los síntomas de esta problemática de las encías, por qué aparece durante la infancia, cómo se trata y qué puedes hacer para evitarla.

Síntomas de la inflamación de encías en niños

El aspecto normal de las encías es de color rosado, sin hinchazón y con los bordes que rodean a los dientes bien definidos. Estar atento y prestar atención al grosor y al color del tejido gingival de tu pequeño te permitirá reconocer si algo no marcha bien.

La inflamación de las encías (o gingivitis) en los niños se caracteriza por presentar algunos síntomas particulares. A continuación, te mencionaremos los más relevantes:

  • Enrojecimiento: las encías se observan de color rojo intenso y brillante.
  • Edema: la inflamación de las encías de los niños provoca el aumento del tamaño del tejido, el cual luce hinchado y los bordes que rodean a los dientes pierden su forma.
  • Sangrado: el tejido gingival sangra durante el cepillado dental y en los casos más avanzados, ocurre al menor roce o durante la alimentación.
  • Mal aliento: el acúmulo de placa bacteriana en la boca ocasiona mal olor.
  • Sensibilidad: los niños pueden quejarse de sensibilidad al consumir algunos alimentos muy fríos o muy calientes. También, durante el cepillado de los dientes.
  • Sensación de diente flojo: el pequeño puede sentir que los dientes están separados o que las encías se mueven.
  • Abscesos: en las etapas más avanzadas, la gingivitis puede complicarse con infecciones que provocan abscesos. Se trata de colecciones de pus en el espesor del tejido gingival.
La gingivitis en los niños no es tan común como en adultos, pero es necesario prevenirla con buenos hábitos de higiene oral.
La inflamación de las encías predispone a los sangrados ante estímulos menores, como el cepillado de dientes, la alimentación o el tacto.

Causas de la inflamación de las encías en niños

El origen principal de la inflamación de las encías en los niños radica en una higiene bucodental deficiente. Al no eliminarse bien el acúmulo de bacterias y los restos de alimentos con el cepillado y con el hilo dental, se forma una película pegajosa sobre las superficies dentarias: la placa bacteriana.

Los minerales de la boca pueden calcificar esta película y transformarla en sarro. Este acúmulo permanente de placa bacteriana y tártaro sobre el tejido gingival ocasiona la irritación y la consecuente inflamación de las encías de los niños.

Existen situaciones en la boca de los pequeños que pueden dificultar la higiene dental y predisponer a la aparición de gingivitis. Por ejemplo, las cavidades de caries sin tratar y los dientes apiñados favorecen a la retención de bacterias y de placa.

La inflamación de las encías en los niños también puede estar asociada al período de recambio dental. Muchas veces, cuando el diente de leche está flojo, la sensibilidad provoca un descuido en la higiene de la zona. Con esto aparece el enrojecimiento, el sangrado, la inflamación y otras molestias en la encía.

Aparte de las mencionadas, existen otras causas menos frecuentes que pueden generar inflamación en las encías de los niños:

  • Infecciones: algunas infecciones orales, como la gingivoestomatitis herpética o la candidiasis, pueden ocasionar la inflamación de las encías en los niños. Están asociadas a otros síntomas que completan los cuadros.
  • Uso de fármacos: el uso de algunos medicamentos puede provocar el aumento de volumen y el cambio de forma del tejido gingival. Por ejemplo, los medicamentos anticonvulsivantes, como la fenitoína.
  • Cambios hormonales: los cambios hormonales propios de la pubertad pueden producir inflamación gingival. Muchas veces, además, hay un descuido en los hábitos de higiene, lo que agrava la situación.

Tratamiento de la inflamación de las encías en los niños

El tratamiento de la inflamación de las encías en los niños es sencillo y cómodo. Pues consiste en mejorar la higiene dental para eliminar y controlar la placa bacteriana que ocasiona el problema. Esto puede lograrse de dos maneras: en el propio hogar y en el consultorio odontológico.

Cuidado dental domiciliario

Para tratar la inflamación de las encías en los niños es necesario que los adultos se hagan cargo del problema. Al detectar síntomas de gingivitis, es preciso comenzar con una rigurosa y adecuada higiene dental para contribuir en la resolución del trastorno.

Será oportuno que los padres se encarguen de la higiene dental de sus niños y corroborar que se cepillen bien todas las caras y superficies de todos los dientes.

Además, se debe hacer hincapié en higienizar la zona de unión de los dientes y la encía. Se han de realizar movimientos suaves pero concisos, con dirección de la encía hacia la corona dental.

El cepillado debe durar al menos dos minutos y debe realizarse después de cada comida. Utilizar pasta dental con flúor en dosis adecuadas para la edad del pequeño ayuda a controlar la placa bacteriana.

El uso de hilo dental también es importante. Pues permite la limpieza de la zona interdentaria, donde el cepillo no logra acceder.

odontopediatra
Pedir una cita con el odontopediatra para buscar ayuda profesional es otro paso fundamental. Aunque la limpieza en el hogar ayudará a mejorar la sintomatología, será necesario que el dentista evalúe el caso y complete el tratamiento.

Tratamiento profesional

Al detectar cualquiera de los síntomas que hagan sospechar que algo no anda bien con las encías de tu pequeño, lo primero que debes hacer es buscar ayuda profesional. Acudir al odontopediatra permitirá diagnosticar el problema, identificar la causa y buscar una solución oportuna.

Los controles odontológicos regulares también son clave. Pues a veces, puede parecer que todo marcha bien en la boca de los niños, pero algunas patologías solo son visibles ante los ojos experimentados del dentista. Acudir al odontopediatra cada seis meses es lo más recomendable.

Para tratar la inflamación de las encías en los niños, el dentista realiza una limpieza dental profesional. Se trata de un tratamiento sencillo e indoloro a través del cual se eliminan los depósitos de placa bacteriana y sarro.

El profesional, además, utiliza reveladores de placa para ayudar al pequeño y a sus padres a identificar la placa bacteriana y los sitios donde se acumula. Con esto, los pacientes podrán visualizar el problema y saber en qué lugares será fundamental poner más atención.

La enseñanza y la práctica de una correcta higiene dental es parte del asesoramiento que el profesional brinda a los adultos para que puedan cuidar la salud bucal de sus pequeños. Elegir el cepillo y la pasta adecuada, qué movimientos hacer y cómo usar el hilo dental son algunos de los aspectos que el dentista aclarará.

Pues extremar las medidas de higiene dental en el hogar es parte del tratamiento. También puede que recomiende el uso de algún colutorio durante un tiempo para controlar la proliferación bacteriana.

La inflamación de encías en los niños se puede prevenir

Con una adecuada rutina de higiene bucodental, la inflamación de las encías en los niños se puede evitar. Ocuparte de la limpieza de dientes de tu hijo desde edades tempranas, ofrecerle una dieta saludable y llevarlo al odontopediatra dos veces al año es crucial para mantener su boca sana.

Enseñar a los niños sobre la importancia de cuidar su boca es un paso esencial para prevenir la gingivitis y otras enfermedades orales. Inculcar hábitos saludables a los pequeños desde edades tempranas es la mejor manera de cuidar su salud.

Te podría interesar...
6 mitos sobre el cepillado de dientes
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
6 mitos sobre el cepillado de dientes

Te contamos 6 mitos sobre el cepillado de dientes que pueden poner en riesgo la salud oral de tus niños. Sigue leyendo para evitarlos.



  • Sánchez-Pérez, L., Sáenz-Martínez, L., Alfaro Moctezuma, P., & Osorno Escareño, C. (2013). Comportamiento del apiñamiento, gingivitis, higiene oral, caries, flujo salival y bacterias en escolares de 8 y 10 años. Revista ADM70(2).
  • Arela, C. B., Valdivia, S. M., & Alagón, S. C. (2019). Respiración bucal en el altiplano puneño y su relación con la salud gingival en niños de 6 a 12 años. REVISTA DE CIENCIAS NATURALES1(2), 76-85.
  • Martín, M. E., & de Lértora, M. S. D. (2011). Prevalencia de enfermedad gingival en niños con denticion primaria. Revista de la Facultad de Odontología4(1), 19-28.
  • Castro-Rodríguez, Y. (2018). Enfermedad periodontal en niños y adolescentes. A propósito de un caso clínico. Revista clínica de periodoncia, implantología y rehabilitación oral11(1), 36-38.
  • Núñez Picado, B., & Ulate Jiménez, J. (2020). Eficacia en la remoción del biofilme dental con diferentes aditamentos durante la profilaxis dental en pacientes pediátricos. Odontología Vital, (32), 71-78.
  • Herrera Sornoza, R. J. (2021). INFLUENCIA DE LOS CUIDADORES DE LA SALUD BUCAL DE NIÑOS Y NIÑAS ESCOLARES.
  • Martínez, F. G., Acosta, M. D. C. G., Meden, L. K., Nakayama, H. D., & Mendieta, H. N. (2019). Control de la biopelícula dental en niños mediante una estrategia de motivación basada en el uso domiciliario de sustancia reveladora. Revista científica ciencias de la salud-ISSN: 2664-28911(1), 39-45.