La donación de órganos salva vidas de niños

Mervis Romero · 15 marzo, 2018
Donar un órgano puede traducirse en esperanza, optimismo e ilusión. Aunque sea una decisión costosa y dolorosa para muchos padres, se trata de uno de los actos de solidaridad más profundos que se pueden ofrecer.

La donación de órganos, para la familia del niño que espera un trasplante,  es la ilusión de contar con una nueva oportunidad. Sin embargo, la cifra de solicitudes de donantes es bastante baja; muchos le temen a la extracción del órgano de su cuerpo.

Otros no conocen el proceso que deben seguir para dar este paso altruista y salvar vidas. Por esta razón, es de vital importancia la siguiente información sobre la donación de órganos.

¿En qué consiste la donación de órganos?

Es la sustracción de órganos, células y tejidos del cuerpo de una persona con el fin de realizar un trasplante. Personas de diferentes edades pueden ser donantes; no obstante, para el trasplante en un niño, quien dona debe ser compatible en cuanto a tamaño. Cuando se trata de un trasplante de riñón, es necesario hacer estudios para determinar la compatibilidad.

Aunque hay donaciones de personas vivas, la mayor parte proviene de personas muertas. Por supuesto, aunque el donante se encuentre en cuidados intensivos, los médicos harán lo posible por salvarle la vida. De hecho, los médicos encargados de la donación y trasplantes no deben inmiscuirse con los de cuidados intensivos.

No existen bancos de órganos; estos deben ser trasplantados en menos de 72 horas antes que la duración fuera del cuerpo caduque.

Entre los órganos que se trasplantan en la actualidad, están: el pulmón, el corazón, el riñón, el hígado, el páncreas y los intestinos. Los tejidos que pueden trasplantarse son: las córneas, la piel, las válvulas cardiovasculares y los huesos. Respecto a las células, el trasplante de médula ósea es bastante común en niños con cáncer.

¿Por qué donar un órgano a un niño?

Las estadísticas demuestran que, cada día, un promedio de 20 personas mueren esperando un órgano. Aun así, todavía miles de niños esperan trasplantes de órganos para seguir con vida. Cada trasplante que se realiza es posible mediante estos desinteresados “regalos”; por ello, es necesario tomar conciencia.

Los niños que aguardan por una donación de órganos son muchos en todo el mundo.

Tomar la decisión de llevar a cabo este acto solidario puede ayudar a muchos. Puesto que un donante no solo puede salvar la vida de un niño, sino varias. A través de la donación de tejidos, se pueden mejorar hasta 50 vidas, y con la donación de órganos se podrían salvar 8 niños.

Además, la donación de órganos ha ayudado a muchos padres a hacer frente a la pérdida de un hijo. Si bien siempre será difícil, ver que están ayudando a otros contribuirá a tomar la pérdida de forma más positiva.

Otra razón para hacer una donación de órganos es pensar en el acto de amor hacia el prójimo. Piensa: si tuvieras que conseguir un donante para un familiar o amigo, ¿desearías conseguirlo lo más pronto posible? Pensar de esta forma ha ayudado a familias a ser partícipes en la labor de salvarle la vida a un niño.

Los padres y la donación pediátrica

La donación pediátrica no es un tema sencillo para los padres del donante. La donación de órgano para un niño o un bebé debe ser de otro niño del mismo tiempo de vida. Entonces, al estar el niño en la minoría de edad son los padres o el tutor legal quienes autoricen la donación.

En algunos lugares, los adolescentes pueden inscribirse como donantes de órganos. Sin embargo, en la mayoría de los casos, son los padres quienes deben otorgar el permiso.

“Un donante no solo puede salvar la vida de un niño, sino varias. A través de la donación de tejidos, se pueden mejorar hasta 50 vidas y, con la donación de órganos se salvan 8 niños”

No es fácil para los padres tomar esta decisión. El hecho de perder a su hijo es muy doloroso; por consiguiente, hacer la donación ante tal fatalidad puede costarles.

En estos casos, los pediatras deben estar familiarizados con la donación de órganos en su país. Aunque será una decisión familiar, estos médicos pueden ayudar a los progenitores a comprender los beneficios de la donación.

La donación de órganos provee esperanzas a muchas familias.

Órganos que necesitan los niños con más frecuencia

Los trasplantes que suelen necesitar los niños varían de acuerdo a la edad del pequeño:

  • Niños de 1 año: generalmente necesitan trasplante de corazón, hígado o intestino.
  • De 2 a 10 años: con frecuencia, los niños en este período de vida esperan un trasplante de riñón, médula ósea, corazón o hígado.
  • Adolescencia: gran parte de los adolescentes precisa un trasplante es de hígado.

La cifra de los que esperan estos trasplantes es bastante alta. Por ello, la donación de órganos puede ser la oportunidad de vivir de muchos niños y la sonrisa de gran cantidad de familias.