Hábitos que provocan infertilidad en los hombres

Yamila Papa · 10 septiembre, 2018
Existen ciertos hábitos que afectan la fertilidad de los hombres, aunque la mayoría de ellos no lo sabe. Algunos consideran que su pareja es la responsable de no quedar embarazada, cuando en realidad se trata simplemente de cambiar ciertas costumbres.

Cuando una pareja decide tener un hijo y pasados unos meses no se ha logrado el embarazo, es común que la mujer se crea ‘responsable’. Sin embargo, existen hábitos que provocan infertilidad en los hombres que merece la pena conocer y modificar. Conócelos en el siguiente artículo.

Principales hábitos que provocan infertilidad en los hombres

Ambos miembros de la pareja deberían analizar sus conductas y actividades cotidianas antes de intentar la concepción de una nueva vida. Es cierto que la mujer suele ser más ‘precavida’ en estos casos, ya que será ella quien albergue a su bebé durante nueve meses.

No obstante, en lo que se refiere a los hombres, quizá sea un poco más difícil que visite a un médico hasta que la situación sea demasiado conflictiva y hayan pasado meses sin ‘novedades’. No hace falta llegar a ese punto, ya que con conocer y cambiar los siguientes hábitos que provocan infertilidad en los hombres podría ser suficiente para lograr el embarazo:

1. Vida sedentaria

El sedentarismo no conoce de sexos, pero en el caso de los hombres, tiene consecuencias nefastas en la producción y la calidad de los espermatozoides. Estar todo el día sentado frente al ordenador en la oficina y no practicar deporte aumenta la temperatura testicular, lo que reduce la cantidad de esperma.

Dejar de fumar cuando hay niños en la casa es prácticamente una obligación de los padres.

2. Ejercicio excesivo

Como suele decirse, ‘los extremos no son buenos’ y otro de los hábitos que provocan infertilidad en los hombres es un entrenamiento demasiado fuerte, prolongado o frecuente. Aquellos que van todos los días al gimnasio, levantan demasiado peso y consumen sustancias para aumentar la masa muscular tienen muchas dificultades para concebir.

Esto se debe a que hacer demasiado ejercicio modifica el metabolismo y no permite un descanso correcto de los músculos y órganos. Por lo tanto, se aconseja entrenar tres veces por semana a un ritmo moderado. ¡Y dejar de lado los productos para culturistas!

3. Estrés

Los hombres que están estresados tienen más dificultades para lograr una erección y mantener una relación sexual ‘con todas las letras’. La eyaculación precoz y la mala calidad del esperma también se relaciona a este problema que, como todos sabemos, es tan común en la actualidad.

Además, debemos sumar la presión que es a nivel emocional y cultural el hecho de no poder tener un hijo; por supuesto, esta circunstancia también genera estrés. Una pareja ansiosa y nerviosa tiene menos posibilidades de concebir que una que se toma las cosas con calma y disfruta de cada momento.

“El sedentarismo no conoce de sexos; en el caso de los hombres, tiene consecuencias nefastas en la producción y la calidad de los espermatozoides”

4. Cigarrillo y alcohol

Dos de los hábitos que provocan infertilidad en los hombres más comunes y que, en muchos casos, se desconocen. El tabaco quita oxígeno a la sangre y eso se traduce en problemas para mantener una erección y también para producir espermatozoides de calidad.

A su vez, las bebidas alcohólicas tienen un efecto nocivo en la salud del hombre, ya que alteran los procesos metabólicos y reducen la producción de esperma. En el caso de conseguir el embarazo con un padre alcohólico, hay grandes riesgos de que el bebé padezca problemas psicológicos, de crecimiento y de comportamiento.

5. Alimentación

No hay que dejar de lado la dieta cuando se quiere comprender por qué no se logra un embarazo. La alimentación juega un papel muy importante en nuestro día a día; todo depende de qué comamos y cuán grandes sean las raciones que ingerimos.

La comida chatarra aumenta el colesterol infantil malo.

No se pueden indicar alimentos específicos que causen infertilidad masculina, pero sí se sabe que los azúcares, las grasas y las harinas refinadas son nocivas para la salud. Se recomienda, asimismo, evitar los refrescos y el café para mejorar la calidad de los espermatozoides.

Por otra parte, es importante tener en cuenta el peso corporal, ya que la obesidad se relaciona con la infertilidad; lo mismo sucede con aquellos hombres con menos peso de lo considerado normal para su edad y altura.

En última instancia, el consumo de ciertos fármacos puede alterar los procesos hormonales que se requieren para la producción de esperma de calidad. Si se está bajo tratamiento médico, quizá sea ese el motivo por el cual no se produce la concepción.