Guía básica para la mamá primeriza

Okairy · 20 marzo, 2016
Te compartimos todo lo que necesitas saber acerca de la maternidad en tu primera experiencia. ¡Apunta!

Si vas a ser mamá primeriza debes tener en consideración ciertos detalles. Estos pueden ayudarte a hacer, tanto de la gestación como del alumbramiento, una experiencia con la menor cantidad de dificultades posible. Después de todo todas las previsiones que podamos tomar sumarán beneficios a largo plazo.

Ser mamá primeriza no es tan difícil como parece. Sí, es cierto que implica muchos cambios y un gran esfuerzo por nuestra parte. No obstante no hay por qué predisponerse de más. Especialmente hoy en día, cuando existen tantas facilidades.

Ser mamá primeriza

Cuando una mujer sabe que va a ser madre primeriza es lógico que los nervios estén presentes. La incertidumbre asalta y juega malas pasadas con nuestra mente.

Pero debemos procurar mantenerla a raya y utilizarla como una herramienta para buscar informarnos mejor acerca de todo aquello que necesitemos.

Tranquila, una vez que resuelvas lo básico, lo demás te resultará sumamente sencillo. Dentro de la variedad existen cuestiones fundamentales que son muy difíciles de pasar por alto.

Consejos previos al alumbramiento

1. Prepara y congela comida

Tómate un tiempo para cocinar varias comidas para la primera semana. Esta es una buena estrategia que puedes usar para facilitarte los primeros días, que son sobre todo de adaptación.

Las opciones que no deben faltar en tu congelador son las siguientes:

  • Purés.
  • Yogures.
  • Batidos naturales.
  • Frutas (lavadas)
  • Sandwiches y bocadillos.
  • Ensaladas (no aderezadas).
  • Vegetales frescos (y limpios).

2. Ten lista ropa para el bebé

Como mamá primeriza es probable que ya hayas adquirido varias prendas para el ajuar de tu bebé. Si aún no lo has hecho, procura adquirir prendas para bebés de cero hasta los seis meses. ¿Por qué? Porque debes tener en cuenta de que un bebé crece rápidamente. Por otra parte, hay bebés que nacen con mayor tamaño que otros.

Por supue
sto, la ropa nueva para el bebé deberas lavarla y guardarla preferiblemente en bolsas plásticas herméticas. Deberás hacer lo mismo con las mantas, toallas, pañales de tela, peluches y todo aquello que vaya a entrar en contacto directo con el bebé.

3. Reúne los artículos de cuidado básico y aseo del bebé

  • Leche de fórmula y biberones. En caso de que pienses amamantar a tu bebé estos dos productos no serán necesarios durante los primeros días. De lo contrario, compra fórmula y dos biberones.
  • PañalesDurante los primeros días necesitarás entre 8 y 12. Eso sí, no te aventures a comprar muchos porque el bebé crece rápido y en pocos días necesitará una talla distinta.
Prepara artículos de cuidado básico y aseo para tu bebé

  • Artículos de higiene personal para tu bebé. Champú para bebé, toallitas húmedas, jabones, polvos de talco, cortauñas para bebé, loción o crema hidratante, esponja de baño, lociones, etcétera.
  • Crema para irritaciones o rozaduras. El pañal puede ocasionar pequeñas lesiones en la piel de tu bebé que son fáciles de sanar con la crema apropiada. Procura tenerla siempre a la mano.
  • Una buena pañalera. Este es un artículo indispensable ya que al momento de salir con tu bebé necesitarás llevar lo básico y esto no puede ir en nuestro bolso personal. Te recomendamos elegir una pañalera donde quepa todo lo básico y que sea de un material fácil de limpiar.

Consejos para toda la vida

  1. Pide ayuda cada vez que la necesites. Sabemos que muchas veces tendrás el deseo de hacer las cosas por ti misma pero un poco de ayuda nunca está de más cuando se es mamá primeriza.
  2. Sé honesta contigo misma. Aprende a conocer tus límites, recuerda que ahora tu bebé depende de ti y es importante que estés saludable en todo aspecto para poder brindarle todo aquello que necesita.
    Además es imprescindible que no te descuides a ti misma, ya que es importante cuidar también del amor propio.
  3. Aprovecha cada vez que tu bebé se duerma y descansa tú también. Muchas veces querrás ponerte al día con otras cuestiones en lugar de descansar, pero recuerda que es importante darle prioridad al descanso. Un buen sueño ayuda mucho a diario. De esta forma puedes mantenerte activa cuando tu bebé esté despierto y necesite de ti.
  4. Procura mantener siempre un equilibrio. Pero no te desvivas haciendo malabares para cumplir con todo. Piensa que esto se trata de una carrera de resistencia y no de velocidad.
  5. Desahógate cada vez que lo necesites. Descubre la importancia de ello aquí

Recuerda que lo más importante es que puedas recuperarte físicamente. Sabemos que estos puede llegar a ser difícil durante los primeros días pero es importante que te mantengas lo más fresca posible.

Con el paso de los días este pequeño acto se convertirá en una rutina que ambos habrán adquirido y su conexión será más fuerte.