El quinto mes de vida del bebé: características y cambios

Fernando Clementin · 20 noviembre, 2017
Aunque parezca que fue ayer que llegó al mundo, ha llegado el quinto mes de vida del bebé. Repasamos todo lo que hay que saber para esta nueva etapa.

Más habilidades para moverse, sociabilidad creciente y mucha atención a su entorno son algunas de las cualidades que se presentarán en el quinto mes de vida del bebé. Echamos un vistazo a los puntos más importantes de esta etapa.

Incluso desde el mes pasado, el bebé acumula fuerza suficiente en sus músculos como para darles movilidad sin tanta dificultad y más a menudo. Seguirá con sus intentos de sentarse y quizás lo logre con algo de ayuda, como podría ser rodearlo de almohadones.

Con respecto a las relaciones interpersonales, la tendencia se acentúa. No solo le gustará interactuar con sus padres y con quienes se sienta cómodo, sino que hasta podría ser él quien busque el contacto.

Ya con sus sentidos plenamente disponibles, estará todo el tiempo escuchando y mirando lo que pasa a su alrededor. Especialmente a sus padres. Aprovecha para hablar con él, que empiece a reconocer cuando le estás dirigiendo la palabra o cuando lo nombras. Este periodo es ideal para esta interacción.

¿Qué esperar durante el quinto mes de vida del bebé?

Enumeramos algunas características típicas (pero no taxativas, como siempre aclaramos) de los bebés de cinco meses:

  • Aumento de peso. En el segundo trimestre, los bebés aumentan aproximadamente 150 gramos semanales. De acuerdo a la OMS, a esta altura debería estar llegando a los 7 kilogramos (niños) o 6,8 kg (niñas).
  • Tamaño. La talla de los bebés de cinco meses debería rondar los 65-67 centímetros (niños) o los 63-65 cm (niñas).
  • Fuerza muscular. En el quinto mes de vida del bebé, será capaz de mantener su cabeza levantada por un tiempo prolongado. Además, buscará sentarse o incluso pararse si lo mantienes sobre una superficie firme.
    El quinto mes de vida del bebé.
  • Sentidos. La agudeza de su visión y de su oído ha mejorado considerablemente en los últimos meses. Puede identificar fuentes de sonido, reconocer rostros y hasta distinguir cuando dices su nombre.
  • Alimentación. Hasta los seis meses, se recomienda que la fuente exclusiva de nutrición sea la leche materna. Entre este mes y el siguiente, se podrán agregar alimentos complementarios molidos o líquidos, debido a que sus dientecitos aún no han salido.
  • Sueño. El bebé ya duerme entre 8 y 10 horas por las noches y toma siestas diurnas. Colabora para ratificar su rutina.
  • Sistema inmunológico. Sus defensas están en proceso de desarrollo, por lo que es importante que lo vacunes de acuerdo al calendario para complementar este proceso.

La aparición de fiebre puede indicar que se está combatiendo una infección, por lo que es señal de que su sistema inmunológico funciona. Un dato: te sorprenderá, pero hacerlo reír y mantener su felicidad ayuda en esta tarea.

Otras cuestiones a tener en cuenta

¿Es conveniente que el bebé tenga contacto con las mascotas? Si la mascota ya estaba cuando el bebé llegó, deberá acostumbrarse a su presencia y a recibir menos atención. El contacto entre ambos desde un primer momento permitirá que se conozcan poco a poco y se lleven bien. Siempre vigila que la mascota no sea brusca o lo lastime.

Un juego recomendado por los especialistas para el quinto mes de vida del bebé consiste en acostarlo boca arriba y acercarle un juguete para que intente agarrarlo. Una vez que haga contacto visual y estire sus manos, mueve el objeto hacia un costado de modo que tenga que girar y darse vuelta para llegar hasta él. Este simple ejercicio ayuda a formar sus músculos abdominales y a desarrollar sus sentidos.

¿La llegada del bebé afectó tu vida en pareja?

Cuando llega el bebé todo es felicidad, nervios e inseguridad. Sin embargo, conforme pasan los meses te acostumbras al cuidado de un bebé tan pequeño. Tú aprendes, él crece y vas ganando experiencia. Esto permite que, en la medida de lo posible, se establezcan ciertas rutinas en el hogar.

Nunca está de más descansar un poco y dedicar un rato a la algo olvidada vida de pareja. Deja el bebé con los abuelos o con una niñera y sal a comer, ve al cine o por lo menos salgan a caminar un poco. Verás que será beneficioso hasta para el bebé, que luego disfrutará de una renovada energía positiva de sus padres.