Cómo evitar el estrés infantil

María José 9 febrero, 2016

Es probable que sepas porque lo has vivido en tu propia piel, cómo el estrés puede afectar a tu estado de ánimo, a tu comportamiento e incluso a tu forma de ver la vida. Los adultos, muchas veces olvidamos que los niños también son susceptibles de sufrir estrés infantil y que las tensiones de la vida puede que les afecten más de la cuenta. Aunque a veces los padres no nos acordamos de esto, es una realidad cada vez más frecuente. Como padres no tendréis que subestimar el nivel de estrés en los niños.

El estrés es perjudicial para los niños

El estrés puede ser un precursor de la ansiedad y la depresión en los niños (y muchos problemas de salud en la vida adulta). Por este motivo es necesario reconocer algunas señales de estrés en los niños y ayudarles a disminuirlo lo antes posible, ya que por ellos solos no podrán hacerlo. Además a partir de los 3 años y hasta los 6 aproximadamente, existe una gran cantidad de desarrollo neurológico y puede verse afectado por culpa de un estrés excesivo, algo que podría perjudicarles para siempre.

Las principales causas del estrés

Las principales causas de estrés en los niños suelen ser las dificultades financieras de los padres, la presión en la escuela, la discordia parental (mala relación, separación o divorcio), dificultades para hacer y mantener amigos o la relación con los hermanos. Además, es muy importante tener en cuenta que el estrés en casa es como el virus de la gripe, si lo tienes, lo contagias.

boy-694763_640

Su comportamiento puede cambiar

Un niño que se siente estresado puede comportarse de forma negativa para intentar vencer esos sentimientos que le incomodan y que le hacen sentir mal. Es por este motivo que necesitará el apoyo incondicional del adulto para poder vencer estos sentimientos y que el estrés no maneje sus emociones, ni le condicione y ni mucho menos le afecte a su desarrollo evolutivo.

 

Qué puedes hacer si tu hijo está estresado

Si tu hijo está estresado deberás pensar en cómo conseguir limitar esa cantidad de estrés en la vida de tus pequeños. A continuación te voy a dar algunos consejos para que tus hijos se sientan mejor a tu lado y el estrés se esfume.

No discutas delante de tus hijos

Si por algún motivo has discutido con tu pareja o debes tener una conversación complicada, intenta no tenerla cuando los niños estén delante o escuchando. Tampoco es necesario que disimules porque ellos saben lo que no les dices, simplemente di cómo te sientes pero hazle saber que vas a estar bien. Puedes decirle algo como: “Estoy un poco estresada ahora mismo, pero enseguida estaré bien”. Así, tus hijos podrán saber que el estrés se puede controlar y manejar.

girl-956683_640

Dile que no es su culpa

Los niños de entre 3 y 6 años empiezan a desarrollar la empatía y la autoestima, por lo que se darán cuenta rápidamente si sientes algún tipo de malestar e intentarán ayudar. Además, los niños suelen pensar que quizá tu malestar es culpa suya y deberás hacer que sienta la seguridad de que él no tiene nada que ver y que sólo te vas a centrar para sentirte mucho mejor. Puedes decirle cosas que pueda hacer para que te ayude a estar bien (como traerte un poco de agua o hacerte un masaje). Así verá que sus acciones son buenas para ti y que está ayudando.

Ayúdale a buscar soluciones

Tu hijo necesita buscar soluciones al estrés que siente y para ello deberás guiarle por el camino acertado. Si tienes una agenda apretada, no debe ser motivo para no poder mediar entre hermanos, para ir a hablar con el maestro si algo va mal o para poder dedicarle tiempo de calidad a tu pequeño. Los niños necesitan un poco de motivación, guía y supervisión para poder buscar las soluciones, además si necesita llorar deja que lo haga en tu hombro… llorar sana el alma a cualquier edad.

Normaliza el estrés

Normalizar el estrés puede ser positivo siempre y cuando no lo hagas de una forma negativa. Los niños pueden sentirse abrumados y solos en sus sentimientos, pero puedes ayudarles diciéndole que eso todo el mundo lo experimenta a veces. Puedes buscar cuentos en los que los protagonistas pasen por períodos de estrés y ver cómo lo solucionan, así tu hijo podrá ver que hay soluciones.

Te puede gustar