Si extrañas las vacaciones que tenías antes de tener hijos, luego anhelarás las que ahora vives

Aprender a disfrutar de cada viaje junto a los niños es indispensable para crear recuerdos familiares que vivirán por siempre en la memoria de todos.
Si extrañas las vacaciones que tenías antes de tener hijos, luego anhelarás las que ahora vives

Última actualización: 12 agosto, 2022

La vida es un largo camino lleno de etapas que dejan a su paso recuerdos inolvidables. Hablamos de las tardes de juego en el colegio, los viajes con los amigos de juventud o la navidad junto a la familia. Así que aprovecha cada momento que se te brinda. Porque tenlo por seguro, si hoy extrañas las vacaciones que tenías antes de tener hijos, luego anhelarás las que vives ahora.

Las vacaciones con niños son muy diferentes a las que se vivían en los años de soltería. Sin embargo, que sean experiencias distintas no quiere decir que una sea mejor que la otra. Porque puede que antes unos lentes de sol y un protector solar fueran suficientes para pasar el día, pero ahora los juguetes de tus hijos te hacen sacar a tu niño interior.



Las vacaciones que tenías antes ya te enseñaron lo que necesitabas

La maternidad y la paternidad puede ser muy demandante en algunos momentos. A pesar de las toneladas de felicidad y amor incondicional que se esconden en los hijos. Algo que se ejemplifica a la perfección durante las vacaciones. Porque planificar un viaje para cuatro personas es muy diferente a organizar una aventura por cuenta propia.

Disfruta de todos los momentos junto a tus hijos y tu pareja que te brinda el presente. Agradece ser parte de una familia amorosa, sana y feliz de conocer un nuevo destino mágico.

Cuando se es mamá o papá ya no hacen falta solo unos lentes de sol, ahora es necesaria una pañalera con toallitas, pañales, protectores solares, juguetes, cambios de ropa y sombreros para protegerse del sol. Además, por supuesto, de planear el viaje con antelación para evitar contratiempos. Los niños requieren de cuidados especiales y de la atención constante de sus padres.

Sin embargo, por más que extrañes las vacaciones en solitario (que también son válidas cada cierto tiempo para descansar de las labores del hogar), cuando se viaja con los hijos se debe pensar primero en ellos. Las excursiones y viajes son experiencias únicas que vivirán por siempre en la memoria de los pequeños. Y, si lo piensas con detenimiento, las vacaciones del pasado ya te enseñaron lo que debían. Así que permite que tus pequeños gocen al máximo.

Disfruta de la niñez de tus hijos, pues se esfuma con rapidez

Cuando sientas que extrañas las vacaciones que tenías antes de tener niños, piensa en que la infancia es una de las etapas más hermosas y cortas en la vida de los hijos. Por lo que debes disfrutarla al máximo y no permitir que el inevitable paso del tiempo sea quien te advierta que desperdiciaste años valiosos para conectar con tus pequeños.

Las vacaciones representan para los hijos ese momento del año para salir de la monotonía de la cotidianidad, así que no las pases por alto.

Durante los primeros años de vida la familia cumple un papel fundamental en el desarrollo de todos los bebés. Al formar su personalidad y sus vínculos paternos dependiendo del ejemplo y la convivencia diaria.  Está demostrado que aprovechar esta etapa para divertirse en otro lugar durante las vacaciones trae grandes beneficios cognitivos para los niños.

Debido a lo anterior, por más retos y desafíos que presenten en el camino de la maternidad, sacar un tiempo especial de calidad para conectar con los hijos es indispensable. Y aunque en muchas ocasiones la economía se interpone para realizar vacaciones lejanas, con dedicar un par de días a la felicidad de los hijos en un pueblo vecino es más que suficiente para generar recuerdos eternos.



La alegría de las vacaciones que tenías antes se queda corta ante la futura

Es común que en ocasiones miremos al pasado con nostalgia y quisiéramos haber disfrutado de algunos momentos más intensamente. Como, por ejemplo, haber sido más conscientes de la felicidad que nos brindaban las vacaciones escolares y los juegos junto a nuestros padres.

Así que, si tus hijos aún se emocionan en cada viaje realizado y te piden jugar con ellos a pesar de los contratiempos, respira profundo y aprende a disfrutar de esos momentos de inocencia. La infancia de los pequeños pasa en un abrir y cerrar de ojos y cuando menos te lo esperas ya se han convertido en adolescentes. Por lo que no pienses de más en las cosas que ya fueron y mejor disfruta de cada sonrisa que te brinda el presente.

Te podría interesar...
Vacaciones familiares: los recuerdos más especiales de la infancia cuya felicidad durará de por vida
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Vacaciones familiares: los recuerdos más especiales de la infancia cuya felicidad durará de por vida

Si deseas que tus hijos se diviertan a tu lado llévalos de vacaciones familiares y bríndales momentos de calidad juntos.