Logo image
Logo image

6 ejercicios que puedes hacer con los niños en casa

7 minutos
Al integrar estos ejercicios en la vida cotidiana, no solo se mejora la salud física y mental de la familia, sino que también se fortalecen los lazos afectivos a través de experiencias compartidas.
6 ejercicios que puedes hacer con los niños en casa
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto

Escrito por Laura Zamora
Última actualización: 14 junio, 2024

Mantenerse activo es crucial tanto para ti como para tus hijos. Sus beneficios van más allá del bienestar físico, extendiéndose a la salud mental, la reducción del estrés y el fortalecimiento de los lazos familiares. Además, es una oportunidad maravillosa para mejorar la comunicación y fomentar el sentido de equipo.

Por eso, en este artículo queremos mostrarte algunos ejercicios aptos para todas las edades que puedes hacer con los niños en casa. Desde circuitos de obstáculos y sesiones de yoga hasta rutinas de baile y juegos, cada uno le ayudará a los más pequeños a promover la fuerza y el equilibrio. ¡Sigue leyendo y prepárate para transformar tu hogar en un espacio de diversión y unión!

Beneficios de la actividad física en los niños

La actividad física es mucho más que solo juego para los niños, es una parte importante de su desarrollo integral. A través del ejercicio regular, los pequeños no solo mantienen su cuerpo sano, sino que también cultivan habilidades y hábitos que los beneficiarán en todos los aspectos de su vida. A continuación, detallamos algunos.

Mejora en la salud física y mental

  • Incrementa los niveles de energía y resistencia.
  • Fortalece músculos y huesos, y mejora la capacidad cardiovascular.
  • Reduce el estrés y la ansiedad, mejorando el estado de ánimo y la calidad del sueño.

Desarrollo de habilidades motoras y sociales

  • Enseña a manejar emociones como la frustración y la alegría, reforzando la resiliencia emocional.
  • Fomenta habilidades sociales como la cooperación y el respeto, en especial en actividades de equipo.
  • Aumenta la coordinación, el equilibrio y la agilidad, a través de ejercicios que implican correr, saltar y lanzar.

Impacto positivo en el rendimiento académico

El ejercicio no solo equipa a los niños con las herramientas necesarias para un desarrollo saludable, sino que también les proporciona una base sólida para su futuro.

¿Qué actividad física puedo hacer con niños en casa?

Cuando pensamos en hacer ejercicios con niños en casa, puede ser un desafío imaginar cómo convertir espacios pequeños en áreas de juego y actividad física. Sin embargo, hay muchas opciones que se pueden adaptar al entorno del hogar, para asegurar así que tus hijos se mantengan en movimiento y disfruten de un tiempo de calidad en familia.

1. Zumba para niños

Bailar permite a los niños expresarse de manera creativa y emocional. Por eso, la Zumba es una forma excelente de ejercitarse mientras se divierten en el hogar. Se trata de una actividad física que combina elementos de baile y fitness, al ritmo de música latina, como salsa, merengue y reguetón, aunque también incluye otros géneros musicales globales.

Para adaptar Zumba a los niños, las coreografías se simplifican y se enfocan más en el aspecto lúdico y divertido. Las sesiones de baile para niños están diseñadas para ser más cortas y con ritmos que captan su atención, haciéndolas ideales para mantener su interés y energía de principio a fin.

Consejos para incorporar la Zumba en la rutina de ejercicio de los niños

  • Asegurar un área amplia y segura en casa, moviendo muebles si es necesario.
  • Integrar Zumba en la rutina diaria, idealmente después de los deberes o antes de la cena.
  • Participar en las sesiones de Zumba en familia para fortalecer vínculos y divertirse juntos.
  • Utilizar clases de Zumba para niños disponibles gratuitamente en internet para mantener el interés.

2. Yoga familiar

El yoga es una práctica beneficiosa tanto para niños como para adultos. En los niños, mejora la flexibilidad y el equilibrio, fomenta la relajación y la concentración, y ayuda a gestionar el estrés desde temprana edad. Para los adultos, mejora la postura y la flexibilidad, y promueve una mejor calidad de sueño.

Una sesión de yoga familiar puede incluir posiciones simples y juegos diseñados para hacer juntos, fortaleciendo vínculos, mientras se desarrolla la espiritualidad en los niños.

Posiciones como el árbol (Vriksasana), que favorece el equilibrio y permite que los miembros de la familia se apoyen mutuamente; el guerrero, que desarrolla fuerza y estabilidad; y el perro boca abajo, ideal para estirar y fortalecer el cuerpo, son excelentes para empezar. Además, se pueden incorporar juegos, como el «Yoga Dice», donde se lanzan dados que muestran posturas para que todos en la familia intenten realizarlas juntas.

Aquí te dejamos una rutina de yoga para niños que puedes intentar ahora mismo.

3. Saltar la cuerda

Saltar la cuerda es una actividad excelente para mejorar la salud cardiovascular y la coordinación en niños y adultos. De acuerdo con una publicación de Journal of Sports and Science Medicine, Esta práctica permite mejorar la velocidad, la coordinación y el equilibrio y fortalecer la parte superior e inferior del cuerpo.

Para añadir diversión, se pueden organizar competencias amistosas en casa, como ver quién puede saltar más tiempo sin parar o quién realiza más saltos en un minuto. De esta manera, fomentarás un espíritu de sana competencia y harás las rutinas de ejercicio más entretenidas.

Enseñar a los niños a saltar la cuerda también ayuda a desarrollar su motricidad y confianza. Comienza con lo básico y, a medida que mejoran, introduce variaciones como saltos dobles o cruzados. Recuerda ajustar la longitud de la cuerda a su altura para facilitar el aprendizaje y reducir los tropiezos. Además, celebra sus logros. Eso les motivará a mejorar y disfrutarán más de la actividad.

4. Gimnasia en casa

La gimnasia en casa puede ser una excelente forma de mantener activos a los niños, ya que mejora su flexibilidad y fuerza muscular sin necesidad de equipo especial. Hay varios ejercicios básicos que se pueden realizar en cualquier espacio doméstico adecuado, por ejemplo:

  • Rodadas hacia adelante y hacia atrás: ayudan a los niños a desarrollar coordinación y conciencia corporal.
  • Parada de manos y puentes: fortalecen los brazos, la espalda y los músculos abdominales, además de mejorar el equilibrio.
  • Estiramientos como tocar los pies o hacer splits: aumentan la flexibilidad y son fundamentales para prevenir lesiones durante otras actividades físicas.

Estos ejercicios no solo son divertidos, sino que también ofrecen beneficios significativos para la salud de los niños. La flexibilidad mejorada ayuda en su desarrollo físico general y reduce el riesgo de lesiones. La fuerza muscular se incrementa, lo que es esencial para todas las formas de movimiento, desde correr hasta escalar.

5. Juegos de equilibrio y fuerza

Los juegos que involucran equilibrio y fuerza son excelentes para el desarrollo físico de los niños, y muchos de ellos pueden adaptarse a espacios reducidos. Aquí hay algunas ideas que garantizan mucha diversión.

  • El puente humano: los niños se turnan para ser el «puente» mientras los demás cruzan por encima de ellos. Esto no solo requiere equilibrio, sino también fuerza en el núcleo y los brazos.
  • El juego de la cuerda tensa: dos jugadores sostienen una cuerda entre ellos a la altura del pecho. Otro jugador intenta caminar sobre la cuerda sin caerse. Esto mejora el equilibrio y la concentración.
  • La estatua: los niños deben quedarse completamente quietos como estatuas durante un tiempo determinado. Esto desarrolla el equilibrio y la resistencia muscular.
  • El salto del río: coloque almohadas u otros objetos en el suelo para representar «piedras» en un río. Los niños deben saltar de una «piedra» a otra sin caer al agua (el suelo). Esto fortalece las piernas y mejora el equilibrio dinámico.

Incorporación de los ejercicios en la rutina diaria de los niños

Incorporar ejercicios en casa para niños en la rutina diaria es vital para promover un estilo de vida activo y saludable. Un buen punto de partida es crear un horario semanal que incluya actividades variadas y divertidas, tales como sesiones de yoga, zumba o saltar la cuerda, asegurando así la consistencia y evitando la monotonía.

Es fundamental que los adultos se conviertan en modelos a seguir en el ejercicio para sus hijos. Al observar a los padres participar y disfrutar de la actividad física, los niños aprenden a valorar y priorizar su propio bienestar físico.

Además, mantener la motivación tanto en niños como en adultos es crucial; establecer metas pequeñas y alcanzables, celebrar los logros y ofrecer recompensas saludables por objetivos cumplidos son estrategias efectivas para mantener el entusiasmo y el compromiso con los ejercicios en casa.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.