Este selfie de Olivia Wilde demuestra lo difícil que es ser mamá

Amanda · 4 noviembre, 2015

Ser mamá es maravilloso, tiene muchas satisfacciones y algunos momentos angustiantes, pero también suele ser muy divertido. Ninguna madre escapa a la complejidad de esta etapa, por eso es normal ver a una madre famosa tener un día difícil con sus pequeños.

Cada día son más las opciones para dar a conocer nuestras experiencias diarias, una de estas son las redes sociales, muchas de las cuales han acaparado el tiempo de las personas. Cuando se es madre, la vida cambia, pero esto no quiere decir que no podamos unirnos a las pasiones del mundo tecnológico.

Del mismo modo, podemos referirnos al tipo de madre, porque de acuerdo a sus características puede tener mayores necesidades de expresar vía web sus acciones cotidianas. Por ejemplo alguien famoso como la actriz Olivia Wilde, ha decido compartir su historia de amor con su pequeño hijo, lo cual no la exonera de mostrar algunas veces la parte difícil.

El selfie de Olivia Wilde

Olivia Wilde es una afamada actriz estadounidense, mejor conocida como la Dra. Remy Hadley de la popular serie televisiva House. Pero en su casa, Otis Alexander, un galán de dieciocho meses de edad, la conoce como mamá y es el causante de este famoso selfie.

47449766_3a47dc1063_z

Ninguna madre está exenta de verse en esta posición, por ejemplo como vemos a la querida Olivia pasando por una de las etapas de la maternidad, el “descuido personal no premeditado”. Esta condición aplica a aquellas madres que no tienen tiempo en sus agendas diarias para dedicarse al menos a peinarse.

Ver a esta celebridad hecha un asco, es sinónimo de que la maternidad la ha desbordado por lo menos en algún momento del día. Para ella el condimento diario se basan en las rutinas del bebé: lo que come, lo hace y la constante vigilancia de la madre.

Sin dudas es reconfortante saber que no somos las únicas que pagamos el precio de ser madre. Tener días interminables de atención y cuidados que no son para nosotras, es una constate de la maternidad.

Este selfie es tan famoso como el nuestro, aun cuando de seguro no va a alcanzar miles de “me gusta” también, pero sí es famoso porque nos enseña que compartimos las mismas sensaciones con cualquier madre en el mundo aunque sea famosa.

El popular Selfie

Este nuevo interés, radica en la manera de expresar cómo nos vemos a nosotros mismos. Una imagen propia hecha por ti mismo, garantiza que te vas a ver en la posición y lugar que elegiste, todo bajo tu control.
Pero, no es el caso de la selfy de esta famosa actriz, porque su cara no evidencia que tiene todo controlado.

No es sorpresa que un hijo ocasione cierto estrés a la madre, sin importar si es famosa o no; tampoco lo es que una celebridad suba una imagen a su instagram, pero su expresión nos hace ver lo difícil que es ser mamá.
Las imágenes de las madres en pleno ajetreo, casi nadie tiene el gusto de verlas. Sabemos que es algo cotidiano, así que para qué fotografiarlo; pero en esta era tecnológica todo es noticia, por eso cada vez hay más selfies de este estilo.

¿Ser mujer y ser madre deben ir por separado?

Así como Olivia se siente orgullosa y algo temerosa de su situación, todas las madres dedicadas lo estamos; esta razón nos impide pensar como personas independientes, con necesidades y preocupaciones diferentes a las de un niño o el padre de este.

ef5595276a6de73ab6a1e37f0b280204

El cabello sucio y desarreglado, no es impedimento para que las madres disfrutemos nuestro momento, aun cuando nos preocupe saber cómo está. Al respecto, aunque quisiéramos ser mujeres antes que madres, no lo haríamos solo por el hecho de que nuestros hijos son más importantes.

Ser mamá no implica que descuidemos nuestra apariencia, al contrario, es preciso organizar un momento y espacio del día para dedicarnos a nosotras mismas, algo que nuestros hijos algún día agradecerán.

Pero si evaluamos, que una mujer, cuya apariencia vale dinero, cambia su cuidado por el de su pequeño; comprendemos que no hace falta separar la ambas cosas.

El tiempo de mamá funciona muy diferente al de papá y desde luego al del niño; para nosotras es suficiente un par de horas de sueño y unos minutos para el baño. Esto es algo que se puede cambiar, pero ninguna madre quiere perder tiempo de calidad con sus hijos.