El estreñimiento en los bebés: causas

María José · 23 febrero, 2016

Una de las cosas que más duele para los padres es ver cómo un hijo sufre y no poder hacer al respecto, y más aún cuando se trata de un bebé. Si tienes un recién nacido y está teniendo dificultades para defecar, es muy probable que tenga estreñimiento. Es necesario saber si realmente está estreñido y saber cómo debes ayudarle para que el problema no se agrave.

Sobre todo si eres madre primeriza querrás ver a tu bebé sonreír y feliz todo el tiempo… y es que cuando un bebé come y defeca bien es una garantía de que las cosas van por buen camino. La caca, aunque no es agradable es algo que los padres deben vigilar, y cuando un bebé está estreñido… no puedes ni imaginarte cuánta alegría da poder ver una caca en el pañal.

Cuando el bebé está haciendo sus deposiciones con regularidad, es una buena señal de que está comiendo suficientemente bien y que crecerá sano. Pero cuando el bebé no defeca es un motivo grande de preocupación, si piensas que puede ser a causa del estreñimiento, entonces deberás tener en cuenta algunas cosas.

Las causas del estreñimiento en el bebé

Aunque es raro que un bebé con dieta líquida experimente estreñimiento, puede suceder. Es más común en los bebés que están alimentados con leche de fórmula porque la caca se puede endurecer más que con la alimentación de leche materna. Algunas causas pueden ser:

  • Si tu bebé tiene alergia a la leche o tiene intolerancia puede acabar en estreñimiento.
  • Una fórmula base de leche también podría acabar en este problema.
  • Si la madre toma alimentos que estriñen y está alimentando al bebé con leche materna.
  • Es a partir de los seis meses cuando los pediatras aconsejan comenzar a incluir alimentos al bebé por lo que a partir de esta edad pueden haber diferentes alimentos que contribuyan al estreñimiento.
baby-1107333_640

Cómo tratar este problema

Será necesario un cambio de leche de fórmula o en la dieta de la madre para poder combatir el estreñimiento del bebé. Los alimentos sólidos (que normalmente causan el estreñimiento), también pueden ayudar como por ejemplo las frutas, las verduras, las peras o el brócoli. Se le puede dar al bebé en forma de puré.

Cuando un cambio en la dieta no ayuda, deberás acudir a tu pediatra lo antes posible y no probar métodos que no sepas que realmente pueden funcionar. El médico podría sugerirte algunas cosas como por ejemplo:

  • La estimulación rectal con el uso de un hisopo de algodón con un poco de aceite de oliva o con un termómetro recta también con aceite de oliva en el extremo. Esto por lo general ayuda a que se estimule el ano para expulsar las heces.
  • También puede aconsejarte el uso de un supositorio de glicerina.
  • Otra posible sugerencia es incluir algún laxante natural de origen vegetal (que te aconseje el médico concretamente, no pruebes cosas que no conoces).
baby-215303_640

Aspectos que debes vigilar

Es importante que tengas en cuenta los horarios que hace tu bebé caca, normalmente suelen hacerlo casi después de cada comida, sobre todo los bebés de lactancia materna. La consistencia es la clave para definir el estreñimiento de los bebés alimentados con leche materna.

En lugar de hacer heces pastosas pueden ser como pequeñas bolas de arcilla. Aunque un bebé alimentado con leche materna es difícil que se estriña.

Los bebés que son alimentados con leche de fórmula o cuando toman alimentos sólidos, pueden cambiar la consistencia de las heces así como la frecuencia. Los bebés de 0 a 4 meses de edad suelen hacer 3 o 4 veces caca al día, después de los alimentos sólidos, se reduce a una vez por día.

Tanto la ausencia de caca como los cambios de caca (cambios en la frecuencia, que es caca dura, que le cuesta y se pone rojo, sangre en las heces, se le pone el vientre muy duro, le duele la barriga, si se niega a comer) es estreñimiento y se debe tener en cuenta para buscar las soluciones lo antes posible. El estreñimiento es muy molesto y un bebé puede pasarlo mal y llorar más de lo normal a causa de la irritabilidad que siente por no poder hacer bien de vientre.